Caso de Kyle Rittenhouse pone a prueba el sistema judicial estadounidense

Si esto es lo que hacen en un caso de alto perfil, imagínate lo que pasa cuando tienen un pobre acusado con un defensor público que está haciendo malabares con cientos de casos.

Un jurado de Wisconsin llegó a un veredicto en el juicio de Kyle Rittenhouse, declarando al adolescente no culpable de todos los cargos, incluyendo los de homicidio. 

A Estados Unidos no hay nada que le guste más que un juicio penal escandaloso. Y este año, el pueblo está recibiendo dos: El de Rittenhouse y el de los acusados Travis McMichael, Gregory McMichael y William "Roddie" Bryan (los hombres acusados de asesinar a Ahmaud Arbery).

Ambos juicios ya han sido noticia, pero el de Rittenhouse fue el primero y ha dominado el ciclo de noticias en las últimas semanas.

Se puede decir que la mayoría de los estadounidenses tenían una opinión formada sobre las acciones de Kyle incluso antes de que comenzara el juicio y esas opiniones estaban divididas en líneas políticas.

Los progresistas se inclinaban a creer la narrativa de los medios de comunicación, que era que Kyle cruzó ilegalmente las fronteras estatales con un arma en busca de problemas en medio de las protestas de Black Lives Matter en Kenosha, Wisconsin, el año pasado. Sostuvieron que actuaba como vigilante y que disparó a tres personas (matando a dos) en el proceso. Ciertamente, es culpable. Tal vez incluso un supremacista blanco, aunque vale la pena señalar que las personas a las que disparó eran todas blancas. (No puedo explicar su narrativa, sólo informarla).

Los conservadores vieron un escenario totalmente diferente: un joven que estaba decidido a defender a su comunidad cuando ésta se vio desbordada por alborotadores violentos y que sólo disparó en defensa propia. También han señalado que uno de los hombres a los que disparó era un delincuente violento convicto que le perseguía en ese momento.

He trabajado durante años en el sistema de justicia penal y aprendí muy pronto que es prudente morderse la lengua y reservarse el juicio hasta que se presenten todos los detalles del caso. Esa fue la posición más prudente una vez más, ya que el juicio de Rittenhouse ha sido un paseo salvaje con gran parte de la narrativa original siendo desacreditada en el camino.

A lo largo de las dos últimas semanas, el juicio se convirtió en una especie de circo. El fiscal, el ayudante del fiscal del distrito Thomas Binger, actuó a veces de forma errática y desesperada, convirtiéndose con frecuencia en memes y videos virales que se difundieron por Internet mostrando sus payasadas en la sala.

Fue fotografiado apuntando con una pistola a los miembros del jurado con el dedo en el gatillo. (Esto, por supuesto, rompe las dos reglas básicas para sostener un arma: nunca apuntar a nadie si no se está disparando y mantener el dedo fuera del gatillo a menos que se tenga la intención de disparar. (Irónico para un juicio que giraba tanto en torno a los derechos de las armas y el uso imprudente de las mismas).

Binger también hizo varias declaraciones ridículas. Le dijo a Rittenhouse: "Pierdes el derecho a la autodefensa cuando eres tú quien lleva el arma". (Y Binger trató de restarle importancia al peligro que corría Rittenhouse esa noche mientras era perseguido por un hombre al que finalmente mató, Joseph Rosenbaum, afirmando: "Oh, déjeme contarle todas las cosas horribles que hizo Joseph Rosenbaum. Volcó un baño portátil en el que no había nadie. Colocó una cadena. Encendió un contenedor de basura. Oh, y dijo algunas malas palabras. Dijo la palabra N----".

...eso no describe exactamente a Rosenbaum como no amenazante.

También salió a la luz durante el transcurso del testimonio de los testigos que el tercer hombre al que Kyle disparó (que no fue asesinado) estaba de hecho apuntando con un arma a Rittenhouse cuando el joven de 17 años abrió fuego. En definitiva, la fiscalía no hizo nada para demostrar que Kyle fue más allá que en defensa propia.

Por último, el fiscal cometió una falta de ética en la acusación: intentó introducir una pregunta con información que el juez había prohibido e interrogó al acusado sobre su elección (protegida por la Constitución) de guardar silencio antes del juicio. Esto llevó al juez a expulsar al jurado de la sala para reprender al fiscal.

Por una buena razón. La mala conducta del fiscal es uno de los problemas más frecuentes en nuestro sistema judicial y ha sido responsable de al menos el 18 por ciento de las condenas erróneas, según el Innocence Project. Pero, gracias a la inmunidad calificada, rara vez se castiga. Y, gracias a la estrecha relación entre jueces y fiscales (muchos jueces fueron fiscales), los jueces a menudo no denuncian la mala conducta de los fiscales cuando se produce. En este caso, el fiscal podría haber provocado la anulación del juicio con sus acciones.

