VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, junio 11, 2023

La economía del dinero arrugado y gastado

Algunos dicen que no se puede confiar en el libre mercado para manejar el dinero, pero la verdad es exactamente lo contrario. Es el gobierno el que crea problemas con el dinero.

Crédito de la imagen: Tyler - Flickr | CC BY-SA 2.0

El otro día revisando mi cartera me encontré con un billete bastante doblado y arrugado. Si tienes más de 20 años, probablemente te sientas identificado. Evidentemente, había cambiado de manos innumerables veces a lo largo de su vida. En algún momento, alguien debió de meterlo apresuradamente en su cartera y le hizo unas arrugas que aún perduran. Desde entonces ha sido una molestia para quien lo tiene en sus manos, decrépito, molesto e incómodo.

Mi primera reacción al descubrir este billete fue la misma que la de cualquier otra persona que se haya enfrentado alguna vez a este problema: necesito encontrar una excusa para gastarlo. Si pudiera gastarlo, pensé, podría deshacerme de él sin sufrir pérdidas.

Al ver el incentivo, el economista que hay en mí empezó a deducir las implicaciones.

Me di cuenta de que no soy la única persona que se enfrenta a este incentivo. Todo el mundo lo tiene. Como resultado, los vendedores deben recibir a diario todo tipo de billetes arrugados, doblados y rasgados.

Pero los vendedores no quieren conservar estos billetes más que yo. Sin duda, ellos también quieren deshacerse de ellos, ya sea depositándolos en el banco o utilizándolos para comprar otra cosa.

Por supuesto, con el tiempo este dinero se va eliminando poco a poco y se sustituye por dinero nuevo. Pero mientras tanto, tenemos un pequeño problema. Cuando todo el mundo intenta deshacerse de sus billetes arrugados, acabamos en un mundo en el que los billetes arrugados están sobrerrepresentados en la circulación. Pueden representar el 5% de los billetes en un momento dado, pero se utilizan en el 15% de las transacciones, porque todo el mundo intenta deshacerse de ellos.

En teoría, podrían llegar a dominar las transacciones si hubiera un número suficiente de ellos. Los billetes nuevos prácticamente desaparecerían de la circulación. Todo el mundo estaría constantemente haciendo intercambios con todo este dinero “malo”. Casi se podría decir que “el dinero malo expulsa al bueno”.

El lector avispado reconocerá esto como la formulación clásica de la ley de Gresham. De hecho, el fenómeno del billete estrujado parece ser un ejemplo de la ley de Gresham en acción (en breve se aclarará si realmente lo es o no).

¿Una falla del libre mercado?

Ahora bien, algunos pueden argumentar que el fenómeno del dinero malo que expulsa al dinero bueno es un defecto del libre mercado. Es una prueba, dicen, de que el mercado es incapaz de manejar bien el dinero. Pero la verdad es lo contrario. Actualmente, el dinero está controlado por el gobierno. Esto demuestra que el gobierno hace un trabajo terrible con el dinero. Como sucede tan a menudo, se culpa al libre mercado de un problema que fue causado directamente por las restricciones impuestas al mercado. El libre mercado no es el problema. Es la solución.

Como diría Jesús, tráeme una moneda. Enséñame el billete de un dólar. ¿De quién es el nombre? ¿De quién es la inscripción? Ahí mismo dice: “Billete de la Reserva Federal: Los Estados Unidos de América”. De acuerdo entonces, dejemos que el gobierno se responsabilice del dinero del gobierno, y dejemos que el libre mercado se responsabilice del dinero del libre mercado (oro, bitcoin, etc.).

En su libro “¿Qué ha hecho el gobierno con nuestro dinero?“, el economista Murray Rothbard aclara el significado de la ley de Gresham.

