China demuestra (una vez más) que los comunistas no respetan la vida

Como hemos visto una y otra vez a lo largo de la historia, cuando los derechos individuales se socavan, inevitablemente el grupo también se perjudica.

En los últimos días, el mundo ha visto con horror cómo los residentes de Shanghai son encerrados en sus casas por su gobierno. ¿Por qué? Las autoridades chinas persiguen un objetivo insensato e imposible: cero casos de COVID, a pesar de que el virus tiene una tasa de mortalidad inferior al 1% y de que existe una vacuna disponible.

Para imponer sus nuevos cierres, el régimen comunista ha recurrido a tácticas brutales. Los 25 millones de habitantes de la ciudad han sido encerrados en sus casas, mientras sus suministros de alimentos disminuyen y las medicinas se agotan. Se supone que su gobierno debe entregar estos artículos a los hogares de sus ciudadanos, pero, como es lógico, no lo hace de manera organizada ni oportuna.

Y la cosa no acaba ahí. CNN informa de que la gente no puede recibir atención médica, ni siquiera en caso de emergencia, si no tiene un resultado negativo en la prueba del COVID. Los niños con COVID-19 han sido apartados de sus familias. A los pacientes con enfermedades crónicas o quienes necesitan una intervención quirúrgica se les niega la atención por un tiempo indefinido. Y los vídeos muestran a las autoridades matando a las mascotas de las familias que se escapan a las calles.

Más de 30.000 médicos y 2.000 militares han sido enviados a la ciudad para hacer cumplir estas medidas y aunque no se conoce exactamente el alcance de esta "aplicación", no tiene buena pinta. El New York Times informa de que los residentes corean: "¡Queremos provisiones! No queremos morirnos de hambre".

CNN también informó de que "un comentario popular en la plataforma de las redes sociales china Weibo, altamente censurada, decía: "No nos mata el Covid, sino las medidas de control del Covid".

Por cierto, nada de esto está reduciendo los casos de Covid. La semana pasada se superaron los 20.000, un pico superior al registrado en Wuhan en 2020.

Las medidas draconianas que persigue el Partido Comunista Chino (PCC) y los trágicos resultados que estamos presenciando son un recordatorio de lo mortal que puede ser esta ideología autoritaria. De hecho, el comunismo ha matado a más personas y ha causado más sufrimiento que cualquier otra ideología en la historia. Y en China, los líderes del PCC están demostrando una vez más que la vida humana (o realmente, cualquier vida) nunca será valorada bajo un sistema comunista.

En sus breves 100 años, el comunismo ha sido responsable de más de 100 millones de muertes y ha arruinado la vida de muchos más. De hecho, el propio Mao Zedong mató a más ciudadanos suyos que Hitler o Stalin, con un recuento estimado de 45 millones de cadáveres. Como dijo Mao: "¡El comunismo no es amor! El comunismo es un martillo que usamos para destruir a nuestros enemigos".

El comunismo es una ideología opresiva y malvada que se basa en la fuerza brutal y la coerción. Sólo ha conseguido que todos los que están bajo sus garras sean pobres y miserables. Los actuales abusos de los derechos humanos que se producen en China son un importante recordatorio de lo importante que es tener un sistema que reconozca y proteja los derechos individuales.

Ayn Rand (1905-1982), la célebre escritora y filósofa, dijo en una ocasión: "No cometan el error de los ignorantes que piensan que un individualista es un hombre que dice: 'Haré lo que me plazca a costa de todos los demás'. Un individualista es un hombre que reconoce los derechos individuales inalienables del hombre, los suyos y los de los demás".

Rand, una niña de la Revolución Rusa, comprendió el valor de los derechos individuales mejor que la mayoría. A los 12 años, ella y su familia huyeron de San Petersburgo tras el levantamiento bolchevique cuando la tienda de su padre fue confiscada por los comunistas tras la Revolución de Octubre.

Todas las vidas tienen valor. El colectivismo nos pide que neguemos ese hecho y pretendamos que el bien del conjunto supera al del individuo. Pero esto es falso. Como hemos visto una y otra vez a lo largo de la historia, cuando se socavan los derechos individuales, el grupo se ve inevitablemente perjudicado también. Todos están menos favorecidos y todos sufren. Por el contrario, cuando se defiende el individualismo y se incentiva a las personas a servir a sus semejantes, como ocurre en el capitalismo, la sociedad en general también florece.