VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, octubre 16, 2021

Yo, la tasa de interés

Los tipos de interés simplemente reflejan la verdad; y es un día muy triste cuando decir la verdad fomenta tanta mala voluntad.


A menudo se dice: “No mates al mensajero”, pero eso es precisamente lo que todos parecen querer hacer en mi caso. No sé por qué, porque las noticias que traigo no son ni buenas ni malas. Es simplemente la verdad; y es un día muy triste cuando decir la verdad puede fomentar tanta mala voluntad. Hay quienes llegan a declarar que mi propia existencia es malvada simplemente por proporcionar información que la gente utiliza para participar en un tipo específico de intercambio voluntario que, aunque es de inmenso beneficio para la sociedad, ha adquirido de alguna manera una reputación desagradable.

Como habrán supuesto, soy la tasa de interés, la diferencia de precio entre los bienes presentes y los futuros. Ahora bien, muchos economistas me identifican erróneamente sólo como el precio del dinero prestado a lo largo del tiempo, pero ése es sólo uno de los muchos mensajes que transporto. También represento la diferencia de precios en las distintas etapas de la producción, en las que los capitalistas compran bienes presentes en forma de factores de producción con la esperanza de vender lo producido por esos factores a un precio superior al que gastaron. Yo también soy esta diferencia de precios.

Nadie más que yo puede reunir la información que recojo, pues mi mensaje está determinado por miles de millones de transacciones individuales que ocurren simultáneamente en toda la economía. Tengo en cuenta los calendarios individuales de oferta y demanda de cientos de millones, a veces miles de millones, de consumidores y productores individuales, junto con la incertidumbre que conlleva cada transacción temporal, para determinar los niveles de precios actuales de las transacciones que implican tiempo en un momento dado.

En el caso de los prestatarios individuales, la incertidumbre que mencioné incluye el comportamiento previo de ese prestatario, que generalmente se llama “calificación crediticia”.

La calumnia de la usura

Aunque es sólo uno de los muchos precios que pongo a disposición del mercado, se presta una atención desmesurada al precio de los préstamos. Esto se debe probablemente a dos razones. Una, como he dicho, es que la mayoría de la gente cree erróneamente que es la única información que imparto. Dos, la gente parece estar pidiendo prestado mucho más que antes en la historia por razones que explicaré en breve. En consecuencia, es en relación con el precio del dinero prestado donde más se me calumnia y se abusa de él.

Debido a que este precio del préstamo es superior a cero, hay quienes consideran que mi sola existencia es malvada. Dicen que soy partícipe de un delito que llaman “usura”, que es un concepto muy extraño. Cuando todo el mundo actúa honestamente, el dinero es un bien escaso, por lo que cualquier préstamo de la persona A a la persona B requiere un sacrificio por parte de A. La persona A debe renunciar al consumo en el presente para prestarle a B.

No es diferente de si A estuviera ahorrando para un carro nuevo o algún otro artículo caro. Debe renunciar a salir a comer fuera, a comprar ropa nueva o a irse de vacaciones este año para poder ahorrar dinero para comprar el artículo caro el año que viene.

Al prestarle dinero a B, A le permite a B saltarse este sacrificio y comprar el artículo caro ahora. Parece una idea muy peculiar que A renuncie a gastar su propio dinero en sí mismo sólo para dejar que B lo utilice gratuitamente cuando lo necesite. ¿Cómo surgió esta obligación de servir a B gratuitamente? ¿No son todos los hombres creados iguales?

Ahora bien, hay quienes dicen que no es sólo prestar dinero a interés sino también cobrar tasas exorbitantes lo que constituye usura. Esto no tiene más sentido que la definición anterior. ¿Acaso el prestamista no está cobrando en todos los casos un tipo de interés más bajo que el que cualquier otro prestamista estaría dispuesto a aceptar para el prestatario en cuestión? Si no fuera así, el prestatario simplemente pediría prestado al prestamista que ofreciera el tipo más bajo.

¿Cómo puede esto convertirlo en un delincuente o un pecador, mientras que los demás, que cobrarían tipos más altos o no prestarían el dinero necesario, son considerados virtuosos? Esta versión de la calumnia de la usura es tan ilógica como la primera.

De hecho, este supuesto “usurero” puede ser el único prestamista dispuesto a tratar con el prestatario en cuestión. ¿Cómo puede esto convertirlo en un delincuente o un pecador, mientras que los demás, que cobrarían tasas más altas o no prestarían el dinero necesario, son considerados virtuosos? Esta versión de la calumnia de la usura es tan ilógica como la primera.

