VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, septiembre 6, 2021

Lo que el New York Times no entiende sobre la automatización

¿Qué pasaría si se les dijera a las sociedades preagrícolas que todos sus trabajos de caza y recolección se eliminarían pronto?

Image Credit: Flickr-Johnson Cameraface | CC BY NC SA 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.0/)

La automatización tecnológica de la industria se ha acelerado en innumerables sectores de la economía, desde los servicios hasta la fabricación, desde el inicio de la pandemia del COVID-19.

Una encuesta de Morning Consult muestra que al menos 1.8 millones de personas, y probablemente muchas más, han rechazado recientemente un trabajo debido a las generosas prestaciones de desempleo. Otros se han mantenido fuera del mercado laboral por otras razones, informa el Wall Street Journal, como el cuidado de los niños cuyas escuelas aún no han reabierto.

Ben Casselman informa en un reciente artículo del New York Times que estas condiciones de contratación han llevado a Kroger, Dave & Buster’s, Checkers y muchas otras grandes empresas a automatizar grandes partes de sus líneas de producción. Casselman, al igual que algunos destacados economistas, se preocupan por el futuro del mercado laboral a la luz de este aumento de la automatización.

Miedo a los robots

Una preocupación comúnmente expresada sobre la automatización es que reduce las oportunidades de empleo.

“En algunas empresas, la automatización ya está afectando el número y el tipo de puestos de trabajo disponibles”, informa Casselman. Meltwich, una cadena de restaurantes que empezó en Canadá y se está expandiendo en Estados Unidos, ha adoptado una serie de tecnologías para reducir los costos laborales. Sus parrillas ya no requieren que alguien dé la vuelta a las hamburguesas: se asan por ambos lados a la vez, y necesitan poco más que pulsar un botón”.

Además de reducir el empleo, algunos esperan que la tecnología disminuya los salarios de los empleados en muchos sectores. El economista de la Universidad de Dalhousie, Casey Warman y el economista del Banco de Canadá, Alex Chernoff reconocen en un documento de trabajo que la ola de automatización aumentará los salarios en algunas ocupaciones. “Sin embargo”, argumentan, “los trabajadores de otras ocupaciones pueden verse desplazados y enfrentarse a grandes pérdidas de ingresos a lo largo de su vida”.

Los efectos de la automatización en la desigualdad salarial es otra cuestión que preocupa a algunos. Los economistas del MIT, Daron Acemoglu y Pascual Restrepo concluyen en un reciente documento de trabajo que “una parte significativa del aumento de la desigualdad salarial en EE.UU. durante las últimas cuatro décadas ha sido impulsada por la automatización”, en parte porque “las tecnologías de automatización amplían el conjunto de tareas realizadas por el capital, desplazando a ciertos grupos de trabajadores de las oportunidades de empleo para las que tienen ventaja comparativa”.

Crear abundancia

Las preocupaciones de estos economistas, aunque probablemente sean válidas en las estrechas condiciones a las que se aplican, son engañosas si no se ponen en su contexto adecuado. El progreso tecnológico, como la automatización, es uno de los medios clave con los que la humanidad puede seguir mejorando sus condiciones materiales al tiempo que reduce el trabajo pesado necesario. Como todo cambio económico, la tecnología que ahorra mano de obra perjudicará a algunas personas a corto plazo, pero en general ayudará a las personas de todas las clases a prosperar, como ha ocurrido a lo largo de la historia.

La automatización que reduce el número de puestos de trabajo disponibles es un temor que ha sido común desde la revolución industrial. Las granjas, las fábricas textiles y otros lugares de producción industrial ya sustituían a los trabajadores por máquinas a principios del siglo XIX y provocaban reacciones negativas de los luditas. Pero en general, este proceso siempre ha creado tantos puestos de trabajo como ha destruido. La parte de la mano de obra estadounidense empleada como agricultora ha pasado de aproximadamente el 70% a menos del 2% desde 1840, pero eso no ha dejado al 68% en paro permanente. Por el contrario, han surgido industrias completamente nuevas, inimaginables en siglos anteriores, que han dado empleo a enormes porciones de la población, en gran medida facilitadas por el capital y el esfuerzo humano que se ahorró con la automatización.

El temor a que la automatización reduzca los salarios también está justificado en algunos casos aislados, pero es erróneo en general. El valor de un dólar no está fijado por ninguna norma universal, sino por lo que se puede comprar con él en un momento dado. Si las empresas deciden automatizar su producción, lo hacen porque las máquinas son más baratas de emplear, o son capaces de obtener un mayor rendimiento, que los trabajadores humanos. Esto suele traducirse en precios más baratos debido a la mayor oferta de productos y a la mayor competencia por los clientes.

