VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, febrero 19, 2023

Al capitalismo no le importan las mujeres, pero las libera

El advenimiento del ama de casa moderna


“Vuestra actitud capitalista hacia las mujeres”, dijo el primer ministro soviético, “no se da bajo el comunismo”.

El capitalismo no creó la división sexual del trabajo; comenzó el proceso de eliminarla.

Nikita Jruschov se dirigía al vicepresidente Richard Nixon durante la jornada inaugural de la Exposición Nacional Americana de 1959 en Moscú. Nixon estaba allí para representar no sólo al gobierno estadounidense, sino también a General Mills, Whirlpool y General Electric; para representar, en otras palabras, lo que ambos hombres entendían como la esencia del capitalismo.

¿Qué provocó la reprimenda de Jruschov?

“En Estados Unidos”, había anunciado Nixon mientras las portavoces mostraban las últimas comodidades para la cocina, “nos gusta hacer la vida más fácil a las mujeres”.

Según Bee Wilson, que cuenta la historia de lo que llegó a conocerse como los Debates de Cocina en su libro Considera al Tenedor, el máximo comunista estaba “insinuando que, en lugar de hacer la vida más fácil, estas máquinas sólo confirmaban la opinión estadounidense de que la vocación de las mujeres era ser amas de casa.”

“Y tal vez”, añade Wilson entre paréntesis, “tenía parte de razón en esto”.

El Oriente se encuentra con el Occidente

Hay algo convincente en la historia de los Debates de Cocina. En lugar de las abstracciones de la economía y la ética, de la lucha por el poder y la teoría política, tenemos a dos hombres que encarnan Oriente y Occidente, comunismo y capitalismo a mediados del siglo XX. En “Cómo el helado ganó la Guerra Fría” (Freeman, otoño de 2015), aproveché el acontecimiento para explorar la importancia del lujo para el desarrollo económico. Pero emplear esta escena para encapsular el choque de estos dos sistemas económicos tiene más de una cosa profundamente engañosa.

Por un lado, si bien puede haber algo de justicia en hacer que Jruschov personifique el comunismo, hay algo terriblemente erróneo en dejar que Nixon represente la libre empresa.

Nixon nunca fue procapitalista. Era anticomunista. Se hizo famoso buscando infiltrados comunistas en el gobierno. Cuando más tarde ocupó el primer puesto en la Casa Blanca, Nixon aumentó la regulación federal de la industria, acabó con el último vestigio del patrón oro e impuso controles salariales y de precios a una economía ya en crisis. En su política exterior, el presidente Nixon apoyó a pequeños dictadores de todo el mundo que eran cualquier cosa menos amigos de la libertad en el mercado, siempre y cuando también se opusieran a la amenaza roja de la que hablaba Jruschov.

El sistema que Nixon suscribió a lo largo de su carrera política tenía más en común con el corporativismo de Mussolini que con la mano invisible de Adam Smith.

¿Quién habla en nombre de la libre empresa?

Pero hay un problema más fundamental. Incluso si Nixon hubiera sido un auténtico partidario del libre mercado, el sistema económico del comercio competitivo no puede tener un portavoz. El comunismo es fundamentalmente centralizado, ya esté dirigido por un pequeño comité central o por un único líder. El capitalismo, por el contrario, está radicalmente descentralizado. Ningún comité puede dirigir una economía sana. Ninguna persona puede dirigir el espectáculo. Y cuanto más intente hacerlo alguien, menos puede calificarse de capitalista el sistema económico.

Cuando Nixon dijo a Jruschov: “Nos gusta hacer la vida más fácil a las mujeres”, estaba dando a entender que las últimas comodidades de la cocina eran el resultado de la benevolencia, como si los empresarios de éxito -o peor aún, los políticos- estuvieran dirigiendo los recursos del mercado hacia un objetivo social concreto: mayor ocio para las amas de casa estadounidenses. Y cuando Jruschov replicó acusando al capitalismo de tener una agenda sexista, estaba incurriendo en la misma falacia: la idea de que el capitalismo está dirigido por los capitalistas.

No importa si los empresarios son benévolos o condescendientes, progresistas o reaccionarios; en una economía libre y competitiva, el empresario de éxito maximiza los beneficios mediante un intercambio mutuamente beneficioso, anticipándose a los productos y servicios que los clientes estarán más dispuestos a pagar.