“Los defensores del monopolio gubernamental de la moneda han afirmado que el dinero es diferente de todas las demás mercancías, porque la ‘Ley de Gresham’ demuestra que ‘el dinero malo expulsa al bueno’ de la circulación. Por lo tanto, no se puede confiar en el libre mercado para servir al público en el suministro de buen dinero. Pero esta formulación se basa en una interpretación errónea de la famosa ley de Gresham. La ley realmente dice que “el dinero sobrevalorado artificialmente por el gobierno sacará de la circulación el dinero infravalorado artificialmente”. Supongamos, por ejemplo, que hay monedas de oro de una onza en circulación. Tras unos años de desgaste, digamos que algunas monedas pesan sólo 0,9 onzas. Obviamente, en el mercado libre, las monedas desgastadas circularían a sólo el 90% del valor de las monedas con cuerpo, y el valor nominal de las primeras tendría que ser repudiado. En todo caso, serían las monedas “malas” las que serían expulsadas del mercado.

Pero supongamos que el gobierno decreta que todo el mundo debe tratar las monedas gastadas como iguales a las nuevas, frescas, y debe aceptarlas por igual en el pago de deudas. ¿Qué ha hecho realmente el gobierno? Ha impuesto un control de precios por coacción sobre el “tipo de cambio” entre los dos tipos de moneda. Al insistir en la paridad cuando las monedas usadas deben cambiarse con un 10% de descuento, sobrevalora artificialmente las monedas usadas e infravalora las monedas nuevas. En consecuencia, todo el mundo hará circular las monedas gastadas y acaparará o exportará las nuevas. El ‘dinero malo expulsa al bueno’, pues, no en el mercado libre, sino como resultado directo de la intervención gubernamental en el mercado.”

El decreto al que se refiere Rothbard es una ley de curso legal, que consagra una moneda específica con el estatus de ser reconocida legalmente como pago satisfactorio de cualquier deuda monetaria. Los billetes y monedas de la Reserva Federal son de curso legal en EE.UU., razón por la cual todos los billetes contienen las palabras: “Este billete es de curso legal para todas las deudas, públicas y privadas.” Dado que dos monedas que en realidad no valen lo mismo son tratadas legalmente como si tuvieran el mismo valor, existe un fuerte incentivo para pagar las cosas con la moneda gastada que está artificialmente sobrevalorada por la ley.

Rothbard explica el impacto de las leyes de curso legal de forma más explícita más adelante en el libro.

“¿Cómo pudo el gobierno imponer sus controles de precios sobre los tipos de cambio monetarios? Mediante un mecanismo conocido como leyes de curso legal… El gobierno puede declarar de curso legal una moneda de menor calidad junto a la original. Así, el gobierno puede decretar que las monedas gastadas sean tan buenas como las nuevas para pagar la deuda, o que la plata y el oro sean equivalentes entre sí en la proporción fijada. Las leyes de curso legal hacen nacer entonces la Ley de Gresham”.

Al igual que las monedas gastadas son menos valiosas y, por tanto, están sobrerrepresentadas en los intercambios en un mundo de leyes de curso legal, también los billetes arrugados y rasgados son menos valiosos que sus homólogos nuevos y, por tanto, están igualmente sobrerrepresentados en los intercambios gracias al gobierno.

Respondiendo a las objeciones

Se pueden plantear dos objeciones a esta conclusión. En primer lugar, algunos pueden señalar que, si bien el curso legal debe aceptarse para las deudas, la ley no lo exige para las transacciones minoristas cotidianas. Esto es cierto. Como aclara la Reserva Federal, “no hay ninguna ley federal que obligue a una empresa privada, una persona o una organización a aceptar moneda o monedas como pago por bienes o servicios. Los negocios privados son libres de desarrollar sus propias políticas sobre si aceptan o no dinero en efectivo, a menos que exista una ley estatal que diga lo contrario”.

