¿Debería ser más común saltarse de grado? Esto es lo que dicen los estudios

Los datos sugieren que saltarse de grado no es tan frecuente como debería.

¿Alguna vez te has aburrido en la escuela? Para la mayoría de la gente, la respuesta es probablemente sí. A veces es un profesor en particular que va demasiado lento con el material. Otras veces, el plan de estudios es demasiado fácil. En cualquier caso, el resultado son innumerables horas perdidas que nunca recuperarás.

Los niños superdotados parecen especialmente propensos a aburrirse en la escuela, y no es de extrañar. Con una amplia gama de aptitudes en la clase, los profesores se ven obligados a enseñar al mínimo común denominador, y el resultado es que los niños superdotados se quedan sin retos ni estímulos.

En el caso de los superdotados, a veces surge una pregunta: ¿deberían saltarse un grado? Cuando se plantea esta cuestión, la respuesta de muchos padres es de aprensión. ¿Y si no están preparados? ¿Y si les pasa factura psicológica? Son preocupaciones válidas, pero no debemos dejar que nos impidan profundizar en la cuestión. El hecho es que hay muchos estudiantes que se beneficiarían mucho de saltarse un grado, y les hacemos un flaco favor cuando dejamos que el miedo y el status quo guíen esta decisión en lugar de la evidencia y la razón.

Veamos, pues, qué dicen realmente los estudios sobre saltarse grados.

Efectos académicos y psicológicos

Cuando pensamos en saltarse grados, algunas de las principales preguntas que surgen son cómo afectará esto al estudiante académica y psicológicamente. La buena noticia es que muchos estudiantes han recorrido este camino antes, y ahora tenemos una gran cantidad de estudios que nos dicen cómo les fue.

Uno de los estudios más conocidos es un trabajo de 2013 titulado Cuando menos es más: Efectos de la omisión de grados en la productividad STEM adulta entre adolescentes matemáticamente precoces. El estudio siguió a un grupo de niños superdotados durante 40 años y descubrió que los niños que se saltaban grados tenían un rendimiento académico notablemente mejor en la edad adulta que los estudiantes con aptitudes similares que no se saltaban grados.

"Los resultados sugieren que los niños que se saltaron grados (a) tenían más probabilidades de obtener títulos avanzados en STEM y ser autores de publicaciones revisadas por pares en STEM, (b) obtuvieron sus títulos y fueron autores de su 1ª publicación antes, y (c) acumularon más citas totales y publicaciones altamente citadas a la edad de 50 años."

Un estudio de 2014 llegó a una conclusión similar.

"La investigación ha demostrado repetidamente los efectos positivos de la aceleración para los estudiantes superdotados y con talento", señalan los autores. "Los resultados [de este estudio] sugieren que, en promedio, los estudiantes acelerados superaron consistente y significativamente a sus compañeros no acelerados, tanto en la escuela secundaria como en la universidad."

Los argumentos a favor de la aceleración de grado son buenos desde el punto de vista académico, pero ¿y desde el punto de vista psicológico? ¿Experimentan los niños que se saltan grados, desventajas emocionales, quizá porque están rodeados de alumnos mayores?

Normalmente, no. De hecho, según un metaanálisis de 2010, el efecto psicológico de la aceleración de grado podría ser incluso positivo.

"Los efectos en el desarrollo socioemocional [de la aceleración de grado] parecen ser ligeramente positivos", señalan los autores, "aunque no tan fuertes como en el caso del rendimiento académico... Los aceleradores igualan o superan a los no aceleradores en autoconcepto, autoestima, confianza en sí mismos, relaciones sociales, participación en actividades extraescolares y satisfacción vital".

Esto puede sorprender a algunos, pero no debería. Poner a un niño en un entorno más estimulante puede hacer maravillas por su entusiasmo por la vida y el aprendizaje.

Una revisión bibliográfica de 2022 fue más cauta, pero confirmó que la aceleración de grado "tiene un impacto positivo en el rendimiento académico y no es perjudicial para el desarrollo psicosocial".

Ahora bien, esto no quiere decir que todos los alumnos que se saltan un grado tengan garantizado mejorar. Algunos estudiantes no están preparados para ese reto, y sin duda podrían experimentar dificultades académicas y/o psicológicas si siguen adelante con la aceleración. En general, sin embargo, un estudiante que parece un buen candidato para saltarse un grado probablemente encontrará que es una medida que merece la pena.

De hecho, dadas las pruebas, deberíamos preocuparnos realmente por los riesgos de no acelerarlos. Después de todo, si hay algo perjudicial para el rendimiento académico y el bienestar psicológico, es el aburrimiento incesante.

¿Debería ser más común saltarse grados?

Hasta ahora hemos establecido que la aceleración de grado a menudo tiene efectos positivos para los estudiantes de alto rendimiento, tanto académica como psicológicamente, y por lo tanto es una buena idea para esos estudiantes. Pero, ¿qué ocurre con los estudiantes que están por encima de la media pero no son los mejores de la clase? ¿Deberían ser acelerados también? En términos más generales, ¿es óptima la prevalencia actual de la aceleración de grado o sería mejor que hubiera más o menos?

Para responder a esta pregunta, podemos recurrir a un fascinante informe publicado por la Universidad Johns Hopkins en 2016. El informe investiga qué porcentaje de estudiantes están rindiendo un año o más por encima del nivel del grado en varios grados. Los resultados son asombrosos. Según el informe, "entre el 15% y el 45% de los estudiantes entran en el aula de primaria tardía cada otoño ya rindiendo al menos un año por encima de lo esperado."