Independientemente de ello, no soy yo quien cobra el dinero de B, ni siquiera impongo ninguna obligación a B de pagar a A por el servicio. Soy simplemente el mensajero de ambas partes sobre la tarifa que debe cobrarse, basada en una gran cantidad de información que ninguno de los dos podría reunir por sí mismo.

A nadie le gusta la verdad

Incluso muchos de los que no creen que el cobro de intereses sea un delito son hostiles hacia mí. Para ellos, soy como un amigo que te dice la verdad en lugar de lo que quieren oír, pero que no soy apreciado por hacerlo. Todo el mundo quiere que proclame un tipo de interés mucho más bajo de lo que las condiciones justifican.

Bueno, no todos. A los ahorradores les gustan los tipos de interés más altos. A los prestatarios les gustan los más bajos. Sólo que últimamente parece haber más de los segundos que de los primeros y son mucho más ruidosos. Así que perdónenme si a veces pienso que los prestatarios los representan a todos.

Los prestatarios son un grupo diverso. Incluyen a los empresarios que buscan ampliar la producción, a los consumidores y, por supuesto, a los gobiernos. Este último grupo tiene dos razones para querer que mienta.

En primer lugar, generalmente han pedido prestadas grandes cantidades de dinero en el pasado, lo que ha dado lugar a una deuda acumulada que no pueden atender con tipos de interés más altos. En segundo lugar, unos tipos de interés más bajos le permiten a los empresarios pedir más préstamos para ampliar la producción. La expansión de la producción crea puestos de trabajo, reduce el desempleo y hace más rica a la sociedad en general. Los políticos suelen atribuirse el mérito del aumento del nivel de vida, por muy dudosas que sean esas afirmaciones.

Las condiciones económicas actuales me obligan a decir lo que digo. No puedo cambiar mi mensaje más de lo que cualquiera de ustedes puede dejar de ser un ser humano.

Por desgracia para ellos, soy incapaz de mentir directamente. Las condiciones económicas actuales en un momento dado me obligan a decir lo que digo. No puedo cambiar mi mensaje más de lo que cualquiera de ustedes puede dejar de ser un ser humano. El político, por tanto, ha desarrollado un esquema para que yo engañe a los agentes del mercado de forma indirecta.

He dicho antes que el préstamo de la Persona B requiere el ahorro previo de la Persona A cuando todos actúan honestamente y el dinero es escaso. Permítanme explicar primero cómo funcionan las cosas en estas condiciones.

Cuando hay tasas de ahorro relativamente altas en toda la economía, lo que significa que hay una disminución del consumo, la demanda de bienes y servicios es menor en relación con la oferta y los precios al consumo caen. Los inventarios de bienes tangibles se acumulan temporalmente. Los beneficios de los productores en la etapa más baja de la producción disminuyen o sufren pérdidas, lo que les incentiva a cambiar la inversión de las etapas inferiores y a buscar un mayor rendimiento de las inversiones en las etapas superiores de la producción.

Esta serie de relaciones causa-efecto hace que la expansión de la estructura productiva sea autosostenible. Las existencias acumuladas y los precios más bajos ayudan a sostener a los consumidores mientras la oferta de bienes de consumo que se entrega disminuye temporalmente. El ahorro acumulado ayuda a los empresarios a completar la expansión de la producción existente y los nuevos proyectos que han lanzado. Cuando se completan estos emprendimientos, la estructura productiva es permanentemente mayor, lo que significa que se producen más bienes de consumo per cápita. Al producirse más productos, los precios son más bajos y los salarios reales aumentan. Toda la sociedad se enriquece.

Cómo los Bancos Centrales quieren que mienta

Uno pensaría que es una proposición perfectamente razonable que el consumo debe disminuir para que la producción se expanda. Pero para los gobiernos esto es insostenible. En primer lugar, parecen completamente incapaces de disminuir su propio consumo, por muy grandes que sean sus déficits. Además, tienen al menos dos razones para no querer que sus electores ahorren.

Una es que se adhieren a una teoría económica bastante extraña avanzada por una escuela de economistas que generalmente le dicen a los gobiernos lo que quieren oír en lugar de la verdad. Según esta teoría, la riqueza se crea con el consumo y no con la producción. Cuando el consumo disminuye, lo que acabo de demostrar es el primer paso necesario para ampliar la estructura productiva, estos economistas dicen que el gobierno debe anular esos millones o miles de millones de decisiones individuales y gastar más para compensar lo que el público no ha gastado.