Y el fiscal no es el único actor que ha actuado de forma deshonesta en este proceso. También se han revelado otras argucias gubernamentales en el proceso. Por ejemplo, las imágenes tomadas por el FBI de la noche en cuestión supuestamente se "perdieron" y, por lo tanto, nunca se entregaron a la defensa durante meses antes de que se celebrara el juicio. Qué conveniente.

La humillación de los fiscales del gobierno ha sido exhaustiva, y ha dejado a la mayoría de los estadounidenses maravillados de cómo un caso tan deficiente llegó a avanzar. Algunos han admitido que los hechos del caso no eran lo que se les hizo creer, incluyendo a Ana Kasparian de The Young Turks.

Por su parte, la administración Biden ha esquivado las preguntas sobre las afirmaciones del presidente de que Kyle era un supremacista blanco.

Nada nuevo bajo el sol

Para los que hemos trabajado en el sistema de justicia del país (al que muchos prefieren referirse como sistema legal, ya que no es justo), este caso, aunque es un circo risible, es en realidad un día más en nuestros tribunales.

En primer lugar, es raro que un caso llegue a juicio, lo que puede ser una de las razones por las que el abogado del gobierno estaba tan oxidado. Se estima que el 95% de los casos se declaran en nuestro sistema. Esto significa que el gobierno rara vez tiene que probar su caso, y significa que pueden perseguir, perdón, quiero decir, procesar a mucha más gente de la que podrían si realmente se comportaran constitucionalmente.

Incluso cuando los acusados tienen el dinero y la fuerza de voluntad para insistir en su derecho a un juicio con jurado, normalmente se encuentran con la pena del juicio. Esto se refiere al hecho de que los acusados reciben sentencias mucho más duras cuando van a juicio, en gran parte gracias al hecho de que los fiscales les lanzan cargos más serios cuando no quieran seguir el proceso.

Además, todos los elementos de corrupción que estaban presentes en el juicio de Kyle se encuentran comúnmente en los de muchos otros. Los fiscales cometen mala conducta con impunidad. El gobierno suele ocultar pruebas a la defensa (lo que se conoce como una violación de Brady), y la mayoría de los defensores públicos están demasiado sobrecargados de casos como para saberlo.

Como ocurrió en este caso, los medios de comunicación casi siempre presentan una narrativa unilateral de los casos, normalmente actuando como portavoz de la policía y los fiscales. Y esta narrativa puede tener serias implicaciones en los veredictos, así como en la percepción que el público tiene de nuestro sistema.

En definitiva, el gobierno encarcela a miles de personas inocentes como resultado final de este tipo de acciones.

El caso Rittenhouse debería hacer reflexionar a todos los estadounidenses sobre la autoridad y el poder que poseen los fiscales. Si esto es lo que hacen en un caso de alto perfil, imagínense lo que sucede cuando tienen un pobre acusado con un defensor público que está haciendo malabares con cientos de casos.

Es hora de poner el sistema judicial a prueba

La mayoría está familiarizada con la noción de que es mejor dejar libres a 100 culpables que dejar que un inocente perezca. Este pilar fue uno sobre el que supuestamente se construyó nuestro sistema y proviene de la obra del jurista inglés William Blackstone.

Desgraciadamente, nuestros fundadores no hicieron un trabajo lo suficientemente bueno para restringir el poder del gobierno en nuestro sistema y proteger los derechos del acusado para asegurar que estuviéramos a la altura de esta norma. De hecho, hemos luchado constantemente para hacer realidad incluso nuestra Carta de Derechos básica, con derechos esenciales -como el de un abogado- que ni siquiera fueron reconocidos hasta 1963.

Los votantes no han mejorado esta situación otorgando habitualmente una confianza inmerecida a la policía, los fiscales y los jueces. Y como resultado, ahora tenemos decenas de miles de personas inocentes en nuestras cárceles, prisiones y en los corredores de la pena de muerte.

No se puede afirmar que se cree en un gobierno limitado y seguir apoyando este sistema o a sus actores. Y no se puede esperar lograr las reformas sistémicas a gran escala que necesitamos para frenar la autoridad del gobierno si sólo nos preocupamos por estas injusticias cuando el acusado se ajusta a nuestro perfil político.

Después de ver lo que ocurrió en el caso Rittenhouse, podemos esperar que los estadounidenses se lleven las lecciones que han aprendido aquí al próximo juicio de los hombres acusados de asesinar a Ahmaud Arbery, que ya está plagado de su propia mala conducta fiscal desde el principio.

Hasta que no nos pongamos de acuerdo y exijamos reformas en nuestro sistema, seguiremos viendo cómo se cometen este tipo de injusticias una y otra vez y, por desgracia, la mayoría de las veces, la gran mayoría del país ni siquiera lo verá.