VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, abril 11, 2022

La divergencia entre salarios y productividad. ¿Milagro o realidad?

Afortunadamente, las fuerzas del mercado tienden a garantizar que los salarios y la productividad nunca diverjan demasiado.

Crédito de la imagen: iStock-AndreyPopovwages-and-productivity.jpg

El famoso autor inglés Charles Dickens escribió Historia de dos ciudades. Hoy vamos a considerar “un cuento de dos teorías”.

Una teoría de la determinación de los salarios, en la que cree demasiada gente, es que el salario depende en gran medida de la generosidad del empresario. Los directores generales de las grandes empresas y las estrellas del deporte, como LeBron James, ganan anualmente decenas de millones. ¿Por qué? Tienen la suerte de trabajar para empresas generosas (curiosamente, nuestros amigos progresistas se oponen, enérgicamente, a que los sueldos de los consejeros delegados sean tan altos, pero no a los de los deportistas de la élite, los cantantes y las estrellas de cine que cobran lo mismo). Muchos abogados, médicos, contables, profesores, periodistas, ingenieros se llevan a casa cifras de seis dígitos porque sus empresas son medianamente amables. Y los que preguntan si “¿quieres papas fritas con eso?” o empujar una escoba son desafortunados en la elección de su empleador y, por tanto, de su compensación: trabajan para un grupo de tacaños.

Los economistas tienden a adherirse a una teoría muy diferente: la productividad (en realidad, la productividad de los ingresos marginales descontados, pero no necesitamos entrar en todo eso). ¿Qué es esto? Tomemos como ejemplo a Joe Blow. Es un trabajador semicualificado. Joe puede hacer todo tipo de cosas para muchas empresas. Ahora mismo, una de ellas produce 10.000 dólares por hora. Si se añade el Sr. Blow a su plantilla, los ingresos aumentan a 10.020 dólares. Le atribuimos toda la diferencia; las condiciones ceteris paribus (todo lo demás igual) se mantienen. Su productividad marginal es, entonces, de 20 dólares por hora.

¿Cuál será su salario? Sólo hay tres opciones. En primer lugar, podría ser inferior a esa cantidad. Supongamos que es de 3 dólares (algo así sería la oferta esperada por el “progresista” promedio). El empresario se beneficiaría de 17 dólares. ¿Se acabaría ahí la cosa? No es muy probable. La naturaleza aborrece el vacío y la economía lo hace con los beneficios: sirven como la sangre en el agua para un tiburón. Muchas otras empresas querrían contar con los servicios de Joe a 3 dólares. La única forma de atraerlo lejos de su actual empleador es ofrecerle más dinero. ¿Cuánto más? A 4 dólares, todavía habría beneficios de 16 dólares. A 12 dólares, el empleador seguiría “explotando” al empleado, pero ahora por un importe de 8 dólares. El salario de Joe subiría a lo más cerca posible de 20 dólares, dado que hay costos de transacción para encontrar a esas personas, ofrecerles, etc. Por esta razón, los cultivadores de California van a México en busca de recolectores de cosechas (el atractivo de las ganancias) y, en efecto, pujan por sus bajos salarios en ese país.

Segunda opción: A Joe Blow le pagan 30 dólares. Pero esto sería un desastre, ya que la empresa perdería 10 dólares con esta decisión, y hay muchos Joe Blow por ahí. Así que podemos tachar esa opción.

La tercera es que vea un paquete de pago de exactamente 20 dólares. Esta sería una situación de equilibrio. Puede que esto ocurra o que no ocurra nunca, al menos no al céntimo. Sin embargo, hay fuertes fuerzas de mercado (búsqueda de beneficios, algo en lo que podemos confiar) que empujan los salarios de vuelta a ese punto cada vez que se desvían en cualquier dirección. Por ello, los economistas creen que los salarios tienden a igualar los índices de productividad. Es la teoría de la productividad de los salarios.

Esta importante idea económica ha sido atacada por el Economic Policy Institute, una organización de izquierda. Según su investigación, los salarios y la productividad se mantuvieron al mismo ritmo hasta 1980 aproximadamente. Pero, desde entonces hasta 2020, los salarios aumentaron un 14% aproximadamente, mientras que la productividad se incrementó en un 60% aproximadamente.

Incluso si fuera cierto, este hallazgo no anularía la ley económica. Recordemos que sólo afirma que existe una tendencia a que los salarios sean iguales a los niveles de productividad; esto sólo se consigue en condiciones de pleno equilibrio, que nunca se alcanza, ya que hay cambios continuos en toda la economía.

Sin embargo, de ser cierto, esto pondría en entredicho esta idea económica primordial. Sin embargo, hay razones para dudar de la veracidad de este estudio del IAE. En primer lugar, otros economistas han medido los aumentos salariales y los han encontrado muy superiores al 14% en las últimas cuatro décadas. Por ejemplo, según una estadística, el índice salarial en 1980 era de 12.513,46 dólares; en 2019, había saltado a 54.099,99 dólares.

Un problema mucho más grave de la crítica del Instituto de Política Económica a la teoría económica básica tiene que ver con la productividad. ¿Cómo llegamos a plantear la productividad de Joe en 20 dólares? Lo hemos asumido con fines ilustrativos. Pero en la vida real, la gente no viene equipada con niveles de productividad impresos en carteles. Entonces, ¿cómo lo calcula el empresario? Simple y llanamente, ¡supone!

Parece una caña débil sobre la que colocar una teoría económica. Sin embargo, es más potente de lo que parece. Porque los que adivinan correctamente tienden a prosperar; los que no, fracasan. El mercado elimina a los que no pueden evaluar con precisión la productividad de los trabajadores. Si adivinan demasiado bajo, no pueden mantener la mano de obra; demasiado alto, y la bancarrota les acecha. A menudo es muy difícil medir la productividad. El ejemplo de Jeremy Lin -un ex jugador de la NBA que jugó en los Knicks, Rockets y Nets, entre otros equipos- es un caso famoso. La contribución de esta estrella del baloncesto fue infravalorada durante varios años por los reclutadores profesionales a los que se les pagaba mucho dinero por hacer esas evaluaciones.

¿Cómo midió el Instituto de Política Económica, que no es un grupo de empresarios con fines de lucro, esta productividad? Muy sencillo: dividieron el PIB por el número de horas trabajadas. Pero hacer esto es dar crédito, únicamente, al trabajo. Sin embargo, hay otros factores de producción que también contribuyen al PIB, entre los que destacan la tierra y los bienes de capital. Sólo los que operan bajo la falaz teoría marxista del trabajo del valor calcularían este fenómeno de tal manera.

En segundo lugar, perdón por tirarle la jerga económica técnica, amable lector, pero este cálculo sólo arrojará la productividad media. Sin embargo, la teoría económica dominante de los salarios se refiere a la productividad marginal, no a la media. Esto es algo que se les inculca a todos los estudiantes en Economía 101. Los economistas del IAE deben haber perdido esa lección.

No, la mejor estimación de la productividad de los trabajadores es el salario que perciben. Las fuerzas del mercado tienden a asegurar que estos dos no puedan divergir demasiado. No hay ningún argumento válido para su dispersión radical.




  • Walter Edward Block es un economista estadounidense y teórico del anarcocapitalismo que ocupa la cátedra de Economía Harold E. Wirth Eminent Scholar en la Escuela de Negocios J. A. Butt de la Universidad Loyola de Nueva Orleans. Es miembro de la FEE Faculty Network.