VOLER A ARTÍCULOS
miércoles, mayo 18, 2022

Biden acaba de empeorar la crisis del gas

En lugar de abrir la cadena de suministro, la Administración Biden sigue restringiéndola de numerosas maneras: guerras delegadas en Rusia, guerras comerciales y ahora la cancelación de los arrendamientos que nos permitirían desarrollar nuestros propios recursos.

Joe Biden (48554137807).jpg

Los estadounidenses ya están luchando bajo el peso de una inflación agobiante, desde los precios desorbitados de la gasolina hasta las exorbitantes facturas de la comida. Y aunque pocos estadounidenses pensaban que la Administración Biden tenía un plan para combatir estas cosas -especialmente teniendo en cuenta el hecho de que sus problemas de gasto y regulación los crearon directamente-, apuesto a que la mayoría de los estadounidenses tampoco pensaban que el Presidente tomaría medidas obvias para empeorar inmediatamente las cosas.

Sin embargo, eso es lo que ha hecho esta semana, cancelando en plena noche uno de los arrendamientos de petróleo y gas más importantes de los que dispone el país. Esta acción detendrá la posibilidad de perforar en búsqueda de petróleo en más de un millón de acres en la ensenada de Cook, en Alaska, lo que supone una pérdida devastadora para quienes intentan aumentar el suministro de petróleo en el país.

Un alto funcionario del Instituto Americano del Petróleo, la mayor asociación comercial de petróleo y gas del país, calificó la cancelación del contrato de arrendamiento de Cook Inlet como “otro ejemplo de la falta de compromiso de la administración con el desarrollo del petróleo y el gas en los Estados Unidos”.

Según The Hill, “la cancelación de la venta estaría en consonancia con las promesas políticas que el presidente Joe Biden hizo en nombre de la detención del calentamiento global”.

La Administración Biden no sólo cortó este contrato de arrendamiento, sino que también detuvo otros dos contratos de arrendamiento pendientes en el Golfo de México alegando que había “sentencias judiciales contradictorias que afectaban al trabajo en estas propuestas de venta de arrendamiento”.

Este es un problema de Economía básica 101. Los altos precios demuestran claramente que el país necesita más petróleo y gas. Pero en lugar de abrir la cadena de suministro, la Administración Biden sigue restringiéndola de numerosas maneras: delegadas guerras en Rusia, guerras comerciales y ahora la cancelación de arrendamientos que nos permitirían desarrollar nuestros propios recursos.

¿Por qué lo hacen? Nadie puede decirlo con certeza, pero la Teoría de la Elección Pública sugeriría que Biden y compañía se preocupan más por sus objetivos políticos y por mantener contentos a sus grupos de interés especiales (en este caso, los grupos de presión del clima) que por las vidas que gobiernan sus medidas.

Y no nos equivoquemos, los altos precios de la gasolina no son un problema menor, como algunos elitistas de la izquierda intentan afirmar.

Detrás de la subida de los precios de la gasolina hay madres que no pueden ir a su segundo trabajo, padres que tienen que elegir entre el transporte y la comida para sus hijos, mujeres atrapadas en situaciones inseguras con parejas abusivas… podría seguir con la lista.

La cuestión es que en las políticas públicas siempre hay compensaciones, algo que muchos progresistas parecen negarse a reconocer.

¿Queremos cuidar la tierra y preservar nuestros recursos? Por supuesto. Cualquier buen capitalista debería preocuparse por la escasez y por preservar esas cosas. Pero tenemos que equilibrar ese objetivo con las vidas reales que pueden verse perjudicadas si vamos demasiado lejos en una u otra dirección. Como dijo el economista Thomas Sowell, “no hay soluciones, sólo hay compensaciones”.

Así que, en lugar de atacar ciegamente el desarrollo de los combustibles fósiles, tenemos que buscar políticas que ayuden a equilibrar ambos objetivos: el deseo de preservar la tierra y sus recursos y el deseo de hacer que los bienes y servicios sean baratos y de fácil acceso para que más personas puedan salir de la pobreza y disfrutar de un nivel de vida más alto.

En lo que respecta al medio ambiente, hay políticas de libre mercado que pueden aplicarse al mismo tiempo que se garantiza que seguimos teniendo los suministros necesarios para satisfacer las necesidades básicas de los seres humanos que ya existen. Por ejemplo, los científicos ya están encontrando formas de extraer el CO2 de la atmósfera y convertirlo en productos valiosos como los nanotubos de carbono o incluso volver a convertirlo en carbón. Y el mercado está proporcionando rápidamente autos y aviones más eficientes en cuanto a combustible. Dondequiera que miremos podemos encontrar formas en las que el mercado ya está proporcionando mejores soluciones al cambio climático.

Mientras tanto, los gobiernos siguen siendo los mayores contaminantes.

La Administración de Biden está dispuesta a arrojar a los ciudadanos debajo del autobús para poder alcanzar una falsa utopía de emisiones netas cero. Pero la realidad es que no hace falta que la gasolina cueste 5 dólares por galón para salvar el planeta.




  • Hannah Cox is the former Content Manager and Brand Ambassador for the Foundation for Economic Education.