VOLVER A ARTÍCULOS
martes, mayo 4, 2021

Proyecto F-35: un desastroso despilfarro de dinero norteamericano

El programa F-35, un apreciado despilfarro del Pentágono, es el sistema de armamento más caro de la historia.

Image Credit: Wikimedia Commons-US Air Force-Staff Sgt. Joely Santiago | Public Domain

El gobierno estadounidense está infamemente endeudado. Aproximadamente desde 2012 la deuda nacional oficial ha igualado o superado el PIB. Sorprendentemente, la brecha fiscal real es mucho mayor: Con un PIB de $21.5 billones de dólares y la deuda oficial de $22.5 billones de dólares, también hay unos $200 billones de dólares en pasivos no financiados en las próximas décadas. La mayor parte de esta última cifra se debe a programas como Medicare y el Seguro Social, pero la deuda ordinaria procede de los déficits acumulados: todos los años el gobierno estadounidense gasta más de lo que roba en impuestos. Dado que el robo es su principal fuente de ingresos, esta situación no es sostenible.

La partida más importante del presupuesto federal de 2019 (que contribuye en gran medida a los déficits y pasivos no financiados antes mencionados) es el Seguro Social. La segunda partida más importante es la de defensa. El gobierno estadounidense gasta más en defensa que cualquier otro país del mundo, con diferencia. De hecho, gasta tanto como los siguientes ocho países juntos. Es decir, el presupuesto de defensa de Estados Unidos es aproximadamente igual a los presupuestos de defensa combinados de China, Arabia Saudí, India, Francia, Rusia, Reino Unido, Alemania y Japón.

¿Es necesario o remotamente justificable un gasto de esa magnitud? Probablemente no. Todos hemos oído ejemplos tristemente célebres de despilfarro e incompetencia financiera en el Departamento de Defensa (DoD por sus siglas en inglés): desde $21 billones de dólares durante un par de décadas que no se contabilizaron correctamente como tazas de $1.280 dólares, alicates por $999 dólares y asientos de inodoro de $640 dólares.

El F-35

Uno de los mayores despilfarros del presupuesto del Departamento de Defensa de EE.UU. -y el tema central de este artículo- es el F-35, el sistema de armamento más caro de la historia. Y, por supuesto, los costos siguen subiendo, según un reciente informe del DoD. El Pentágono licitó por primera vez el proyecto en 1996, y los primeros F-35 se fabricaron y volaron en 2006. Sin embargo, no fue hasta 2018 cuando vieron el combate por primera vez cuando Israel los desplegó. Desde entonces, el USMC, la USAF y la RAF los han utilizado en combate en contadas ocasiones. Para un avión que se supone que es lo suficientemente versátil y modular como para sustituir a prácticamente todos los demás aviones de combate, el F-35 se ha utilizado muy poco.

El programa F-35 costará alrededor de 1,5 billones de dólares, es decir, aproximadamente lo que el gobierno estadounidense gastó en toda la guerra de Irak

Tal vez se pregunte si este es un plazo típico para un proyecto militar de alta tecnología. Pues bien, en 2001, el Departamento de Defensa esperaba tener sus primeros F-35 con capacidad de combate en 2010. No fue así, ni mucho menos. Al menos hasta 2013, estos aviones de quinta generación no podían volar en mal tiempo o de noche. A pesar de todo esto, el programa F-35 costará alrededor de 1,5 billones de dólares, es decir, aproximadamente lo que el gobierno estadounidense gastó en toda la guerra de Irak.

El año pasado, Defense News identificó 13 deficiencias significativas en uno o más modelos de F-35, incluyendo la posibilidad de que un neumático reventado destruyera toda la aeronave, sistemas de visión y sensores inadecuados, y el no poder volar demasiado alto, demasiado rápido o durante ciertas maniobras sin problemas mayores aparentes o reales. Otros problemas fueron los relacionados con la logística y la seguridad. Se están desarrollando soluciones para muchos de ellos, aunque se han identificado varios problemas adicionales con los sistemas de armas.

La política

¿Cómo se puede llevar a cabo un proyecto como éste, y continuar con él, a pesar de los continuos problemas? Hay 1.400 subcontratistas para el programa F-35 repartidos en 307 distritos del Congreso en 45 estados. Para los que no estén familiarizados con el sistema político estadounidense, eso significa que hay 307 congresistas (de 435) y 90 senadores (de 100) que tienen electores cuyo sustento depende en todo o en parte del programa F-35.

Incluso el extraordinariamente progresista senador Bernie Sanders afirma que se opone al programa, pero apoya que tenga una sede parcial en Vermont para que sus electores puedan beneficiarse de los trabajos de subcontratación.

Incluso el extraordinariamente progresista senador Bernie Sanders afirma que se opone al programa, pero apoya que tenga una sede parcial en Vermont para que sus electores puedan beneficiarse de los trabajos de subcontratación.

No sólo los políticos estadounidenses están comprometidos financieramente con este desastre: hay otros ocho países involucrados en el desarrollo del F-35.

Conclusión

No tengo una solución para los problemas presentados aquí. Realmente, dado que me opongo a la participación de EE.UU. en todas las guerras que conozco, no quiero que el F-35 se utilice más de lo que se ha utilizado.  Los innumerables problemas probablemente se resolverán con el tiempo, y quizás la mayor parte del dinero que se va a malgastar en este programa ya se ha gastado.

Quiero llamar tu atención sobre los niveles absurdos de despilfarro e ineficiencias inherentes al sistema gubernamental, y quiero sugerir que ese despilfarro es inevitable en el sistema tal y como está.

Entonces, ¿cuál es mi propósito? Quiero llamar la atención sobre los niveles absurdos de despilfarro e ineficiencias inherentes al sistema gubernamental y quiero sugerir que ese despilfarro es inevitable en un sistema tal y como está.

¿Qué opinas? ¿Se puede arreglar el sistema? ¿Cómo lo arreglarías, o con qué sistema lo sustituirías?


  • Elijah J. Henry is a libertarian freelance writer who grew up mainly in the Midwest but has spent his entire adult life in various southern states. He aspires to promote freedom while living free in a yet unfree world. Reach out to him with writing opportunities through his LinkedIn account.