VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, mayo 12, 2023

¿Es Hayek o Keynes el espíritu de esta era de la política económica?

Las ideas de F.A. Hayek, ¿Llevaron a hacer trampas a los jugadores de críquet australianos?


En marzo de 2018, el mundo del críquet internacional se vio sacudido por un escándalo de trampas relacionado con el uso de papel de lija para desbastar la pelota, que finalmente llevó a que el capitán y el vicecapitán del equipo australiano fueran suspendidos durante 12 meses. La historia dominó las noticias en Australia y se consideró una desgracia nacional.

Los columnistas se apresuraron a postular sus teorías sobre lo que había salido mal. Pero quizás la explicación más extraña vino de Stan Grant, un incondicional de los medios de comunicación en la ABC australiana. Grant escribió en su editorial que F.A. Hayek, de entre todas las personas, no sólo fundó el orden mundial que tenemos hoy en día, ¡sino que nos dio una serie de ideas que conducen directamente al escándalo de los amaños de pelotas! Era uno de esos artículos tópicos de “otros consideran mera economía, pero yo considero ideales más elevados”. El hombre del saco del “neoliberalismo” había atacado de nuevo.

Economía y codicia

El mensaje del artículo de Grant es que la economía es esencialmente la ciencia de la codicia. Se queja de la “reducción de toda motivación humana al interés propio racional unidimensional del homo-economicus”. El concepto de homo-economicus fue construido por los primeros economistas clásicos porque la vida homo-real no encajaba en sus modelos matemáticos. Pero cualquiera que esté familiarizado con la historia económica sabrá que Hayek pertenecía a la escuela austriaca, que rechazaba enérgicamente este enfoque.

El método austriaco parte de los seres humanos tal y como son: seres con propósitos, que eligen y actúan, con conocimientos imperfectos y objetivos heterogéneos. En este mundo de escasez material y temporal, nadie ha conseguido nunca evitar elegir y actuar. La economía es el estudio de la acción humana: la ponderación de costes y beneficios; el abandono de un curso de acción para emprender otro, con o sin éxito. Los costes y los beneficios se definen en su sentido más amplio, no sólo los financieros y no sólo los que corresponden al propio actor. Los seres humanos no somos máquinas de calcular unidimensionales: nuestras decisiones se basan en juicios morales.

El método austriaco parte del ser humano tal y como es: un ser que elige, que actúa, que tiene un conocimiento imperfecto y unos objetivos heterogéneos.

Describir ciertas acciones como egoístas o altruistas no las sitúa dentro o fuera del ámbito del análisis económico. Del mismo modo que la física puede estudiar la trayectoria de una pelota lanzada por diversión o de una piedra lanzada con rabia, la economía estudia las consecuencias de todas las acciones humanas, basándose en toda la gama de motivaciones humanas. La Madre Teresa dejó de lado varias acciones alternativas posibles para ayudar a los leprosos de Calcuta. Sopesó (conscientemente o no) los beneficios y los costes tal y como ella los percibía. Del mismo modo, un ladrón sopesa los beneficios y los costes de robar en tu casa, tal y como los percibe, de forma claramente distinta a como los habría sopesado la víctima. Si no nos gustan ciertos motivos o acciones, debemos decirlo. Pero no por ello desechamos las ciencias que estudian las acciones y sus consecuencias.

¿Ha conocido alguna vez a un neoliberal?

Los columnistas de izquierdas ven “neoliberales” por todas partes, dispuestos a elevar la codicia y el egoísmo a la máxima virtud y a utilizar los resortes del poder, que sin duda ostentan, para obligar a todo el mundo a abrazar sus perversas costumbres. Si le han condicionado a aceptar acríticamente que el neoliberalismo es una amenaza existencial, permítame preguntarle una cosa: ¿ha conocido alguna vez a alguien que se autodenomine neoliberal? Sólo he conocido a una persona que se autodenomine neoliberal. Sam Bowman, del Adam Smith Institute, habló en la Conferencia Friedman de la Australian Libertarian Society en 2017, para explicar cómo su think tank con sede en el Reino Unido estaba adoptando conscientemente la etiqueta. Aparte de estos valores atípicos, el término neoliberal es poco más que un insulto de patio de colegio; un epíteto para cualquier cosa que no te guste.

