VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, mayo 30, 2024

Las barreras comerciales perjudican a más gente de la que crees

Imponer barreras al comercio y la inmigración perjudica sin duda al «otro», pero también nos perjudica a nosotros.


¿A quién perjudican las trabas al comercio y la migración?

La respuesta natural, la que daría la mayoría de la gente, es que las restricciones comerciales perjudican a los extranjeros que quieren vender sus bienes y servicios a los estadounidenses. Después de todo, los políticos, incluidos los dos candidatos de los principales partidos que ahora aspiran a la presidencia, nos dicen todos los días que exigirán diversos tipos de concesiones o impondrán diversos tipos de sanciones -es decir, que perjudicarán- a los extranjeros, especialmente a los exportadores chinos, que deseen introducir sus productos en Estados Unidos para venderlos. Y, sin duda, ese perjuicio sería uno de los resultados de los aranceles más elevados, las restricciones a la importación, las revaluaciones de la moneda y otras medidas políticamente populares que ahora barajan los candidatos y el público.

Pero este daño no sería ni mucho menos el único. También se verían perjudicados estadounidenses de muchos tipos. Los más importantes son los consumidores estadounidenses, que comprarán gustosamente productos fabricados en el extranjero si esos productos pueden superar los obstáculos impuestos por el gobierno de Estados Unidos. Huelga decir que privar a los consumidores estadounidenses de la oportunidad de adquirir productos que, en conjunto, les convienen más que las alternativas nacionales, les perjudica. Durante más de dos siglos, los economistas han demostrado laboriosamente cómo las restricciones comerciales perjudican a los consumidores en general y benefician a los intereses nacionales protegidos en particular. Y durante el mismo tiempo, por supuesto, muchos, si no la mayoría de los estadounidenses, no han entendido la lección o han optado por ignorarla, dejándose embaucar por los privilegiados intereses especiales, sus grupos de presión y sus políticos mantenidos.

Sin embargo, los consumidores nacionales no son los únicos estadounidenses perjudicados cuando el gobierno obstruye el comercio internacional. Muchos tipos de productores dependen de materias primas e intermedias del extranjero. En algunos casos no tienen otras fuentes de suministro. En la mayoría de los casos, quizá puedan obtener alternativas de producción nacional, pero sólo a precios más elevados, en calidades inferiores o en otras condiciones inferiores, como una velocidad de suministro más lenta, una menor disponibilidad de servicios complementarios, etc. Cuando se cierra el grifo a los proveedores extranjeros, estos problemas se agravan. Cuando se excluye a los proveedores extranjeros, los productores nacionales sufren y, en última instancia, los consumidores de sus productos, quizás varios pasos más abajo en la cadena de suministro, también sufren. Una vez más, la idea de que las trabas al comercio simplemente ayudan a los estadounidenses y perjudican a los extranjeros se revela como un sinsentido.

Inmigración y libertad de asociación

Del mismo modo, las restricciones gubernamentales a la libre circulación de seres humanos pacíficos suelen considerarse medidas que perjudican a quienes desean emigrar a EEUU y ayudan a los estadounidenses que no desean competir con su mano de obra o, en algunos casos, sufrir su presencia en la llamada tierra de la libertad. Pero de nuevo esta noción es una visión muy parcial del terreno, porque una variedad de estadounidenses desean fervientemente que se permita a los emigrantes entrar libremente en el país.

Una vez más, los consumidores sufren cuando no se permite entrar en el país y suministrar los servicios que desean a los inmigrantes que podrían haberlos suministrado. Los consumidores estadounidenses gastan enormes cantidades de dinero en restaurantes, hoteles, servicios de limpieza, paisajistas y muchos otros tipos de proveedores de servicios que venden sus servicios directamente a los consumidores finales y lo hacen empleando a millones de trabajadores inmigrantes. Y, al igual que los productores sufren cuando se restringen o cierran las importaciones de bienes, los productores nacionales sufren cuando no pueden contratar libremente los servicios de los trabajadores inmigrantes. Muchas formas de agricultura ejemplifican esta situación, pero también lo hacen industrias manufactureras como el procesamiento de carne, el procesamiento de aves de corral, la construcción de muchos tipos y una enorme variedad de otras industrias, incluidas muchas industrias de alta tecnología como las que se concentran en Silicon Valley. En algunos casos, cuando los inmigrantes han sido ahuyentados por la aplicación de la ley de inmigración, los productores agrícolas han tenido que dejar que las cosechas se pudrieran en los campos por falta de trabajadores dispuestos. Esta situación perjudica a los productores y, por supuesto, acaba perjudicando también a los consumidores nacionales.

Además, muchas personas que viven en EE.UU. desean vivamente la entrada de extranjeros simplemente porque estas personas son sus amigos, parientes, a veces sus padres o hijos. Quieren vivir con los futuros emigrantes o cerca de ellos. Cuando el gobierno de EE.UU. impide la libre circulación está perjudicando a todas esas personas, entre las que se incluyen estadounidenses no emparentados que simplemente dan la bienvenida a sus comunidades a cualquier persona pacífica y productiva, especialmente a las que son relativamente ordenadas, dedicadas a sus hijos y trabajadoras, como la mayoría de los inmigrantes. Las restricciones a la inmigración son violaciones del derecho de libre asociación de todos los residentes del país que acogen a inmigrantes. Es un golpe brutal para la gente corriente que políticos corruptos y burócratas insensibles de la lejana Washington D.C. se empeñen en decirles quiénes pueden ser sus amigos y vecinos.

En resumen, como se indica aquí y de otras formas que no voy a recitar, las restricciones gubernamentales al comercio y la migración internacionales están lejos de ser una simple cuestión de que el gobierno perjudique al temido «otro» y nos ayude a «nosotros». Este tipo de agregación oculta la realidad polifacética de cómo tales restricciones, como prácticamente todo lo que hace el gobierno, equivalen a una forma de saqueo en la que las restricciones funcionan para enriquecer o satisfacer el fanatismo de algunas personas y algunos intereses especiales a expensas de una amplia variedad de estadounidenses nativos y otros residentes actuales del país.


Reimpreso de The Independent Institute.