VOLVER A ARTÍCULOS
martes, diciembre 13, 2022

Las películas navideñas clásicas exponen que los impuestos son un robo

Estos maravillosos temas de libertad han desaparecido de las películas navideñas políticamente correctas de hoy en día.


“Y sucedió que salió un decreto de César Augusto para que todo el mundo pagara impuestos. Y todos fueron a tributar, cada uno a su ciudad, porque desobedecer al emperador romano significaba una muerte segura.”

El mensaje de las primeras líneas de El tamborilero (1968) es tan rico y agradable al oído como la eufónica narración de Greer Garson.

Que “no hubiera sitio en la posada” no era un hecho natural. Fue causado por el gobierno, como prácticamente toda la miseria humana.

En primer lugar, que Belén estuviera tan abarrotada y que “no hubiera sitio en la posada” para José y María no fue en absoluto un hecho natural. Fue causado por el gobierno, como prácticamente toda la miseria humana. En segundo lugar, que todos los impuestos se producen bajo amenaza de violencia, pues negarse a pagar supondría “una muerte segura”.

Todo esto en los primeros 30 segundos de la película. Un libertario no podría pedir un mejor comienzo.

Los impuestos se denuncian repetidamente a lo largo de la historia. Garson continúa señalando que “había gente buena que mal podía permitirse el cruel impuesto”. Incluso el villano principal de la película, Ben Haramad (voz de José Ferrer), que secuestra a Aaron para obligarle a actuar en su espectáculo ambulante, se dirige a su público como “compañeros contribuyentes”, indicando que por muy malo que sea, es uno con su público al sufrir bajo un opresor mucho más cruel y malicioso.

No podría haberme alegrado más de que mi hija de siete años conociera todo esto, junto con una introducción muy apropiada para su edad a los relatos cristianos. Con la lección central de Acción de Gracias -que el comunismo es letal y la propiedad privada esencial para la supervivencia humana- efectivamente borrada de la conciencia popular, fue refrescante ver que estas ideas libertarias fundacionales sobreviven en un clásico especial de Navidad.

Santa Claus viene a la ciudad

A continuación, pusimos en la cola otro clásico de la misma compilación en DVD: Santa Claus viene a la ciudad (1970). Esta tampoco nos decepcionó. De nuevo, la miseria generalizada en la bien llamada “Sombertown” tiene el mismo origen: el gobierno. Uno no puede evitar ver los paralelismos entre la estúpida ley de Burgermeister Meisterburger contra los juguetes y la Guerra contra las Drogas del gobierno estadounidense. Todas las características familiares están ahí.

En primer lugar, la ley es completamente ineficaz para impedir que los niños de Sombertown jueguen con juguetes, ayudados por un joven y enérgico Kris Kringle. Cuando el gobierno confisca los juguetes, Kringle trae más. Cuando el gobierno empieza a registrar las casas, Kringle esconde los juguetes en medias colgadas junto al fuego.

Por supuesto, la incapacidad de cada gobierno para impedir que los seres humanos realicen actividades inofensivas para los demás da lugar a medidas cada vez más opresivas. Como hacen hoy en día en el “país de la libertad”, el gobierno finalmente recurre a las “redadas sin llamar”, con hombres armados que derriban las puertas de inocentes y culpables por igual. Padres e hijos se apiñan atemorizados.

Meisterberger demuestra la hipocresía del gobierno cuando infringe su propia ley jugando con un yoyó que le regaló Kringle. Qué analogía tan eficaz de la propia implicación del gobierno en el tráfico de drogas, tanto por parte de los policías callejeros “que se vuelven malos” como por parte de la CIA en sus vastas operaciones encubiertas.

“Con el tiempo, la buena gente se dio cuenta de lo tontas que eran esas leyes y se olvidó de ellas”. Ojalá la buena gente de Estados Unidos alcanzara una sabiduría similar.

Meisterburger emula aún más al gobierno estadounidense con ridículas extralimitaciones en la aplicación de su injusta ley, arrestando no sólo a Kris Kringle, sino a toda su familia, a su futura esposa Jessica e incluso al reformado Brujo de Invierno. Todos son acusados de “conspiración”, una táctica utilizada por el gobierno para eludir las normas sobre pruebas en los tribunales y encarcelar a más de 2 millones de personas.

La historia también presenta a una idiota útil, Jessica, que al principio apoya ciegamente la ley, hasta que Kringle le regala una muñeca de porcelana. Al darse cuenta de lo inofensivo que es para los demás disfrutar de la muñeca, por fin empieza a cuestionar la sabiduría de la prohibición.

Kringle escapa del calabozo con la ayuda de los renos voladores del Brujo Invernal y permanece fuera de la ley durante muchos años. Sin embargo, la historia termina felizmente, ya que los libertarios sobreviven a los opresores Meisterbergers, que finalmente “se extinguieron y cayeron del poder”. Como relata el narrador Fred Astaire,

“Con el tiempo, la buena gente se dio cuenta de lo tontas que eran las leyes de los Meisterberger. Todo el mundo se rió a carcajadas y luego se olvidó de ellas”.

Ojalá la buena gente de Estados Unidos alcanzara una sabiduría similar.

Dentro de esta pequeña y agradable historia de Navidad, los jóvenes no podrían aprender una lección libertaria más radical. El gobierno es malvado. Sus edictos son a menudo injustos y provocan una miseria innecesaria. El héroe de la historia es un forajido que practica la desobediencia civil para traer un poco de felicidad a sus semejantes. Independientemente de lo que se piense sobre la prohibición de las drogas, hay miles de paralelismos con la opresión gubernamental en el mundo real.

Los conservadores se quejan a menudo de que los especiales navideños modernos han eliminado a Jesucristo de la fiesta, convirtiéndola en una celebración secular de regalos y alegría. Esto no es difícil de entender viniendo del Hollywood moderno “progresista”, cuya animosidad hacia el cristianismo rivaliza con su animosidad hacia la libre empresa. También explica por qué estos maravillosos temas libertarios han desaparecido de las actuales fiestas políticamente correctas.

Sean cuales sean sus creencias religiosas, incluso si no tiene ninguna, no puede equivocarse viendo estos clásicos especiales navideños con sus hijos. No sólo aprenderán el verdadero significado de la Navidad, sino que a una edad temprana estarán expuestos al principio fundacional estadounidense de que el gobierno es malo.

Que Dios nos bendiga a todos.

Este artículo apareció por primera vez en el sitio web del autor.

Publicado originalmente el 15 de diciembre de 2016.