No es difícil entender por qué los defensores de esta teoría serían aclamados no sólo por los gobiernos sino también por todos aquellos que desean que los gobiernos se expandan en tamaño e influencia. Han construido una teoría que dice que la intervención del gobierno en la economía no sólo es positiva sino que es vital para mantener el bienestar económico. Así, los gobiernos y estos economistas se promueven mutuamente, trabajando juntos para deslegitimar cualquier punto de vista disidente.

Habiéndose atribuido falsamente el mérito de las expansiones anteriores, no quieren que se les culpe de las disminuciones temporales de la oferta de bienes de consumo, aunque sea necesario para el aumento de la oferta a largo plazo.

La segunda razón por la que los gobiernos se resisten a los medios naturales de expansión de la producción es que nunca quieren que sus electores experimenten una austeridad incluso temporal y voluntaria. Tras atribuirse falsamente el mérito de las expansiones anteriores, no quieren que se les culpe de las disminuciones temporales de la oferta de bienes de consumo, aunque sean necesarias para el aumento de la oferta a largo plazo. Quieren que sus electores crean que pueden “conservar su pastel y comérselo también” y atribuirse el mérito de este aparente milagro económico.

El principal impedimento para promover esta fantasía es que el dinero es escaso, cuando todos son honestos. Al fin y al cabo, no se puede consumir un bien escaso y mantener su posesión al mismo tiempo. Así que han inventado un esquema bajo el cual el dinero no es escaso.

En un tiempo, cada “billete de la Reserva Federal” era canjeable por una cantidad definida de oro, la palabra “billete” en sí misma significa el registro escrito de una deuda. Los dólares en una época funcionaban de forma muy parecida al boleto que te entregan en la lavandería. Usted “deposita” una camisa, y la lavandería le da un ticket para la reclamación. Más tarde, devuelves el ticket de reclamación y la lavandería te da una camisa.

En su día, los dólares funcionaban de la misma manera. Se depositaba una onza de oro en el banco y se emitían $20 dólares. Si se presentaban $20 dólares en el banco, éste debía al portador una onza de oro, al igual que la lavandería le debe a usted una camisa. Sin embargo, a diferencia de la lavandería, no se recuperaría exactamente la misma onza de oro depositada inicialmente, ya que el oro es fungible y las camisas no. Los dólares también se podían cambiar en la comunidad por otros artículos, sin que el oro se moviera nunca de la caja fuerte del banco. Sin embargo, en cualquier momento, el propietario actual de sus 20 dólares seguía teniendo derecho a cambiarlos en el banco por una onza de oro.

Mientras se podía exigir una cierta cantidad de oro por cada dólar en circulación, el dinero seguía siendo escaso. Ahora bien, los banqueros prestaban de vez en cuando más dólares de los que podían cambiar por oro, con o sin la aprobación del gobierno, ya que esto aumentaba enormemente su potencial de ganancias. Era esencialmente un fraude, ya que el banco estaba prestando el mismo oro a una persona que estaba legalmente obligada a pagar a la carta a otra. Llamarlo “banca de reserva fraccionaria” lo hacía parecer técnico y, por tanto, más legítimo, pero no por ello dejaba de ser un fraude.

Afortunadamente, debido al riesgo de que demasiados depositantes pudieran exigir su dinero al mismo tiempo, esta expansión de la oferta monetaria más allá de su respaldo en oro era muy limitada.

Para ampliar la capacidad de los bancos de llevar a cabo esta inflación monetaria, el gobierno creó un Banco Central. Al principio, este Banco Central se limitó a respaldar al resto de los bancos bajo el mismo patrón oro. Pero con el tiempo, se eliminó la posibilidad de intercambio por oro, lo que hace que el nombre de “billete de la Reserva Federal” sea un absurdo porque un trozo de papel que no puede cambiarse por nada concreto ya no es un “billete” en términos financieros. Pero resolvió el problema de prestar el mismo dólar a un prestatario y, al mismo tiempo, ponerlo a disposición del depositante para que lo retire. Dado que ninguno de los dos podía cambiarlo por un artículo tangible concreto, tanto el prestatario como el depositante podían seguir fingiendo alegremente que este acuerdo era viable.

Dicen que la ignorancia es una bendición, aunque todos ustedes participan hoy en este fraude a sabiendas. Por lo tanto, se trata más bien de creer lo que se quiere creer.

La eliminación del patrón oro permitió que el Banco Central creara y destruyera dinero de forma arbitraria con el propósito general de intentar que mintiera al público, animándole a tomar decisiones económicas que el gobierno quiere que tome en lugar de decisiones que las condiciones económicas consideran prudentes.