El liberalismo clásico es una cosa: es la idea de tratar a los demás de forma pacífica y respetuosa, evitando el uso de la fuerza agresiva o el fraude, y respetando la propiedad adquirida pacíficamente por los demás. Fueron estas ideas las que condujeron a la abolición de la esclavitud en el siglo XIX y al mayor aumento de la riqueza, la esperanza de vida y la paz que el mundo haya conocido jamás. Y fueron estas ideas las que se interrumpieron bruscamente a principios del siglo XX con la preparación de las guerras mundiales y la dominación de las ideas colectivistas, incluidos el nacionalismo, el socialismo y su vástago mutante del fascismo. Los pensadores liberales clásicos remanentes, como Mises y Hayek, fueron como voces en el desierto, ignorados tanto en su día como hoy, por cualquiera que ostente el poder político.

Hayek y Keynes

La principal contribución de Hayek a las ciencias sociales puede resumirse en dos palabras: humildad intelectual. El funcionamiento de una sociedad pacífica requiere el conocimiento disperso, tácito y formal, de todo el mundo. El planificador central simplemente no puede adquirir todo el conocimiento con el que planificar. “La curiosa tarea de la economía”, dice Hayek, “es demostrar a los hombres lo poco que saben realmente sobre lo que imaginan que pueden diseñar”. Thomas Sowell llama a esto una visión “constreñida” -una valoración honesta de lo que es posible dada la naturaleza de los humanos- frente a la visión no constreñida de los planificadores centrales, que afirma que la única barrera a su deseada utopía es una voluntad política suficiente. Pero, ¿cómo cree que cala entre los gobernantes y sus portavoces un mensaje de humildad intelectual?

La principal contribución de Hayek a las ciencias sociales puede resumirse en dos palabras: humildad intelectual. Las ideas de Keynes pueden resumirse en una palabra: arrogancia.

Tengo 22 libros de texto de economía en mis estanterías (gracias a las editoriales que me envían ejemplares de escritorio), incluidos todos los principales títulos utilizados en las universidades australianas. De ellos, 19 ni siquiera incluyen el nombre de Hayek en el índice. Sólo uno, que tuve que encargar, hace un esfuerzo por citar las contribuciones de Hayek, mientras que otros dos descartan su obra con un único recuadro o nota al margen. ¡Demasiado para fundar el orden mundial!

¿Quién ejerció entonces la mayor influencia en la política económica del siglo pasado? No cabe duda de que fue John Maynard Keynes, cuyas prescripciones políticas y teorías barrieron el campo, para ser practicadas por casi todos los gobiernos y enseñadas en todas las escuelas gubernamentales. Sus ideas inundan los libros de texto de principio a fin.

Las ideas de Keynes pueden resumirse en una palabra: arrogancia. Keynes era un elitista intelectual y miembro destacado de la Sociedad Británica de Eugenesia. Odiaba la moral burguesa y los valores familiares de la clase obrera, que incluían un cierto grado de orientación hacia el futuro y el ahorro, y un enfoque en la comunidad local por encima del Estado-nación. Ideó políticas para promover su visión hedonista del mundo, centrada en el corto plazo, y teorías para justificarla. Keynes abogaba por el control totalitario del Estado, siempre y cuando las palancas del poder estuvieran en manos de los de su propio grupo social. Se quitaba el sombrero ante el régimen nazi y admiraba los métodos de los soviéticos, salvo por su veneración del proletariado, al que despreciaba.

Las recetas políticas de Keynes eran muy adecuadas para quienes detentan o buscan el poder político, ya que les proporcionaban una racionalización teórica para las políticas que siempre han querido aplicar. Como explica Mises

La ‘revolución keynesiana’ tuvo lugar mucho antes de que Keynes la aprobara y fabricara una justificación pseudocientífica para ella. Lo que realmente hizo fue escribir una apología de las políticas imperantes de los gobiernos…

El éxito sin precedentes del keynesianismo se debe a que proporciona una justificación aparente para las políticas de “gasto deficitario” de los gobiernos contemporáneos. Es la pseudofilosofía de quienes no pueden pensar en otra cosa que en disipar el capital acumulado por las generaciones anteriores.

