VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, febrero 19, 2023

El autoritarismo de la libertad de expresión no es la respuesta a la censura

Utilizar el libre mercado para proteger la libertad de expresión es una solución mucho mejor que la coerción estatal.

Crédito de la imagen: iStock

Con el auge de las grandes empresas tecnológicas y la vigilancia gubernamental, los defensores de la libertad han defendido la libertad de expresión como un valor fundamental. Con el gobierno británico deteniendo a personas por hacer chistes subidos de tono y el gobierno estadounidense censurando lo que considera información errónea, los libertarios civiles han asumido con razón la lucha por defender la libertad de expresión y el mercado de las ideas.

Sin embargo, parece que ni siquiera la noble causa de luchar por la libertad de expresión está a salvo de ser secuestrada por el estatismo. En los últimos años, el Estado ha utilizado cada vez más la libertad de expresión como un velo para restringir la libertad individual. Para ello, el Estado ha confundido el significado de la libertad de expresión.

La verdadera libertad de expresión es un “derecho negativo”: es el derecho a ser libre de que nadie restrinja el uso de tu propio cuerpo y propiedad para comunicarte con los demás. Pero el Estado ha tratado la libertad de expresión como un “derecho positivo”, actuando como si la gente tuviera derecho a comunicarse utilizando la propiedad de otros (incluso en contra de su voluntad).

Esto puede verse en el Reino Unido, donde el gobierno ha ampliado sus poderes para garantizar que las “creencias filosóficas protegidas” no puedan ser objeto de discriminación en virtud de la Ley de Igualdad de 2010. El año pasado, un tribunal laboral dictaminó que era ilegal que una organización despidiera a una investigadora, Maya Forstater, por tener creencias críticas con el género. Sobre la sentencia, Forstater declaró que: “mi caso es importante para todos los que creen en la importancia de la verdad y la libertad de expresión”.

Además de esto, se ha producido un creciente llamamiento para regular las plataformas de medios sociales de Big Tech en Estados Unidos. Por ejemplo, hay una creciente demanda por parte de los conservadores para que se establezcan leyes de libertad de expresión en Twitter. Aunque esto se ha visto mitigado por la reciente adquisición de la plataforma por parte de Elon Musk, sirve como interesante caso de estudio sobre cómo aquellos que supuestamente aman la libertad están encantados de que el gobierno imponga la libertad de expresión.

Cuando las empresas hacen algo tan ridículo como censurar a individuos por decir algo tan simple como referirse a una persona por los pronombres con los que nació, esto no debería ser una excusa para la libertad de expresión impuesta por el Estado.

Por un lado, esto sigue dando al Estado el poder de determinar lo que se considera aceptable decir en la sociedad. Por ejemplo, como han confirmado los archivos de Twitter, el gobierno estadounidense ha sido en gran medida responsable de gran parte de la censura política que hemos visto. Los conservadores deberían centrarse en poner fin a eso, no en implicar aún más al gobierno. El Estado no debería tener el monopolio de la libertad de expresión, ya sea para protegerla o para prohibirla, ya que está abocado a cometer errores por corrupción o negligencia.

En segundo lugar, ¿por qué la libertad de expresión debería estar por encima de la libertad de una empresa de elegir a quién contratar, a quién prestar servicios y con quién asociarse? Los libertarios reconocen que las leyes antidiscriminación limitan injustamente la libertad de los propietarios de utilizar su propiedad como mejor les parezca. Del mismo modo, deberían reconocer que las leyes que prohíben a las empresas de medios sociales discriminar por motivos de opinión no deberían ser una excepción. El Estado no debería desempeñar ningún papel en la defensa de lo que un individuo tiene que decir.

Como Ayn Rand afirmó en su charla “La nueva frontera fascista“:

“La libertad de expresión significa libertad de interferencia, supresión o acción punitiva por parte del gobierno, y nada más. No significa el derecho a exigir el apoyo financiero o los medios materiales para expresar tus puntos de vista a expensas de otros hombres que tal vez no deseen apoyarte. La libertad de expresión incluye la libertad de no estar de acuerdo, de no escuchar y de no apoyar a los propios antagonistas. Un “derecho” no incluye la aplicación material de ese derecho por otros hombres; sólo incluye la libertad de ganarse esa aplicación con el propio esfuerzo”.

Es importante que quienes defienden la libertad entiendan que la libertad de expresión significa libertad para que el gobierno no se entrometa en la libertad de expresión, como prescribe la Primera Enmienda. Esto no significa que los libertarios no puedan oponerse a que las personas sean censuradas o incluso despedidas por opiniones controvertidas. Sólo que no deben involucrar al gobierno en ello.

El boicot, la huelga y la protesta en general son formas que tienen los luchadores por la libertad de luchar contra las organizaciones que discriminan a las personas por sus opiniones. De hecho, hemos visto a través de la compra de Twitter por parte de Elon Musk que la libertad de expresión puede protegerse con éxito a través del libre mercado, ya que Musk lo ha convertido en una plataforma de libertad.

Utilizar el libre mercado es una solución mucho mejor que la coerción estatal.


  • Jess Gill is the Communications and Social Manager for Ladies of Liberty Alliance (LOLA) and a Hazlitt Fellow with the Foundation for Economic Education.