Suicidio infantil se está convirtiendo en "epidemia internacional", en medio de la pandemia, advierten los médicos

El daño que le estamos infligiendo a los niños es demasiado devastador como para que se pase por alto en nombre de la salud pública. Rápidamente se está convirtiendo en una emergencia por sí misma.

Millones de personas en todo el mundo siguen viviendo bajo encierros de COVID-19 o con una vida muy restringida. Y para casi todos nosotros, la vida en medio de la pandemia en 2020 fue un año aislante y difícil. Sin embargo, los médicos están advirtiendo que los niños, en particular, están experimentando graves consecuencias sobre la salud mental como resultado de los encierros, lo que lleva a una "epidemia internacional" de suicidio infantil. 

The Associated Press entrevistó al Dr. David Greenhorn, que trabaja en el servicio de urgencias de la Bradford Royal Infirmary de Inglaterra. El número de crisis de salud mental que ha visto, como los intentos de suicidio, ha pasado de un par por semana, antes de la pandemia, a ahora varios por día en la actualidad. 

"Se trata de una epidemia internacional, y no la estamos reconociendo", dijo Greenhorn. "En la vida de un niño de 8 años, un año es un tiempo muy, muy, muy largo. Están hartos. No ven el final".

El Dr. Richard Delorme dirige el departamento de psiquiatría de uno de los mayores hospitales infantiles de Francia, y ofreció una advertencia similar a la AP.

Delorme señaló que son claramente las restricciones y los encierros por el COVID-19 los que repercuten en los niños que acaban en su hospital: "Lo que te cuentan es un mundo caótico, de 'Sí, ya no hago mis actividades', 'Ya no hago mi música', 'Ir al colegio es difícil por las mañanas', 'Me cuesta despertarme', 'Estoy harto de la máscara'".

El hospital de Delorme pasó de ver unos 20 intentos de suicidio al mes en pacientes de 15 años o menos, informa AP, a más del doble, y, lo que es más preocupante, más determinación que nunca en los intentos. 

"Nos sorprende mucho la intensidad del deseo de morir entre niños que pueden tener 12 o 13 años", dijo Delorme. "A veces tenemos niños de 9 años que ya quieren morir. Y no se trata de una simple provocación o de un chantaje a través del suicidio. Es un auténtico deseo de acabar con sus vidas".

Este es uno de los párrafos más dolorosos que he leído, y mucho más que he tenido que escribir. El mero hecho de teclear esta historia me inundó los ojos de lágrimas. Pero las consecuencias imprevistas de las drásticas medidas contra la pandemia, que ponen en peligro la vida, son demasiado importantes como para pasarlas por alto.

Restricciones gubernamentales que habrían sido impensables hace dos años se han impuesto en medio del miedo y la incertidumbre que, comprensiblemente, ha provocado el brote de la pandemia. Sin duda, los defensores esperaban salvar vidas. Sin embargo, la eficacia de las restricciones gubernamentales ha resultado dudosa, ya que tanto los estudios como los ejemplos del mundo real demuestran que hay poca relación entre el rigor de los cierres y las muertes por COVID-19. 

Entretanto, los cierres y otras restricciones han restringido duramente la interacción social y, trágicamente, han catalizado la mencionada crisis de salud mental de los jóvenes. Aquí en Estados Unidos, los Centros de Control de Enfermedades informaron de que el 25% de los jóvenes adultos consideraron el suicidio durante los cierres, mientras que las tasas generales de salud mental y de suicidio parecen haber aumentado también. 

El suicidio de un niño es sólo la última revelación mortificante que demuestra el gran daño que han causado estas medidas. Debemos tener en cuenta este daño humano en nuestro análisis, cuando se trata de poner fin a las restricciones de la pandemia; no sólo el recuento de casos de COVID-19.

Como cualquier política, las órdenes de salud pública deben ser evaluadas por sus resultados. Como dijo el economista ganador del premio Nobel Milton Friedman, "uno de los grandes errores es juzgar las políticas y los programas por sus intenciones y no por sus resultados". Los confinamientos por la pandemia pueden haber surgido de un sincero deseo de proteger al público; pero sus consecuencias han hecho lo contrario.

¿Por qué? Bueno, cualquier acción gubernamental, en particular los mandatos de gran alcance, no sólo tiene su efecto previsto, sino sus consecuencias imprevistas de segundo y tercer orden.

"Toda acción humana tiene consecuencias intencionadas y no intencionadas", explican para FEE.org el economista Antony Davies y el politólogo James Harrigan. "Los seres humanos reaccionan a cada norma, regulación y orden que imponen los gobiernos, y sus reacciones dan lugar a resultados que pueden ser muy diferentes de los que pretendían los legisladores".

En lo que respecta a los confinamientos, en la Fundación para la Educación Económica (FEE) hemos documentado ampliamente las consecuencias imprevistas, como el aislamiento, la depresión, el suicidio, el desempleo, la drogadicción y la violencia doméstica, entre otras. Estos graves efectos de segundo orden son un doloroso recordatorio de por qué los responsables políticos deben ser humildes en el alcance de sus acciones. Los bloqueos generalizados son cualquier cosa menos humildes: Suponen que los burócratas, desde alguna oficina, pueden salvar a la sociedad con órdenes tomadas de arriba hacia abajo y nada saldrá mal.

Los gobiernos de todo el mundo deben tener en cuenta algo más que el mero recuento de casos de COVID-19, a la hora de evaluar las medidas de cierres actuales y futuros. El daño que le estamos infligiendo a los niños es demasiado devastador como para despreciarlo, en nombre de la salud pública. Se trata de una verdadera emergencia de por sí.