Si un negocio privado quisiera, podría negarse a aceptar un billete retorcido, igual que a veces se niegan a aceptar billetes de 50 dólares o de 100 dólares. Pero en la práctica esas negativas son raras, probablemente porque causarían más problemas de los que valen. Si el minorista realmente valora el billete de 1 $ en, digamos, 0,95 $, no merece la pena insistir en recibir un papel diferente. Sin embargo, esto no implica que el minorista valore “realmente” el billete arrugado tanto como cualquier otro. Sigue existiendo una auténtica desutilidad en aceptar un billete arrugado. Aceptar el billete arrugado simplemente demuestra que los 0,05 dólares de más no merecen la pena en ese momento. Pero el hecho de que el coste de la molestia supere el beneficio de tener un billete más bonito no implica que no haya beneficio. La persona que se deshace del billete se aprovecha alegremente de esta situación del minorista, y así el dinero falso sigue circulando. Y, por supuesto, en los casos en que una deuda se salda en efectivo, rechazar el dinero falso ni siquiera es una opción.

Si queremos ser técnicos, la ley de Gresham sólo se aplica realmente en este último caso, o en el primero cuando los estados individuales obligan a aceptar moneda de curso legal en las transacciones minoristas. El hecho de que el dinero falso también esté sobrerrepresentado allí donde no se aplican las leyes de curso legal (debido a la molestia de rechazarlo) es un fenómeno diferente que resulta tener un efecto similar. Podríamos llamarlo con algún nombre arbitrario como “ley de Carroll”. (La formulación de la ley de Carroll sería algo así: Incluso donde no se apliquen leyes de curso legal, el dinero malo seguirá tendiendo a expulsar al dinero bueno en la medida en que el coste para los vendedores de regatear un intercambio supere el aumento de satisfacción que obtendrán al recibir dinero bueno).

La segunda objeción posible es la siguiente: ¿cómo sabemos que los billetes gastados valen realmente menos que los nuevos? Con una moneda gastada es obvio porque hay menos metal en la moneda. Pero si un billete desgastado es igual de útil como medio de cambio y no hay valor metálico que valga, ¿en qué nos basamos para decir que es mala moneda?

La base es la acción humana. Como nos enseñan los economistas austriacos, el valor es subjetivo y se revela en la acción. Si la gente gastara billetes nuevos y billetes estrujados sin tener en cuenta qué billete sale de su cartera, podríamos decir que los dos billetes son el mismo bien. Pero el hecho de que la gente distinga entre billetes en sus acciones demuestra que valora unos más que otros. Lo que hace que dos cosas sean el mismo bien o bienes diferentes es si el actor individual las trata como intercambiables. Está claro que muchas personas no consideran intercambiables un billete nuevo y uno viejo. Por tanto, el valor (subjetivo) de los dos billetes es diferente para esas personas. Para la persona que primero gasta intencionadamente el billete arrugado, no se trata de dos unidades del mismo bien, sino de dos bienes diferentes. Aunque nunca podremos decir con certeza cuál es exactamente la diferencia de valor (porque la utilidad es ordinal, no cardinal), lo que sí sabemos es que, en el momento de la transacción, el billete que se conservó tenía más valor que el billete que se entregó.

La alternativa del libre mercado

Entonces, ¿cómo resolvería este problema el libre mercado? El punto más básico es que no habría leyes de curso legal, por lo que la ley de Gresham no sería un problema. Además, como señala Rothbard, “para resolver el problema del desgaste, los acuñadores privados podrían fijar un límite de tiempo a sus garantías de peso estampadas, o acordar volver a acuñar, ya sea con el peso original o con el inferior”. Podemos observar que en la economía libre no habrá la estandarización obligatoria de las monedas que prevalece cuando los monopolios gubernamentales dirigen la acuñación”.

Pero incluso la cuestión de que billetes y monedas envejezcan puede convertirse rápidamente en un punto discutible en un mercado libre del dinero, ya que innovaciones como el bitcoin podrían transformar toda la industria. Cómo sería el dinero en un mercado libre es una incógnita. Lo que sí podemos asegurar es que sería mucho más práctico, cómodo y sin molestias que los trozos de papel que actualmente guardamos en nuestras carteras.

Este artículo ha sido adaptado de un número del boletín electrónico FEE Daily. Haz clic aquí para suscribirte y recibir noticias y análisis del mercado libre como éste en tu bandeja de entrada todos los días de la semana.


  • Patrick Carroll is the Managing Editor at the Foundation for Economic Education.