VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, febrero 29, 2024

El comercio hace la vida más agradable, incluso en el metro

La diferencia entre los metros de Taiwán y Japón.


Hace poco más de un año, Amanda y yo terminábamos los dos últimos meses de nuestro viaje por Asia en Taiwán y Japón.

Hay muchas diferencias entre los dos países, pero una pequeña pero sorprendente para mí son las estaciones de metro.

En Taiwán, las estaciones de metro son grandes y estériles. No hay nada. Parecen frías y muertas. Te abres camino a través de un laberinto para llegar a tu tren y no ves más que carteles con normas y otras personas que se apresuran para salir de la estación. Parece creada para una novela distópica.

Aunque no necesites nada, este espacio frío se convierte en cálido y vibrante.

En Japón, las estaciones de metro están llenas de vida. Son gigantescas y para hacer transbordo a menudo hay que caminar un buen trecho, pero todo el tiempo se está rodeado de negocios. Pequeños vendedores y pequeños restaurantes que venden cosas a la multitud de gente que se dirige a casa. Aunque no necesites nada, lo que de otro modo parecería un espacio frío se convierte en cálido y vibrante. La actividad distrae un poco, pero sobre todo te hace sentir como en casa de una forma extraña.

En Taiwán, la idea de pasar tres horas en una estación de metro suena a pesadilla. En Tokio, parece una tarde divertida.

La mayoría de la gente piensa que los negocios en los espacios son irrelevantes para la mayoría de la gente. Desde una perspectiva ajena, los negocios de una estación de metro serían una molestia, a menos que se necesitara algo de lo que venden. Pero para el usuario real de la estación, las empresas dan vida al espacio. Como la luz a la oscuridad, convierten los fríos túneles subterráneos en un entorno acogedor y confortable.


[Artículo originalmente publicado el 28 de julio de 2018].