Irlanda se mantiene firme frente a los 132 países que se alzan contra su economía

Mientras las naciones más poderosas del mundo intentan implantar un impuesto mínimo a las corporaciones a nivel mundial, Irlanda se resiste a esta amenaza para su economía.

Bajo el liderazgo de la administración Biden, 132 países, entre los que se encuentran las veinte economías más poderosas del mundo, han acordado instituir un impuesto de sociedades global mínimo del 15%.

El objetivo de esta histórica iniciativa de "armonización fiscal" es evitar que los países con "paraísos fiscales" atraigan a las empresas de países con tipos impositivos más altos.

"Con el impuesto mínimo mundial a corporaciones fijado hoy funcionalmente en cero, se ha producido una carrera hacia el fondo en los impuestos de corporaciones, lo que ha socavado la capacidad de Estados Unidos y de otros países para recaudar los ingresos necesarios para realizar inversiones críticas", dijo el Departamento del Tesoro de EE.UU. en un comunicado en mayo. "El Tesoro subrayó que el 15% es una base y que las discusiones deben seguir siendo ambiciosas y empujar esa tasa más arriba".

La lucha contra 15

Pero, un opositor amenaza con estropear el plan.

"Una de las prioridades del presidente Joe Biden es [el impuesto global a las corporaciones]", informa CNN. "Pero una nación insular de 5 millones de personas se interpone en el camino. Biden aún necesita a Irlanda".

"No estamos en ese acuerdo", dijo el ministro irlandés de Finanzas, Paschal Donohoe, al programa Morning Ireland de RTÉ. "Estoy tan comprometido que he decidido no entrar en el acuerdo".

Irlanda tiene desde hace tiempo un impuesto a las corporaciones del 12.5%, frente al 21% de Estados Unidos y el 19% del Reino Unido. Y este tipo impositivo relativamente bajo ha atraído a Facebook, Apple, Google, Pfizer y muchos otros gigantes empresariales a establecer allí sedes regionales o centros de fabricación en lugar de hacerlo en países con tasas impositivas más altas.

Irlanda ha sido exactamente el tipo de "paraíso fiscal para las empresas" que el impuesto mínimo de corporaciones mundial pretende eliminar. Está liderando la "carrera hacia el fondo" de la que se quejaba el Departamento del Tesoro, poniendo sin duda un freno a las tasas impositivas de otros países.

Para entender por qué, imagínese que EE.UU. subiera el tipo del impuesto de sociedades del 21 al 28 por ciento, como quiere hacer Biden. Lo más probable es que eso hiciera que más empresas huyeran de EE.UU. hacia los pastos más verdes de Irlanda. Pero si Irlanda se viera obligada a subir su propio impuesto de sociedades, el problema sería menor.

Esto se llama "competencia fiscal". Y aunque puede ser una "carrera hacia el fondo" desde la perspectiva del recaudador de impuestos, ¿qué pasa con el punto de vista del ciudadano?

Una economía paradisiaca

"Irlanda se ha beneficiado mucho de la ventaja fiscal que ha proporcionado a las multinacionales", afirma el economista Ricardo Amaro, de Oxford Economics, en Dublín.

Y, de hecho, el flujo de riqueza y oportunidades de las empresas hacia Irlanda se ha traducido en un enorme crecimiento del PIB y del empleo para la nación en las últimas décadas, llegando incluso a un crecimiento del PIB del 26,3% en 2015.

"La inversión continua ha hecho de la economía de Irlanda una de las más resistentes de Europa", informa el New York Times en un artículo reciente. "Están presentes más de 800 empresas estadounidenses, que gastan €20.000 millones de euros ($23.600 millones de dólares) al año en inversiones, bienes y servicios y nóminas, según datos de la Cámara de Comercio estadounidense. Se calcula que emplean a unos 180.000 trabajadores y apoyan indirectamente otros 144.000 puestos de trabajo en la economía irlandesa".

Unos impuestos de corporaciones más bajos significan un mayor stock de capital, lo que se traduce en nuevos puestos de trabajo, salarios más altos y más bienes y servicios. Por eso los bajos impuestos de las sociedades de Irlanda no sólo han sido buenos para las empresas multinacionales, sino también para los trabajadores, consumidores y empresarios irlandeses.

También han beneficiado a los ciudadanos de otros países, ya que han contribuido a frenar las subidas del impuesto a las corporaciones en esos países. Los políticos y los recaudadores de impuestos pueden refunfuñar al respecto, pero desde la perspectiva del ciudadano promedio, la competencia fiscal es más bien una "carrera hacia la cima".

Competir por los pies

La competencia fiscal es una subcategoría de un fenómeno más amplio llamado "competencia jurisdiccional". Cuando se les da la opción, la gente suele "votar con los pies", no sólo por cargas fiscales más ligeras, sino por gobiernos menos opresivos en general. Pensemos en los alemanes del Este que huyen a Alemania Occidental o en los californianos que huyen a Florida.

La competencia jurisdiccional, al igual que la competencia de mercado, es algo bueno. Pone un freno a lo tiránico que puede ser un gobierno, para que no pierda ciudadanos que se vayan a países competidores.

Políticas como la "armonización fiscal" equivalen a una colusión anticompetitiva entre gobiernos. Dan a los gobiernos un mayor poder de monopolio dejando a los ciudadanos con menos opciones y vías de escape. Lo mismo ocurre con las instituciones supraestatales como la UE y las imposiciones del gobierno federal de EE.UU. a los estados.

Por ello, hay que felicitar a Irlanda por negarse valientemente a unirse a lo que supone que es un cártel fiscal de 132 gobiernos. Al defenderse, nos defendió a todos.