Ya tenemos pruebas de que los estadounidenses, y no China, están pagando los aranceles

Un nuevo análisis de Moody's Analytics lo deja claro.

El presidente Trump dijo famosamente (y falsamente) que "las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar". Pero ahora tenemos la confirmación de que, tal como predijo la teoría económica, los contribuyentes estadounidenses son los mayores perdedores  los aranceles del ex presidente. (Que en gran medida han sido continuados por el presidente Biden hasta ahora).

Como informa Eric Boehm, de Reason, un nuevo análisis de Moody's Analytics concluye que sólo un 8% de los costos de los aranceles han recaído en China. En cambio, los consumidores estadounidenses han sufrido la impresionante cifra del 92% de los costos. 

Esta conclusión no es en absoluto una excepción. Una investigación similar encontró que los costos económicos de las barreras comerciales de Trump "se han trasladado por completo a los importadores y consumidores estadounidenses". 

Y el panorama no hará más que empeorar si los aranceles no se revierten pronto. "Si los aranceles se mantienen, es probable que aumente la presión sobre los minoristas estadounidenses, lo que llevará a un mayor traspaso a los precios al consumidor", advierte Moody's.

"Más de tres años después de que Trump lanzara su guerra comercial y cuatro meses después de que el presidente Joe Biden la heredara, las consecuencias de los aranceles ya no deberían ser objeto de debate", escribe Boehm. "La evidencia es abrumadora y unilateral: Los consumidores estadounidenses están siendo golpeados".

"Con los precios al consumidor ya en aumento debido a una combinación de inflación y un posible sobrecalentamiento de la economía a medida que la pandemia del COVID-19 se desvanece, Biden podría fácilmente ofrecer un poco de alivio recortando los aranceles que su predecesor impuso", concluye. "Seguir luchando en una guerra comercial perdida es tanto una elección como un error".

Efectivamente, lo es.

H/T: Lee el informe completo de Boehm aquí.