VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, septiembre 14, 2023

El socialismo mata más bebés que la guerra

Los recientes informes de que los bebés mueren ahora a un ritmo mayor en Venezuela que en Siria, devastada por la guerra, no fueron, por desgracia, sorprendentes: los resultados de la economía socialista son predecibles.


Los recientes informes de que los bebés mueren ahora a un ritmo mayor en Venezuela que en Siria, desgarrada por la guerra, no fueron, por desgracia, sorprendentes: los resultados de la economía socialista son predecibles. De hecho, la tasa de mortalidad infantil de Venezuela ha sido superior a la de Siria desde 2008.




El panorama general, afortunadamente, es más feliz. La tasa mundial de mortalidad infantil ha caído en picado. Incluso Siria y Venezuela, a pesar del impacto de la guerra y las políticas fallidas, experimentaron mejoras hasta el año pasado. De 1960 a 2015, la tasa de mortalidad infantil de Siria descendió un 91% y la de Venezuela un 78%. Este año (no reflejado en el gráfico anterior ni en el siguiente), la tasa de Siria pasó de 11,1 por cada 1.000 nacidos vivos a 15,4, mientras que la de Venezuela se disparó de 12,9 a 18,6. Mientras tanto, las tasas de mortalidad infantil han seguido disminuyendo prácticamente en todas partes, y lo han hecho aún más rápidamente en los países que disfrutan de más libertad y estabilidad. Pensemos en Chile.


La tasa de mortalidad infantil de Chile en 1960 era superior a la de Venezuela y Siria. Consiguió superar a Siria a mediados de la década de 1960, pero seguía estando lamentablemente por detrás de su primo más rico del norte, Venezuela.  A principios de la década de 1970, el progreso de Chile se ralentizó al coquetear su élite con las políticas socialistas. Una vez que su gobierno abandonó el socialismo e inició las reformas económicas a mediados de la década de 1970, el ritmo de progreso se aceleró de nuevo, y pronto los niños de Chile estaban más seguros que los de Venezuela. Hoy, la tasa de mortalidad infantil de Chile es similar a la de Estados Unidos.

Hay una lección que aprender de estos datos: la política económica importa. Mientras que el socialismo de Venezuela ha conseguido matar a más bebés que una guerra en toda regla en Siria, la increíble historia de éxito de Chile nos demuestra que aplicando las políticas adecuadas, la humanidad puede progresar rápidamente y proteger mejor a los miembros más jóvenes y vulnerables de la sociedad. Hoy resulta difícil creer que los niños chilenos tenían más probabilidades de morir en un año que sus coetáneos venezolanos y sirios.

¿Y en tu país? Por cada 1.000 niños nacidos, ¿cuántos mueren y cuántos llegan a cumplir un año? Explora los datos por ti mismo, y considera el uso de la nueva herramienta de HumanProgress.org, Tu vida en cifras, para ver el progreso de tu país en la supervivencia infantil y otras áreas desde que naciste.

Este artículo apareció por primera vez en Cato at Liberty.

Publicado originalmente el 19 de octubre de 2016


  • Chelsea Follet works at the Cato Institute as a Researcher and Managing Editor of HumanProgress.org.