El nuevo libro de Bill Gates propone cómo evitar un desastre climático con medidas extremas, pero ¿a qué precio?

No hay soluciones. Sólo hay compensaciones.

"En un año normal, el mundo emite más de 51.000 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, y si seguimos haciéndolo, las consecuencias para la vida humana serán catastróficas".

Así comienza el vídeo promocional del nuevo libro de Bill Gates, Cómo evitar un desastre climático. Es un pensamiento estremecedor, realmente, que el mundo podría estar al borde de una catástrofe. Pero Gates es optimista y cree que podemos mitigar la crisis climática si tomamos las medidas adecuadas en los próximos años.

Sin embargo, esos pasos pueden ser dolorosos. Las amenazas drásticas exigen medidas drásticas, parece razonar Gates, y la principal medida que recomienda es eliminar por completo las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Los argumentos a favor del cero eran, y son, sólidos como una roca", escribe Gates. "Establecer un objetivo de sólo reducir nuestras emisiones -pero no eliminarlas- no lo logrará".

Una de sus propuestas para alcanzar las emisiones netas cero es la captura directa del aire, que extrae el dióxido de carbono del aire y lo almacena bajo tierra. También espera aprovechar los avances en energía eólica y solar para limpiar la red energética, y nos anima a buscar avances tecnológicos para reducir las emisiones en otras industrias.

Uno de los cambios más radicales que recomienda Gates es la transición de nuestra dieta a la carne sintética.

"Creo que todos los países ricos deberían pasar a consumir carne de vacuno 100% sintética", señala Gates en una entrevista con MIT Technology Review. "Puedes acostumbrarte a la diferencia de sabor, y la afirmación es que van a hacer que sepa aún mejor con el tiempo".

Admito que soy escéptico en cuanto a si la carne falsa podría sustituir a la auténtica en algún momento. En cualquier caso, la congresista Lauren Boebert se lleva el premio a la mejor reacción ante la sugerencia de Gates.

Cuantificar el costo

Al calificar los objetivos de Gates como ambiciosos nos quedamos cortos. En la actualidad, aproximadamente el 80% de la energía de Estados Unidos procede de combustibles fósiles, por lo que reducir las emisiones a cero exigiría una transformación completa de la red energética. Si a esto le añadimos los cambios en la agricultura, la fabricación y otras industrias, estamos ante una revisión completa de la economía estadounidense moderna.

Un revisión completa... y cara.

Uno de los principales costos sería el gasto público en tecnologías limpias, que Gates recomienda quintuplicar hasta los 35.000 millones de dólares anuales. Es una cifra elevada en dólares, sin duda, pero el costo real son los recursos, como la tierra, la mano de obra y los materiales, que se utilizan para estas inversiones.

Los parques eólicos, por ejemplo, ocupan terrenos -y muchos- que podrían haberse utilizado para la construcción de viviendas u otros fines productivos. En particular, las turbinas y otras infraestructuras sólo ocupan un 3% del total del terreno utilizado para la energía eólica, mientras que el resto del terreno suele dejarse "tal cual" para evitar la obstrucción del flujo de aire. Como resultado, se necesitan al menos 60 acres de tierra para producir un megavatio de energía eólica.

En cuanto a los materiales, el silicio que se utiliza en los paneles solares es silicio que no podría utilizarse para fabricar microchips. Y con respecto a la mano de obra, los trabajadores que producirían carne sintética en plantas subvencionadas ya no producirían los otros bienes y servicios con operaciones más productivas.

La cuestión es que cuando se asignan recursos por un valor de 35.000 millones de dólares a la tecnología green o limpia, se trata de recursos por los 35.000 millones de dólares que no podrían utilizarse en el sector privado en cosas como la investigación del cáncer, la mejora de la sanidad, la producción de alimentos o la vivienda asequible.

Así que el verdadero costo de este gasto público no es realmente el de los dólares y centavos. Es más bien la pérdida de oportunidades para realizar otros proyectos que puedan satisfacer otras necesidades. Los economistas se refieren a estas oportunidades perdidas como el "costo de oportunidad" de un gasto. Por supuesto, es fácil ignorar estos costos porque son muy invisibles, pero eso no los hace menos verdaderos. Y, sobre todo, cuando hablamos de gastar 35.000 millones de dólares al año, tenemos que tener en cuenta cuántas oportunidades perdidas esto conlleva.

El gasto público no es la única parte del plan de Gates que implicaría costos significativos. De hecho, las regulaciones que propone para la industria energética también tendrían efectos perjudiciales para la economía, y especialmente para los pobres.

El problema de las regulaciones es que dificultan mucho más la producción de energía, porque la producción tiene que desviarse de los métodos económicos hacia métodos ineficientes. Así que no sólo se producirá menos energía, sino que ésta será mucho más cara. Esto es especialmente perjudicial para los pobres, que dependen de una energía barata, abundante y fiable para el transporte, la calefacción y otras necesidades básicas.

Los costos de oportunidad también entran en juego. Cuando la gente se ve obligada a gastar más dinero en energía, tiene menos dinero para gastar en otras cosas, como comida, alquiler o seguro médico. Irónicamente, también tendríamos menos resistencia al clima porque se destinarían menos recursos a mejorar las infraestructuras.

Ver lo que no se ve

Los costos de oportunidad van mucho más allá de las políticas de energía verde, por supuesto. En el libro clásico Economía en una Lección, por ejemplo, Henry Hazlitt ilustró el concepto de costos de oportunidad con el ejemplo de un puente gubernamental.

"El puente existe. Es, supongamos, un puente hermoso y no feo. Ha surgido gracias a la magia del gasto público. ¿Dónde habría estado si los obstruccionistas y los reaccionarios se hubieran salido con la suya? No habría habido puente. El país habría sido mucho más pobre [así parece].

Una vez más, quienes gastan dentro del gobierno tienen la mejor parte del debate con todos aquellos que no pueden ver más allá de sus ojos físicos, con alcance inmediato. Pueden ver el puente. Pero si se han enseñado a sí mismos a buscar las consecuencias tanto indirectas como directas, pueden volver a ver en el ojo de la imaginación las posibilidades que nunca se han permitido. Pueden ver las casas sin construir, los autos y radios sin hacer, los vestidos y abrigos sin hacer, quizás los alimentos sin vender y sin cultivar.... Lo que ha ocurrido es simplemente que se ha creado una cosa en lugar de otras".

Las iniciativas financiadas por el gobierno que propone Gates podrían muy bien desarrollarse si se sale con la suya. Habrían más parques eólicos, más paneles solares y más instalaciones para la captura directa de CO2. Esas cosas existirían visiblemente. Pero al igual que con el puente en la historia de Hazlitt, también debemos considerar todo lo que se habría evitado que existiera. En muchos casos, podría tratarse de elementos esenciales para la vida, de los que la gente depende para sobrevivir. De hecho, si aplicamos todo lo que propone Gates, esto podría significar que millones de personas sean arrojados a la pobreza y que miles de personas mueran como consecuencia de ello.

Así que, aunque sea atractivo buscar soluciones climáticas, deberíamos tener en cuenta las palabras de Thomas Sowell. "No hay soluciones. Sólo hay compensaciones". Y no todas las compensaciones son buenas. Algunas compensaciones son del tipo "saquenlo del sartén al fuego".

Así, mientras el libro de Gates prescribe "cómo evitar un desastre climático", la cuestión que no debe descuidarse es si esas prescripciones causarán desastres humanitarios peores que los que previenen.