La eliminación del patrón oro permitía al Banco Central crear y destruir dinero arbitrariamente con el propósito general de intentar que yo le mintiera al público, animándole a tomar decisiones económicas que el gobierno quiere que tome, en lugar de decisiones que las condiciones económicas consideren prudentes.

Sin embargo, como es imposible que yo mienta, que anuncie un precio de préstamo basado en algo distinto a las condiciones actuales del mercado, los banqueros centrales deben alterar las condiciones económicas en su lugar. Cuando anuncian que van a “bajar los tipos de interés”, lo que realmente quieren decir es que van a aumentar la oferta de dinero disponible para ser prestado. Esto lo consiguen comprando valores, normalmente bonos del Estado, a sus bancos miembros. A cambio de los valores, dan a los bancos miembros monedas, creadas de la nada.

Al igual que con el aumento del dinero disponible debido al ahorro, esta inflación monetaria disminuye el precio de los préstamos, lo que a su vez estimula una mayor demanda de préstamos. Los gobiernos se endeudan más, los consumidores se endeudan más y los empresarios se endeudan más. Este último grupo invierte en bienes de capital de mayor orden, ampliando la estructura productiva al igual que lo harían si el aumento de la oferta monetaria se debiera al ahorro. Pero no es así.

Como la expansión no es el resultado del ahorro, no se produce ninguna de las consecuencias del ahorro que hacen que la expansión sea autosostenible. El consumo no disminuye, bajando la demanda de bienes de consumo, por lo que los precios de los bienes de consumo no bajan. Suben, se mantienen o bajan menos de lo que habrían bajado sin la inflación monetaria. Los inventarios no se acumulan. En general, los precios más bajos, los inventarios y el efectivo en mano resultante del ahorro no están ahí para sostener la economía mientras los empresarios expanden la producción.

Finalmente, para combatir la subida de los precios de los bienes de consumo que han estimulado mediante el aumento de la oferta monetaria, el Banco Central disminuye la oferta monetaria. Lo hacen vendiendo valores a sus bancos miembros a cambio de dinero. Esto reduce la cantidad de dinero disponible para ser prestado al resto de la economía, lo que aumenta el precio de los préstamos.

Los políticos afirman especialmente que los desplomes de la bolsa y las depresiones económicas son el resultado de que “los tipos de interés suben demasiado o demasiado deprisa”, como si la causa de todos los problemas económicos fuera simplemente que yo digo la verdad.

Se me echa toda la culpa cuando este ciclo termina mal. Los políticos afirman especialmente que las caídas de la bolsa y las depresiones económicas son el resultado de que “los tipos de interés suban demasiado o demasiado rápido”, como si fuera simplemente el hecho de que yo diga la verdad lo que causa todos los problemas económicos.

Obviamente, eso no es cierto. El problema no es lo que yo digo a los mercados, sino las malas decisiones que previamente han tomado los agentes del mercado basándose en condiciones creadas artificialmente. Los empresarios inician proyectos de producción de mayor envergadura cuando no existen los ahorros necesarios para terminarlos. Deciden iniciar estos proyectos con falsos pretextos, aunque no sean conscientes de ello. Aunque pueden basar sus decisiones puramente en unos tipos de interés más bajos, los tipos más bajos suelen ir acompañados de ahorros, precios más bajos de los bienes de consumo e inventarios.

Los consumidores también se han endeudado más basándose en los tipos artificialmente más bajos. Asumieron cargas de endeudamiento que no tendrían en condiciones naturales de mercado, cuando sólo sus ahorros podrían haber producido el tipo de interés más bajo en primer lugar. Al fin y al cabo, no se puede consumir más y menos al mismo tiempo. Y como no han bajado su consumo, no tienen el beneficio de los precios más bajos de los bienes de consumo que habrían disfrutado si la expansión de la producción fuera alimentada por sus ahorros.

No sólo los precios de los bienes de consumo, sino también los precios de todos los bienes aumentan cuando se incrementa la oferta monetaria, en igualdad de condiciones. Los precios de las acciones y de las viviendas son especialmente vulnerables a ser subidos a niveles artificialmente altos.

Además, el capital se gasta en la producción de bienes de capital para proyectos que finalmente no serán rentables. Cuando estos proyectos se abandonan, todo el capital gastado en bienes de capital que no puede ser reutilizado se ha desperdiciado, haciendo que la sociedad sea permanentemente más pobre de lo que hubiera sido de otra manera.

También se dedican enormes recursos laborales a estos proyectos condenados al fracaso. Cuando los proyectos se abandonan, todas estas personas pierden sus empleos. Aunque eventualmente pueden trasladarse a otros proyectos, están desempleados hasta que se pongan en marcha nuevos proyectos y se complete la nueva formación que necesitan. Mientras están desempleados, sufren dificultades personales y el resto de la sociedad se empobrece más que si tuvieran un empleo productivo.

