Biden insinúa que planea "cancelar" la deuda estudiantil. Por qué quienes tengan deudas estudiantiles deberían estar en contra de la medida

Aparte de lo ético, también hay una razón práctica por la cual los titulares de la deuda estudiantil deben oponerse a la cancelación de la deuda.

La conversación en torno a la cancelación de la deuda estudiantil lleva años. Sus defensores afirman que ayudará a las personas con problemas económicos, especialmente a los jóvenes. Los críticos dicen que supone una carga injusta para los contribuyentes por algo que nunca firmaron. Hasta ahora, las estrellas políticas no se han alineado para hacer realidad la "cancelación" de la deuda estudiantil. Pero a partir de esta semana, hay señales de que las cosas pueden estar a punto de cambiar.

El miércoles, el diputado Tony Cárdenas (demócrata de California) relató una discusión que tuvo con el presidente Biden el lunes. Al principio, le pidió al Presidente que extendiera la moratoria sobre los pagos de la deuda estudiantil, que está previsto que expire el 31 de agosto. "Inmediatamente sonrió y dijo: "Ya la prorrogué en el pasado y te va a gustar lo que haga a continuación", dijo Cárdenas. "Así que le dije: 'Vale, maravilloso. Siguiente pregunta'".

Cárdenas dijo que entonces preguntó sobre la condonación de al menos 10.000 dólares de deuda para cada estudiante, algo que los líderes demócratas le llevan tiempo pidiendo a Biden. "'Sí, estoy explorando hacer algo en ese frente'", fue la respuesta de Biden según Cárdenas. "Y también sonrió y dijo: Te va a gustar lo que hago respecto a eso también", continuó Cárdenas.

Aunque no sabemos exactamente cuáles son las intenciones de Biden, está claro que está considerando fuertemente una cierta cancelación de la deuda estudiantil, una política que tendría un impacto masivo en los 43 millones de titulares de deuda estudiantil de la nación. Pero si bien esto puede ser una buena noticia para muchos, es importante recordar que esto es probablemente mucho más política que compasión.

Sencillamente, Biden quiere quedar bien con los votantes, especialmente cuando se acercan las elecciones y prometer la cancelación de cierta cantidad de su deuda es una buena manera de hacerlo. El senador Mitt Romney llegó a calificar esto como soborno de votos, lo cual es honestamente una descripción bastante acertada. Basta con decir que sería ingenuo pensar que los demócratas están considerando esto puramente por la preocupación que tienen en el bienestar de los titulares de la deuda estudiantil.

El problema es que "perdonar" la deuda no hace que desaparezca, sino que sólo desplaza la carga. Estos "préstamos" se convierten efectivamente en subvenciones, y los contribuyentes se quedan pagando la factura. Este es un ejemplo clásico de beneficios concentrados y costos dispersos. Los ganadores, que son un grupo relativamente pequeño, obtienen un beneficio muy visible. Pero los perdedores, que son un grupo relativamente grande, sufren un costo muy invisible en forma de mayores impuestos.

El economista francés del siglo XIX Frédéric Bastiat llamó a este tipo de práctica saqueo legal. Mientras que la ley se supone que debe defender y proteger los derechos de propiedad, dice, a menudo se convierte en un arma para violar los derechos de propiedad.

"¿Pero cómo se identifica este saqueo legal?" se pregunta Basiat en su libro "La Ley". "Muy sencillo. Vea si la ley le quita a algunas personas lo que les pertenece, y se lo da a otras personas a las que no les pertenece. Vea si la ley beneficia a un ciudadano a costa de otro haciendo lo que el propio ciudadano no puede hacer sin cometer un delito".

En pocas palabras, cancelar la deuda estudiantil equivale a robarle a Pedro para pagarle a Pablo. Es dar a un grupo una limosna inmerecida quitándole a la fuerza el dinero a otro grupo.

Pero, dejando de lado la ética, también hay una razón práctica por la cual las personas que se benefician de esta medida deberían estar en contra. Sin duda, obtienen una ganancia inesperada a corto plazo. Pero a largo plazo, probablemente serán perdedores netos.

Esto se debe a que el saqueo legal por parte de un grupo de interés tiende a engendrar el saqueo legal por parte de otros grupos de interés, bajo la lógica de que, como dijo Bastiat, "ya que todos los demás utilizan la ley para su propio beneficio, también nos gustaría utilizar la ley para nuestro propio beneficio". Esto conduce a lo que él llamó "saqueo legal universal", una "guerra de todos contra todos" económica en la que los saqueadores se convierten inevitablemente en los saqueados.

Si se aprueba una política como la cancelación de la deuda estudiantil, sentará un fuerte precedente. Pronto, no serán sólo los estudiantes los que clamen por la condonación de la deuda. Todos los grupos de intereses especiales bajo el sol verán una oportunidad de beneficiarse a costa del contribuyente. "Si los estudiantes pueden obtener una rebaja", dirán, "¿por qué nosotros no?".

Como resultado, los esquemas de condonación de deudas como éste serán cada vez más comunes. Al avanzar en la condonación de la deuda estudiantil, sólo estamos avanzando hacia un mundo en el que todo es una partida de ajedrez político, en el que los contribuyentes a los impuestos son cada vez más sacados para comprar los votos de los grupos de intereses especiales. Por supuesto, nunca se llamará así. Siempre se hará en nombre del bienestar. Pero eso es lo que será.

El problema es que un día usted será el contribuyente federal y otro será el beneficiario de sus impuestos. Puede que hoy formes parte del grupo de interés especial favorecido, pero ¿realmente crees que siempre estarás en esa pequeña minoría de ganadores?

Recuerda que estos planes se basan en la concentración de beneficios y en la dispersión de los costos. Hay un pequeño grupo de personas que se beneficia y la gran mayoría sale perdiendo. Así que si acabamos con un sistema como éste, en el que el dinero de los contribuyentes se utiliza regularmente para ayudar a intereses especiales, es mucho más probable que a lo largo de tu vida seas un pagador neto que un beneficiario neto. Puede que ganes a corto plazo, pero perderás a largo plazo.

Teniendo en cuenta esta realidad, es de tu propio interés oponerse a este tipo de medidas, incluso si puedes ganar a corto plazo. Puede ser conveniente impulsar la condonación de la deuda estudiantil, pero es apuntarse a un juego en el que muy probablemente perderás.

Bastiat dijo una vez que "el gobierno es esa gran ficción por la que todos intentan vivir a costa de los demás". Lo que ocurre en la práctica, por supuesto, es que una pequeña minoría vive a costa de todos los demás. Y yo no apostaría por ser uno de los pocos afortunados.

Este artículo ha sido adaptado de un número del boletín electrónico FEE Daily. Haz clic aquí para suscribirte y recibir noticias y análisis sobre el mercado libre como ésta en tu bandeja de entrada todos los días de la semana.