El economista John C. Goodman, escribiendo en un contexto diferente, lo expresa muy bien:

El mercado combina de forma única el altruismo y el interés propio. Tomemos el ejemplo de Bill Gates, pionero de la revolución de los ordenadores personales. Al facilitar el acceso a los usuarios de ordenadores de todo el mundo, se convirtió en el hombre más rico del mundo, y ahora está regalando toda su riqueza. ¿Estaba motivado por el egoísmo? ¿O intentaba, de forma altruista, crear el mayor bien para el mayor número de personas? La belleza del mercado es que la motivación de Gates no importa. Se obtiene prácticamente el mismo resultado de cualquier manera. (Independent.org, “Capitalismo, socialismo y el Papa“)

Liberar a las mujeres

Sin embargo, Nixon no estaba del todo equivocado. El capitalismo hizo la vida más fácil a las mujeres. También facilitó la vida a los hombres, pero como ha señalado el historiador Stephen Davies, “las mujeres tienen motivos especiales para estar agradecidas por encima y más allá de las ganancias en bienestar material que comparten con los hombres”.

Las tradiciones más individualistas del feminismo abrazaron el capitalismo.

Esto era cierto incluso antes de la llegada de la tecnología de consumo que Nixon exhibía en Moscú. Después de la Revolución Industrial, Davies escribe, por primera vez,

las mujeres podían obtener ingresos independientes y mantenerse a sí mismas, algo que era prácticamente (además de legalmente) difícil en la sociedad tradicional. Esto significaba que no casarse, sino ser independiente, ya no era un desastre total ni equivalía a una sentencia de muerte.

Para los que se casaban, prosigue,

el capitalismo moderno produjo una serie de dispositivos e innovaciones que liberaron físicamente a las mujeres de las exigencias y limitaciones del trabajo doméstico. Por poner un ejemplo, la lavadora moderna liberó a las mujeres de la necesidad de pasar uno o a menudo dos días enteros de cada semana haciendo la colada. Otros electrodomésticos tuvieron efectos similares. (“La fuerza que liberó a las mujeres“, FEE.org)

Desde nuestra perspectiva en el siglo XXI, podemos cuestionar la suposición de que la lavandería debe ser un trabajo de mujeres, pero el capitalismo no creó la división sexual del trabajo; comenzó el proceso de eliminarla.

Lo hizo primero haciendo que el trabajo fuera menos oneroso, luego haciendo que la independencia fuera una opción más realista y, finalmente, creando un mundo en el que los individuos pueden permitirse rechazar las cargas de la tradición e intentar persuadir a otros para que se unan a ellos en ese rechazo. Si el feminismo trata de la liberación de la mujer de milenios de opresión, entonces el capitalismo es el patrocinador, no el enemigo, del feminismo.

Por eso, afirma Davies, casi todas las primeras feministas “eran ardientes liberales del laissez-faire y partidarias de la industria capitalista. Eran muy conscientes de la conexión entre la autonomía y la libertad de elección que defendían para las mujeres y las transformaciones económicas que habían hecho posible la libertad como realidad vivida.”

Pobre ama de casa

Jruschov insinuó que el ama de casa moderna era una creación del capitalismo, y tenía razón. Insinuó además que la prevalencia de las amas de casa en los Estados Unidos de los años cincuenta era una mancha en el sistema de mercado, y muchas mujeres occidentales desde los años sesenta se han inclinado a darle la razón.

Puede que la reputación de las amas de casa nunca se recupere de un libro publicado pocos años después de los Debates de Cocina: La mística femenina de Betty Friedan, en el que Friedan hablaba de “el problema que no tiene nombre”.

“En pocas palabras”, escribe la feminista libertaria Wendy McElroy, Friedan creía que

la domesticidad negaba a las amas de casa su humanidad y su potencial, haciéndolas sufrir tanto física como mentalmente. Friedan describió la típica familia de los 50 como un “cómodo campo de concentración”. Al igual que los internos del campo, las amas de casa suburbanas se habían adaptado psicológicamente y se habían vuelto “dependientes, pasivas, infantiles” y vivían a un “nivel humano inferior”. (“Feminismo individualista: la tradición perdida“, FEE.org)

La llegada del ama de casa moderna fue el resultado de una mayor riqueza y ocio, al igual que la creciente libertad de las mujeres para aceptar o rechazar ese papel.

Después de que La mística femenina se convirtiera en piedra angular del feminismo de la segunda ola, Friedan, cofundadora de la Organización Nacional de Mujeres (NOW) en 1966, restó importancia a su anterior activismo político: “había sido una acérrima activista política de la izquierda comunista durante décadas”, según McElroy, y probablemente no quería que el movimiento conocido entonces como “liberación de la mujer” se asociara en el imaginario popular con el socialismo radical. Pero esa conexión no era infundada.

Abajo el patriarcado capitalista

Como señalan Davies y McElroy, las tradiciones más individualistas del feminismo abrazaron el capitalismo. Y, sin embargo, la corriente principal del feminismo moderno se ha inspirado en gran medida en la teoría socialista.