El costo de oportunidad de todas estas pérdidas agrava la calamidad. Si la mano de obra y el capital no hubieran sido desviados por los tipos de interés artificialmente bajos, todos los recursos desviados se habrían empleado productivamente. Todo lo que habrían producido durante el auge artificial y la posterior caída representa otra pérdida permanente para la sociedad.

No hace falta decir que detesto ser siquiera parte involuntaria de cualquiera de estos comportamientos reprobables. Y debo reiterar que el Banco Central nunca me ha obligado a mentir descaradamente. Mi mensaje sobre los precios a los prestatarios y prestamistas era perfectamente exacto, basado en las condiciones de la oferta monetaria en cada momento. Fue la forma en que esas condiciones fueron creadas por el Banco Central -a partir de la creación de nuevo dinero fiduciario en lugar del ahorro- lo que causó todos los problemas.

Sean sinceros conmigo y con ustedes mismos

Mientras cuento mi historia, parece que se avecina otra calamidad económica. Ya puedo escuchar mi nombre siendo arrastrado por el barro como parte del esquema que lo causó. Además de mi supuesta culpabilidad por asociación, muchas otras partes inocentes serán los chivos expiatorios para desviar la atención de los verdaderos culpables, el gobierno y su Banco Central. Se culpará a la supuesta “desregulación”, a la bajada de impuestos e incluso al propio mercado libre.

Culpar al libre mercado es especialmente despreciable dado que anular las condiciones del mercado con la inflación monetaria, dando lugar a tipos de interés más bajos de lo que el mercado habría prescrito, es lo que causó la burbuja en primer lugar.

Sin embargo, después de crear la enfermedad anulando el mercado, los políticos y los banqueros centrales exigirán que se anule de nuevo cuando el mercado intente administrar la cura: caída de los precios de los activos, quiebras, abandono de empresas no rentables por otras rentables y liquidación de la deuda. En cambio, el Banco Central utilizará la inflación monetaria para apuntalar los precios de las acciones y de la vivienda, sostener las deudas incobrables y continuar con las empresas no rentables, y el ciclo volverá a empezar.

¿Qué se puede hacer? Como siempre, les diré la verdad, aunque no quieran oírla. Arregle su sistema monetario. No me importa especialmente si su moneda está respaldada por el oro, los diamantes o cualquier otra mercancía escasa y fungible. Basta con que sea naturalmente escasa y que su suministro no esté sujeto al capricho de nadie, por muy público o “independiente” que diga ser.

Deshágase de su Banco Central. Su país se las arregló bien durante 90 de sus 243 años sin uno, mientras que sus dos bancos centrales anteriores participaron en la creación de muchas de las crisis citadas como excusa para crear el actual.

Deshágase de su Banco Central. Su país se las arregló bien durante 90 de sus 243 años sin uno, mientras que sus dos bancos centrales anteriores participaron en la creación de muchas de las crisis citadas como excusa para crear el actual. Después de deshacerse de su Banco Central, no deje que los bancos independientes restantes presten más dinero del que tienen. Ésa es la verdadera raíz del problema, haya o no un Banco Central que lo agrave.

Tampoco conviertas a los banqueros en chivos expiatorios. Sabes que operan con una reserva fraccionaria. Por mucho que ellos quieran generar ingresos a base de prestar dinero que realmente no tienen, tú quieres ganar intereses por el dinero que sabes que han prestado. Por favor, sean sinceros con ustedes mismos y conmigo.

Obviamente, aplicar estas disciplinas requerirá mucho menos gasto gubernamental, pero eso no debería molestarle a nadie. El gobierno se cierra de vez en cuando y nadie lo nota realmente. Ciertamente, ninguna persona en su sano juicio sostendría que un gobierno con déficits de un billón de dólares puede permitirse personal no esencial. Esos deberían ser los primeros gastos que se recorten, pero hay muchos más.

Decida lo que decida, seguiré diciéndoles la verdad; no puedo hacer otra cosa. Ahora que sabes que me limito a comunicar un nivel de precios basado en la oferta, la demanda y la incertidumbre, sabes que es la forma en que se determinan esas condiciones económicas subyacentes -de forma natural o artificial- lo que determina tu destino económico. Puedes seguir haciendo lo mismo que estás haciendo ahora -mintiéndose a uno mismo e intentando que yo haga lo mismo- pero no deberían esperar resultados diferentes. Alguien dijo una vez que esa es la definición de locura.