Keynes proporcionó la cobertura intelectual a los gobiernos que inauguraron la era de la planificación económica de arriba abajo; la monopolización del dinero bajo la banca central; una vuelta al proteccionismo y al mercantilismo; leyes laborales diseñadas para excluir a las mujeres y a las minorías; hasta la era del gobierno total y la guerra total. Fueron estas ideas las que desbancaron al liberalismo clásico y determinaron el modo en que se gobernó la vida económica durante el siglo siguiente. Por eso culpar a Hayek de la manipulación de las pelotas de críquet (o de cualquier otra cosa que no te guste) tiene tanto sentido como culpar a los aztecas o a los druidas. En el brillante vídeo La Pelea del Siglo-Keynes vs. Hayek Round Two, Hayek gana la discusión intelectual con un golpe de knock-out, pero Keynes es declarado ganador oficial de todos modos, para sorpresa de ambos contendientes.

La sociedad y el comportamiento antisocial

Según Mises

La sociedad no es mera interacción. Hay interacción -influencia recíproca- entre todas las partes del universo: entre el lobo y la oveja que devora; entre el germen y el hombre al que mata; entre la piedra que cae y la cosa sobre la que cae. La sociedad, por otra parte, siempre implica a hombres que actúan en cooperación con otros hombres para que todos los participantes alcancen sus propios fines.

La sociedad es el resultado que obtenemos cuando las personas se tratan de forma pacífica y respetuosa. La sociedad no puede existir independientemente de los miembros que la componen, debe ser creada y mantenida cada día por nuestras elecciones y acciones. Mientras que la interacción libre y voluntaria crea la sociedad, el uso de la fuerza agresiva o el fraude pueden deshacerla y destruirla. Las acciones antisociales incluyen medios ilegales como el robo o la manipulación de pelotas de críquet, o usos legalizados de la fuerza coercitiva a través de los medios políticos. Tanto el comportamiento social como el antisocial se dan en todo tiempo y lugar; el propósito adecuado de la ley es fomentar el primero y desalentar o castigar el segundo.

Pero el comportamiento antisocial puede ser popular. Como advirtió Frederic Bastiat

Cuando el saqueo se convierte en una forma de vida para un grupo de hombres que viven juntos en sociedad, con el tiempo crean para sí mismos un sistema legal que lo autoriza y un código moral que lo glorifica.

Con el liberalismo clásico barrido durante la “era progresista” de principios del siglo XX, el código moral de los planificadores económicos glorificaba al Estado, el epítome de la coerción y el control.

Las recetas políticas de Keynes eran muy adecuadas para quienes detentaban o buscaban el poder político.

En la tradición liberal clásica, sociedad significaba interacción pacífica. Pero los intervencionistas llegaron a ver la sociedad de forma muy diferente. Según ellos, la “sociedad” es una entidad en sí misma, y ellos son sus portavoces. Todos debemos dejar de lado nuestros intereses individuales “egoístas” y anteponer el interés de la “sociedad”, decían. No se refieren simplemente a que debamos ser amables con la gente que nos rodea, una prioridad humana bastante normal. La “sociedad” de la que hablan no son personas de carne y hueso, ya que tus vecinos también son “meros individuos”. Para ellos, la sociedad es lo que Murray Rothbard llama “un pequeño grupo de doctrinarios y explotadores hambrientos de poder dispuestos a quedarse con tu dinero y a ordenar tus acciones y tu vida”. Su código moral considera el comportamiento antisocial como una virtud, siempre que lo hagan ellos. Hablan como si el depredador y la presa fueran lo mismo.

