VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, enero 30, 2021

Salario mínimo de $15 “sería una sentencia de muerte sobre muchos restaurantes pequeños” en los EE.UU., advierte experto

Un altamente calificado experto financiero acaba de advertir que la propuesta del salario mínimo de $15 de Biden sería catastrófica para los restaurantes y las pequeñas empresas.

Image Credit: YouTube Screenshot

El presidente Joe Biden está impulsando la inclusión de un salario mínimo federal de 15 dólares en el próximo paquete de gastos COVID-19, con la esperanza de que estimule la economía. Pero un importante experto financiero acaba de advertir que hará lo contrario, y que significará el fin de los restaurantes y de las pequeñas empresas. 

Un salario mínimo más alto “reduce los incentivos de las empresas para contratar más trabajadores con salario mínimo”, dijo el profesor de Finanzas de la Olin Business School, Radhakrishnan Gopalan. “Este efecto se acentuaría aún más cuando las empresas están sufriendo por la pandemia”.

“El sector de la restauración, que emplea a un número importante de trabajadores con salario mínimo, y el sector minorista están pasando apuros”, continuó Gopalan. “Aumentar el salario mínimo ahora supondría la muerte de muchos pequeños restaurantes”.

El profesor no está especulando. Su investigación ha demostrado que las empresas responden a los aumentos del salario mínimo reduciendo las contrataciones futuras, lo que lleva a un descenso general del empleo entre los trabajadores con salario mínimo. 

Y esto forma parte de un conjunto más amplio de datos empíricos que confirman lo que demuestra la teoría económica: que las subidas del salario mínimo eliminan puestos de trabajo. En cuanto a la propuesta de salario mínimo de $15, la Oficina Presupuestaria del Congreso, no partidista, estimó que eliminaría entre 1.3 y 3.7 millones de puestos de trabajo en todo el país. Esa estimación se basa en un escenario anterior a la pandemia; hay muchas razones para pensar que el impacto sería aún peor ahora.

El contexto: 2020 fue un año horrible para la pequeña industria 

Las subidas del salario mínimo provocan desempleo incluso en los mejores momentos. Pero las pequeñas empresas y los restaurantes ya tuvieron un 2020 particularmente desastroso. Más de 100.000 pequeñas empresas cerraron permanentemente el año pasado en medio de cierres y disturbios pandémicos, mientras que las encuestas muestran que el 60% de los propietarios de empresas pequeñas están preocupados de no poder llegar a junio del 2021.

Y todo eso antes de que sus costos laborales se dispararan.

Un simple hecho: el aumento del salario mínimo aplastaría a empresas de familias 

La propuesta de Biden de un salario mínimo federal de 15 dólares y su legislación complementaria presentada por los demócratas de la Cámara de Representantes podría complacer a los sindicatos y a la base demócrata. Pero no hay duda de que perjudicaría a las pequeñas empresas en el peor momento.

“Las grandes empresas pueden estar bien con un aumento dramático del salario mínimo federal… ya que han estado prosperando durante la pandemia”, explicó la Federación Nacional de Empresas Independientes en un comunicado. “Pero las pequeñas empresas saben que estas políticas les harán aún más difícil competir contra sus competidores más grandes”.

Comprobación de lo que es realidad: La intervención gubernamental suele beneficiar a intereses establecidos y bien conectados

Los Targets y los Walmarts del mundo bien podrían soportar un enorme aumento de los costos laborales, pero innumerables miles de pequeñas empresas no sobrevivirían. En general, esto sería malo no sólo para los empresarios afectados cuyos negocios quiebran, sino para las comunidades que sostienen sus negocios y los trabajadores que emplean, no todos los cuales encontrarían otro trabajo. Mientras tanto, las grandes cadenas y los gigantes corporativos tendrían menos competencia, lo que les permitiría aumentar los precios y consolidar su cuota de mercado.

Por supuesto, las grandes empresas cuentan con ejércitos de grupos de presión y gastan millones en contactos con los legisladores en Washington, DC. No cabe duda de que intervendrán en la elaboración de cualquier propuesta de salario mínimo, y lo harán sabiendo que les beneficia en última instancia. 

Tim Carney, del Washington Examiner, que lleva mucho tiempo criticando el capitalismo de amigotes, articuló de forma excelente esta realidad en un artículo reciente en el que criticaba el reciente cabildeo de Amazon por un salario mínimo más alto, a pesar de que ya le paga a sus empleados al menos 15 dólares por hora.

“La tienda de la esquina que de alguna manera ha sobrevivido a la pandemia y a décadas de competencia de Amazon puede pagar a un estudiante universitario local 7.25 dólares por hora para reponer los estantes”, escribe. “Si se prohíbe ese trabajo, se puede ayudar a Amazon, pero también se perjudica a ese estudiante universitario y a esa tienda en el vecindario. Es más, perjudicas a la comunidad”.

Amazon sabe que un salario mínimo federal más alto, no afectará los costos de Amazon, sino que impondrá costos a sus competidores”, concluye Carney. “Un salario mínimo más bajo no impide que Amazon pague 15 dólares la hora. Sólo permite que sus competidores sobrevivan”.

Las grandes empresas pueden permitirse pagar más en gastos laborales, al menos a corto plazo, si eso significa llevar a la quiebra a sus competidores o negocios de familias. La librería de la esquina y el restaurante local no tienen quienes hagan lobby por ellos y que luchen por sus intereses en el Congreso. Por lo tanto, la supuestamente progresista “Lucha por los 15 dólares” redundaría, sin duda, en beneficio de los intereses de las empresas, a costa de los empresarios.

La gente que impulsa el aumento del salario mínimo puede llamarse a sí misma progresista, pero este amiguismo es en realidad una característica, no un defecto, de la política económica de un gobierno grande.

“En las sociedades económicamente libres todo el mundo se beneficia cuando los hombres y mujeres honestos y trabajadores, que confían en que pueden conservar el fruto de su trabajo, tienen incentivos para invertir y trabajar más”, explica el economista de la Heritage Foundation, James M. Roberts. “Esa confianza se destruye cuando el sistema económico está controlado por un gobierno que dirige la generosidad y el poder del Estado hacia quienes tienen conexiones. Este tipo de corrupción es la definición del amiguismo”.

Así pues, hay que creerle a los expertos cuando advierten que un salario mínimo de 15 dólares aplastaría a las pequeñas empresas, actualmente en dificultades. Pero no esperes a que se quejen los grandes negocios.