Si gran parte de la producción de Amazon no estuviera robotizada, por ejemplo, sería menos capaz de ofrecer precios más baratos, con envíos más rápidos y baratos, que prácticamente cualquier otra empresa. Como explica William H. Davidow en la Harvard Business Review, “la economía autónoma es extremadamente eficiente en cuanto a mano de obra y capital, a veces tanto que los precios de sus productos descienden hasta casi cero”. Por tanto, aunque algunos trabajadores ganen menos dólares, esos dólares (y los de todos los demás) valdrán más porque se puede comprar más con ellos. Y este poder adquisitivo adicional también crea nuevos puestos de trabajo en aquellas áreas de la economía que no están automatizadas.

Incluso la desigualdad salarial no es el simple cuadro que se presenta. Aunque la automatización y otras tecnologías pueden aumentar la desigualdad medida en dólares, reducen una forma de desigualdad mucho más importante: El acceso a los bienes y servicios básicos que mejoran el nivel de vida diario. Alrededor del 97% de los estadounidenses tienen teléfonos móviles, según Pew Research, y por lo tanto ahora disfrutan de lujos que antes sólo poseían los ricos, como un mayor acceso a los servicios de seguridad, a los seres queridos, a la información, a la música, etc.

Aquellos que han tenido acceso a estas tecnologías y a otras innumerables, tienen que agradecer a la automatización su papel en la creación de la abundancia de productos básicos y la facilitación de la inversión en tecnologías e industrias completamente nuevas.

El fin del trabajo pesado

“Pero hoy hemos llegado a un punto en el que los dispositivos que ahorran trabajo son buenos sólo cuando no expulsan al trabajador de su puesto”, escribió la Primera Dama Eleanor Roosevelt en 1945. Hace tiempo que se teme que el desplazamiento de trabajadores y otros peajes en el camino hacia la madurez tecnológica sean un precio demasiado alto para las recompensas de la automatización. Pero esos temores siempre han sido el resultado de la incapacidad de imaginar lo próspero que puede ser el futuro.

Como argumentó Henry Hazlitt en su libro fundamental de 1946, La Economía en una Lección, “si fuera realmente cierto que la introducción de maquinaria que ahorra trabajo es una causa del aumento constante del desempleo y la miseria, las conclusiones lógicas que se extraerían serían revolucionarias, no sólo en el campo técnico sino para todo nuestro concepto de civilización. No sólo tendríamos que considerar todo el progreso técnico ulterior como una calamidad; tendríamos que considerar todo el progreso técnico pasado con igual horror.”

De hecho, si se le hubiera dicho a la gente de las sociedades preagrícolas que pronto casi todos sus trabajos de caza y recolección dejarían de ser competitivos, probablemente nunca habrían adivinado lo que vendría después. Casi todo el mundo en la sociedad moderna realiza trabajos que se inventaron hace muy poco en la escala de la historia de la humanidad, ya que las nuevas oportunidades sustituyeron a las antiguas. Un día, si todo lo que actualmente se clasifica como trabajo humano se automatiza mediante nuevas tecnologías magníficamente eficientes, los humanos probablemente se dedicarán a nuevas formas de trabajo que usted y yo nunca hemos imaginado. Quizás los nuevos trabajos se realicen en mundos virtuales, o en departamentos universitarios de campos de estudio aún no inventados, o en industrias farmacéuticas dedicadas a ampliar las capacidades humanas más allá de lo que ahora se consideraría sobrehumano.

La proporción de la población mundial que vive en la pobreza extrema ha pasado de más del 90% en 1850 a menos del 10% en la actualidad. No hay ninguna razón, con la ayuda de los continuos avances tecnológicos, para que la escasez no pueda seguir disminuyendo hasta que prácticamente toda la humanidad se haya vuelto más rica de lo que el habitante medio de cualquier época anterior podría haber imaginado.

Pero la automatización de la industria, una estrategia clave para la producción de más y mejor rendimiento con los mismos o menos recursos, debe ser apreciada como un logro bienvenido si queremos lograr este objetivo edificante en el futuro.


  • Saul Zimet is a Website and Data Coordinator for HumanProgress.org at the Cato Institute and a graduate student in economics at the John Jay College of Criminal Justice at the City University of New York.