El comportamiento antisocial ofrece la mayor ventaja a quienes lo emplean, cuando todos los demás se comportan pacíficamente. Un estafador no quiere que todos los demás sean estafadores. Un atracador no quiere vivir donde todo el mundo es un atracador. La manipulación del balón no daría ninguna ventaja al equipo si todos los demás equipos lo hicieran también. Lo mismo ocurre con los recaudadores de impuestos y los planificadores sociales: sus planes no funcionarían si todo el mundo fuera un parásito coercitivo y nadie fuera un huésped productivo. De ahí que el lema del estatista sea “no está bien cuando lo haces tú, pero está bien cuando lo hago yo”. Son estas ideas, cuando calan en la sociedad, las que conducen a la corrupción generalizada, a las trampas e incluso a la manipulación del balón.

¿Qué ocurrió en los años 70 y 80?

Hayek fue galardonado con el Premio Nobel de Economía en 1974, un año después de la muerte de Mises, por su anterior trabajo sobre la teoría monetaria, que predijo y explicó los acontecimientos que se estaban produciendo, resultados considerados imposibles en el marco keynesiano. A pesar de tener razón, las recetas políticas que se desprenden de su análisis austriaco seguían siendo demasiado desagradables para los detentadores del poder y fueron ignoradas. Ningún banco central se abolió a sí mismo y ningún gobierno se propuso reducir el tamaño global de sus depredaciones sobre la sociedad.

Al igual que Maquiavelo demostró a su Príncipe que le interesaba egoístamente conceder algunas libertades a sus súbditos, lo mismo hicieron Laffer y sus contemporáneos por la clase expoliada en su día.

No obstante, se produjo un cambio en la política económica en torno a la década de 1980, en los años Thatcher/Reagan. En Australia, bajo el gobierno laborista de Hawke/Keating, esta era vio la abolición de algunos de los peores casos de intromisión y manipulación del mercado: el fin de muchos zares de la industria que se sentaban en “juntas de lana” y “juntas de huevos” y similares, imponiendo sus “cuotas” a la producción; la reducción de aranceles paralizantes sobre los bienes de consumo importados; y la apertura de industrias como las telecomunicaciones y las aerolíneas, anteriormente ocupadas por monopolios gubernamentales coercitivos. En todas estas industrias, los productos y servicios se hicieron mucho más asequibles para todos, aumentando los ingresos reales, especialmente para los pobres.

Junto con estas reformas que aliviaron a los consumidores, los tipos impositivos se redujeron desde sus rencorosos máximos de hasta el 90% en algunos países. Pero esto no se debió a que los gobiernos descubrieran de repente que robar estaba mal; la conciencia no les preocupaba tanto como siempre. Estos cambios fueron promovidos por economistas de un tipo diferente al de los austriacos, con una astucia más maquiavélica. Art Laffer utilizó su famosa Curva de Laffer (¿Bueller? ¿Alguien?) para demostrar a la clase dominante que, pasado cierto punto, unos tipos impositivos elevados conducen a una menor recaudación fiscal por parte del Estado. Esto es especialmente cierto cuando se grava a las personas con ingresos elevados, que tienen una mayor elasticidad de comportamiento: pueden evitar hacer lo que se grava. Al igual que Maquiavelo demostró a su Príncipe que le interesaba egoístamente conceder algunas libertades a sus súbditos, beneficiando así al pueblo llano de forma encubierta, lo mismo hicieron Laffer y sus contemporáneos por la clase expoliada en su día.

Thomas Sowell dijo que “la política es el arte de hacer que tus deseos egoístas parezcan el interés nacional”. Pero Laffer hizo coincidir el interés común con los deseos egoístas de la clase política, al menos hasta cierto punto. El Estado depredador creció, pero también creció el sector pacífico y voluntario, una vez que la gente fue libre de atender las necesidades de los demás con menos impedimentos violentos por parte del Estado. Sin embargo, la tarea de reducir realmente el sector coercitivo y tratar todo comportamiento antisocial como un delito -de lograr una sociedad voluntaria- es mucho más difícil. La clase dirigente parasitaria, libre de las consideraciones éticas que rigen el comportamiento de los individuos pacíficos, hará “lo que haga falta” para mantener su poder y control.

Adaptado de The Spectator Australia.

Publicado originalmente el 18 de abril de 2018


  • Mark Hornshaw is a lecturer in Economics, Entrepreneurship and Management at The University of Notre Dame Australia.