En el siglo XIX, escribe McElroy, “las dos tradiciones básicas del feminismo que cuestionaban fundamentalmente el sistema político eran el feminismo socialista, del que bebe el feminismo radical contemporáneo, y el feminismo individualista, que a veces se denomina feminismo libertario”.

El lenguaje de las dos tradiciones puede parecer similar, empleando las mismas palabras y nombrando los mismos objetivos, pero “los conceptos clave del feminismo dentro del individualismo -como igualdad, justicia y clase- tienen tan poca relación con los conceptos tal y como los utilizan los socialistas que las definiciones a menudo entran en conflicto.” Por ejemplo, el “enfoque socialista de la justicia está orientado a fines y se define en términos de una condición social específica”, incluida la igualdad económica.

Cuando Nixon reconoció que las comodidades de la cocina suponían un beneficio inmediato mayor para las mujeres que para los hombres, esa distinción era, desde la perspectiva socialista, no sólo una aceptación de las diferencias entre los hombres y las mujeres estadounidenses contemporáneos; era una aceptación de la desigualdad en el sentido socialista de injusticia.

Por el contrario, las feministas libertarias consideran que la justicia es la ausencia de coacción. “Todo lo que es voluntario es ‘justo'”, resume McElroy, “o, al menos, es lo más parecido a la justicia que puede haber fuera de la utopía”.

En la medida, pues, en que las mujeres tienen opciones legítimas distintas de ser amas de casa, la elección de quedarse en casa y ocuparse del hogar es producto tanto de la libertad como de la justicia.

Hacer el cambio

Podríamos argumentar que una combinación de leyes y cultura limitaba las opciones de las mujeres en la década de 1950, que la prevalencia de las amas de casa representaba una injusticia porque era el resultado de la falta de verdadera libertad de las mujeres. Como ya hemos señalado en el caso de Nixon, los responsables del gobierno estadounidense no eran paladines de la libertad individual. Tenían una visión particular de cómo debían funcionar las cosas, y utilizaron la autoridad coercitiva del Estado para intentar que así fuera.

Pero fue el capitalismo el que socavó su visión. Nixon celebró que los últimos electrodomésticos hicieran la vida más fácil a las mujeres estadounidenses, pero esos lavavajillas y frigoríficos de lujo tenían un efecto a más largo plazo menos evidente: al reducir la carga del trabajo doméstico, abrían un mundo de opciones que a los hombres en el poder quizá no les hiciera tanta gracia.

El ocio no es sólo la ausencia de trabajo; es la libertad de buscar un trabajo más gratificante.

“Es innegablemente cierto”, escribe McElroy, “que La mística femenina habló a muchas mujeres cuyas vidas cambiaron como resultado de leer el libro. Para ellas, ser ama de casa era una negación de su potencial como seres humanos, y descubrieron el valor de tender la mano para hacer una elección diferente.” Pero, lo entendieran o no, fue la riqueza de la economía de mercado lo que les permitió resistirse a la tradición y explorar otras carreras, aun cuando la cultura en general no lo aprobara.

En otras palabras, el capitalismo no es lo mismo que la cultura occidental. Equipararlos es pasar por alto la lucha constante entre ambos. El mercado socava las tradiciones poniendo a prueba su valor frente a acuerdos sociales más fluidos. Las costumbres que dependen de una condición histórica concreta saldrán perdiendo, porque, a medida que crece la economía, cambian las reglas.

El capitalismo no es la resistencia a esos cambios. Es su catalizador.

Beneficio y progreso

La era del ama de casa de los suburbios marcó una transición en la historia occidental. Las mujeres siempre habían sido responsables de la gestión de sus hogares. Esto era cierto en todo el mundo y en todos los sistemas políticos y económicos. La llegada del ama de casa moderna fue el resultado de una mayor riqueza y ocio, así como de la creciente libertad de la mujer para aceptar o rechazar ese papel, mucho antes de los años cincuenta.

El ocio no es sólo la ausencia de trabajo; es la libertad de buscar un trabajo más gratificante.

Jruschov retrató a Nixon como el reaccionario cultural, “y quizás”, como comenta Wilson, “tenía parte de razón en esto”.

Puede que el político estadounidense fuera condescendiente con las mujeres. También pueden haberlo sido los capitalistas individuales cuyos productos se exhibían en la exposición de Nixon. Pero el sistema económico que produjo esos bienes funciona con o sin actitudes regresivas, y en 1959 había producido un nivel de riqueza y libertad sin precedentes para todos, y en particular para las mujeres.

Si, más de medio siglo después, podemos mirar hacia atrás y objetar las sutilezas de lo que entonces se presentaba como progreso, es sólo porque el comercio y la empresa siguen ofreciéndonos -tanto a hombres como a mujeres- cada vez más opciones para perseguir nuestra propia liberación.

Publicado originalmente el 7 de junio de 2016.