VOLER A ARTÍCULOS
jueves, marzo 10, 2022

¿Qué tienen en común los grandes retos ambientalistas de hoy en día?

La tragedia de los espacios comunes son el núcleo de muchos de nuestros problemas medioambientales, revelando el poder de los incentivos.

Crédito de la imagen: Jacob Colvin

Las encuestas han demostrado sistemáticamente que los millennials y la Generación Z sitúan las cuestiones climáticas y medioambientales entre sus principales preocupaciones políticas. La próxima generación tiene una mentalidad ecológica, como demuestran las marchas juveniles, las huelgas escolares y los gráficos de moda en Instagram. Curiosamente, las encuestas también muestran que las generaciones más jóvenes son partidarias del gran gobierno, de la legislación verticalista e incluso del socialismo, ya que el 70% dice que votaría por un socialista. Los hábitos de voto de los millennials y la generación Z indican que, a pesar de su profunda preocupación por el medio ambiente, siguen sin saber cuál es la mejor manera de cuidarlo, y a menudo defienden políticas y enfoques que no conseguirán el resultado deseado: un planeta sano y próspero.

Crédito de la imagen: Pew Research Center

Los ecologistas y los políticos de centro-izquierda cuyo interés por las cuestiones medioambientales es retórico suelen dar prioridad a la preservación, mientras que los que trabajan directamente con los recursos naturales prefieren la conservación.

Para entender los diferentes enfoques, imaginemos a un amante de las actividades al aire libre que ha comprado un terreno con la esperanza de pasar tiempo con la naturaleza.

Un preservacionista sostendría que el hombre de campo puede acceder a su terreno y disfrutar de su belleza natural inherente, pero que cualquier manipulación de su ecosistema alteraría su valor intrínseco; por tanto, hay que dejar el terreno en paz.

Un conservacionista, por el contrario, animaría al amante de las actividades al aire libre a gestionar el terreno de forma activa. Podría plantar una pequeña ladera de árboles frutales autóctonos o cazar para asegurarse de que la fauna local no se sobre reprodujera. Los esfuerzos conservacionistas exigen que el amante de la naturaleza participe en su entorno y lo mejore, en beneficio de ambos a largo plazo.

Si el amante de la naturaleza opta por la conservación, su gestión responsable aumentará el valor de la tierra, un beneficio seguro para el propietario. Este incentivo responsabiliza a los amantes de la naturaleza, actuando como un control. Los derechos de propiedad claramente definidos desalientan el mal uso o la mala gestión de los recursos.

Un ejemplo de esta dinámica es el clásico artículo de Garret Hardin de 1968 “The Tragedy of the Commons (La tragedia de los bienes comunes), en el que describe a un ganadero que tiene que elegir cómo usar su pasto común.

El ganadero, observando que la tierra estaba abierta a todos, no tenía ninguna responsabilidad en el mantenimiento de los pastos. Al darse cuenta de ello, llega a la conclusión de que añadir un animal a su rebaño aumentaría su ganancia sin ningún costo adicional para él. Sus compañeros de rebaño llegan a la misma conclusión, y al actuar cada uno en su propio interés, el pasto pronto es sobrepastoreado, resultando en un ganado subdesarrollado y una tierra estéril, con un gran costo para todos.

“Ahí está la tragedia”, concluye Hardin. “Cada hombre está encerrado en un sistema que le obliga a aumentar su rebaño sin límite, en un mundo que es limitado. La ruina es el destino hacia el que se precipitan todos los hombres, cada uno persiguiendo su propio interés en una sociedad que cree en la libertad de los bienes comunes. La libertad en los bienes comunes trae la ruina a todos”.

La historia de Hardin demuestra que la gestión eficaz de los recursos se basa en buenos incentivos, que se derivan mejor de la propiedad. Los propietarios están incentivados a utilizar los recursos de forma sostenible porque no hacerlo supondría su propia desgracia. En la parábola de Hardin, la degradación del medio ambiente se produce porque ningún ganadero es propietario de los pastos, por lo que nadie tiene el incentivo de garantizar su uso sostenible.

Los jóvenes tienen razón al estar preocupados por los retos medioambientales, como el cambio climático, la contaminación de los océanos con plásticos y el retraso en el mantenimiento de los parques nacionales. Sin embargo, lo que estos retos tienen en común es que ninguna entidad se hace cargo de las consecuencias de su negligencia. La tragedia de los espacios comunes demuestra por qué, a pesar de toda su preocupación, los activistas no deberían confiar en el gobierno federal para abordar adecuadamente los problemas medioambientales.

El incentivo más fuerte para proteger la propiedad es la propiedad, donde los individuos deben afrontar las consecuencias (positivas y negativas) de sus acciones. Explicado de forma sencilla por el filósofo Aristóteles, “la gente presta más atención a lo que es suyo; se preocupa menos por lo que es común”. Por ello, los enfoques medioambientales que dan prioridad a la preservación y a la propiedad común palidecen en comparación con los resultados obtenidos mediante la conservación privada.

Mientras los jóvenes de todo el mundo siguen abogando por un planeta sano, harían bien en adoptar derechos de propiedad y prácticas de conservación claramente definidos. Al fomentar la interacción con nuestro entorno, no sólo conseguiremos mejores resultados medioambientales, sino que también fomentaremos una cultura arraigada en el amor por los lugares naturales.




  • Danielle Butcher Franz is the chief executive officer at the American Conservation Coalition (ACC).