Es un margen amplio, sin duda, pero la cuestión está clara. Aproximadamente 1 de cada 3 alumnos -un tercio de la clase- ya está preparado para el grado siguiente cuando entra en clase al principio del año escolar. En comparación, sólo alrededor del 1% de los estudiantes se saltan grados en algún momento del grado.

Está claro que la aceleración de grado no se practica lo suficiente. Como resultado, innumerables estudiantes están sentados en las aulas todos los días, aburridos hasta la muerte, sin alcanzar su potencial.

"Es probable que Estados Unidos malgaste decenas de miles de millones de dólares cada año en esfuerzos por enseñar a los estudiantes contenidos que ya conocen", escriben los investigadores de Johns Hopkins. "Nuestros hallazgos sugieren que un gran número de estudiantes podrían beneficiarse de la aceleración de todo el grado o de una sola asignatura. De hecho, esto es coherente con la literatura, que ha documentado beneficios uniformemente positivos cuando la aceleración académica se implementa cuidadosamente."

Los investigadores anticipan una objeción: en lugar de acelerar a un estudiante, ¿por qué no tener una diferenciación instructiva y curricular para los estudiantes más brillantes? El problema, dicen, es que esto es prácticamente inviable debido a la amplia distribución de la capacidad de los estudiantes en cualquier clase.

"Aunque en teoría es una buena idea, la naturaleza de nuestro sistema, basado en la edad y centrado en el grado, impide que la diferenciación se aplique de forma coherente o eficaz", escriben. "La aceleración, ya sea a nivel de todo el grado o de una sola asignatura, minimiza la dificultad de ofrecer experiencias de aprendizaje diferenciadas, porque los estudiantes dentro de un aula dada son seleccionados para ser mucho más homogéneos en capacidad y conocimiento previo de lo que son en el sistema tradicional."

"Millones de estudiantes estadounidenses de K-12 están rindiendo por encima del nivel de su grado y no están siendo desafiados adecuadamente", concluyen los investigadores, "poniendo en riesgo su desarrollo intelectual y la futura prosperidad del país."

Muchos otros investigadores en este campo han ofrecido conclusiones similares.

"La literatura relativa a la aceleración radical apoya firmemente la adopción más amplia de esta intervención de gran éxito", señala un artículo de 2016.

Un libro de 2017 titulado Fundamentos de la educación de los superdotados se hace eco de estas observaciones. "El apoyo de la investigación a la aceleración académica como una intervención eficaz para los estudiantes con altas capacidades contrasta fuertemente con la implementación real de la aceleración en las escuelas", escriben los investigadores.

 

Tratar a los estudiantes como individuos

Si el salto de grado se generalizara, el sistema escolar podría tener un aspecto muy diferente. Incluso podría llegar a ser normal terminar en 9 o 10 años, con el grupo más brillante de la clase dirigiéndose a la universidad o al mundo laboral alrededor de los 16 años.

Es probable que a algunos se les erice el vello ante esta idea. "Los niños no son lo bastante maduros para incorporarse al mundo de los adultos a los 16 años", dirán. Pero la formulación de esta objeción pone de relieve el problema fundamental del actual paradigma educativo. Los "niños" no son una masa uniforme. Son individuos únicos con talentos, aptitudes y madurez muy diferentes. Claro que algunos niños no están preparados para graduarse a los 16 años, pero muchos sí lo están, y sólo les frenamos cuando insistimos en que vayan al mismo ritmo que los alumnos más lentos de la clase.

El enfoque de la educación basado en la edad, de un solo ritmo para todos, podría tener sentido si todos los niños de la misma edad fueran un colectivo uniforme, pero no lo son. Hay una inmensa variación entre los alumnos, y debemos tenerla en cuenta. No tiene ningún sentido imponer una estructura educativa rígida a un conjunto diverso de alumnos.

Si lo pensamos bien, la idea de que todos los estudiantes deban tardar 12 años en completar el plan de estudios estándar es completamente incongruente con todo lo que sabemos sobre la variabilidad de los estudiantes.

Hay otra implicación más, y más audaz. Normalizar el salto de grado es un gran primer paso hacia un enfoque educativo más adaptado, pero ¿y si fuéramos más allá? ¿Y si abandonáramos por completo el modelo de 12 años y, en su lugar, creáramos una serie de itinerarios educativos para los niños tan variados en ritmo y currículo como los intereses y aptitudes de los alumnos a los que sirven?

¿Es una locura? Desde luego, es un cambio radical con respecto al statu quo. Pero quizá lo que hace falta es un cambio radical.

Los investigadores del Johns Hopkins parecen pensar que sí.

"El actual sistema educativo K-12 ignora esencialmente las necesidades de aprendizaje de un enorme porcentaje de sus alumnos", escriben. "Sabiendo esto, dentro de 20 años es posible que miremos atrás y nos preguntemos por qué seguimos utilizando niveles de grado basados en la edad para organizar la educación K-12 durante tanto tiempo".

Las personas en la vanguardia de la investigación educativa están cuestionando el concepto mismo de aprendizaje basado en la edad.

Quizá sea hora de que nosotros también lo hagamos.

Más información:

Segregar a los alumnos por edades es una práctica terrible, por Daniel Lattier

La aceleración de grado beneficia a los alumnos y a los centros. ¿Por qué es tan poco frecuente? por James Devereaux

Este artículo ha sido adaptado de un número del boletín electrónico FEE Daily. Haga clic aquí para suscribirse y recibir noticias y análisis del mercado libre como éste en su bandeja de entrada todos los días de la semana.