VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, julio 23, 2023

Por qué nunca debe olvidarse la alianza entre Stalin y Hitler

El silencio intencionado y la inacción de Stalin durante la Segunda Guerra Mundial permitieron que el Holocausto se desarrollara sin ninguna resistencia o contra-acción significativa.

Crédito de la imagen: Composite image by FEE | Pxfuel

La Segunda Guerra Mundial fue uno de los periodos más catastróficos de la historia de la humanidad, marcado por una violencia, un genocidio y una destrucción sin precedentes. Sin embargo, mientras que la narrativa de la guerra está dominada por el Eje y las potencias aliadas occidentales, el papel de la Unión Soviética, en particular bajo Joseph Stalin, en el apoyo indirecto a la campaña de terror y conquista de la Alemania nazi, a menudo pasa desapercibido. Basándose en varios extractos históricos, este artículo analizará la implicación de la Unión Soviética en los esfuerzos bélicos nazis y su incapacidad para proteger o informar a la población judía de las atrocidades inminentes.

El pacto Molotov-Ribbentrop se firmó en las primeras horas del 24 de agosto de 1939, en una ceremonia surrealista en la que las esvásticas ondeaban junto a la hoz y el martillo. Las banderas con esvásticas procedían supuestamente de un estudio cinematográfico, donde se habían utilizado para películas de propaganda antinazi. El pacto de no agresión de diez años entre la URSS y Alemania iba acompañado de un protocolo secreto en el que se definían las esferas de influencia de cada potencia en Europa del Este, incluida la partición de Polonia y la concesión de los Estados Bálticos y Besarabia a los soviéticos.

Stalin hizo un brindis final, declarando: “Sé cuánto ama la nación alemana a su Führer; por tanto, me gustaría brindar a su salud”. El brindis era irónico, teniendo en cuenta la postura hostil que la URSS había mantenido anteriormente hacia la Alemania nazi. El primer regalo de Stalin tras el pacto fue premiar a Alemania con unos 600 comunistas alemanes, la mayoría de ellos judíos. Los extraditó a la Gestapo en Brest-Litovsk, un lugar simbólico cargado de implicaciones históricas. Entre los extraditados se encontraba Hans David, un compositor de talento, que más tarde pereció en las cámaras de gas de Majdanek, un destino compartido por muchos otros. Este proceso de entrega de prisioneros judíos y/o comunistas a los nazis persistió después de 1939.

Margarete Buber-Neumann, ex comunista convertida en anticomunista acérrima, fue una de esas personas transferidas de la prisión soviética a manos de la Gestapo en 1940. Tras sobrevivir a las brutales condiciones de una prisión soviética y de un campo de concentración nazi, Buber-Neumann escribió sus memorias “Bajo dos dictadores”, en las que detalla la dura realidad de la vida bajo los regímenes totalitarios de Stalin y Hitler.

En las fases iniciales de la Segunda Guerra Mundial, tras la firma del Pacto Molotov-Ribbentrop en 1939, la Unión Soviética y la Alemania nazi se embarcaron en una relación diplomática que permitió la expansión territorial y las maniobras políticas. Los dos regímenes socialistas totalitarios formaron una incómoda alianza caracterizada por la cooperación económica, la retención de información y la no agresión. El impacto de esta alianza sobre la población judía, especialmente en la zona de Polonia ocupada por los soviéticos, fue grave y catastrófico.

El cálculo ideológico de la política exterior de Stalin se hizo evidente en su anticipación del inminente ataque alemán a Polonia. Reconociendo la inevitabilidad de la intervención británica y francesa, Stalin vio una oportunidad única para hacer avanzar la causa del comunismo. Desde su punto de vista, un conflicto prolongado entre potencias capitalistas presentaba un escenario ideal, sembrando la discordia y creando oportunidades para la expansión de la influencia soviética.

Stalin fue explícito en sus maquinaciones, expresando que la URSS, la Tierra de los Trabajadores, saldría ganando de una guerra prolongada que debilitaría tanto al Reich como al bloque anglo-francés. Temiendo una conclusión rápida de la guerra, Stalin subrayó la importancia de ayudar a Alemania para garantizar un conflicto largo y costoso. A pesar de las continuas tensiones con Japón en Extremo Oriente, Stalin preveía la eventual entrada de la URSS en el teatro de operaciones europeo en el momento más ventajoso para los intereses soviéticos. La visión estratégica del líder soviético subrayaba un pragmatismo despiadado y un compromiso inflexible con la causa comunista.

La deportación masiva de aproximadamente un millón de refugiados polacos iniciada por el NKVD de Lavrentiy Beria en febrero de 1940, la mitad de los cuales eran judíos, pone de relieve el primer aspecto inquietante de la colaboración soviético-nazi. Los deportados, clasificados bajo diversas etiquetas como “La contrarrevolución nacional judía”, fueron enviados a Siberia en condiciones horrendas que provocaron muchas muertes en el camino. Entre los detenidos había muchos líderes y activistas judíos, como Menachem Begin, un joven dirigente sionista, y Henryk Ehrlich y Viktor Alter, fundadores del Bund polaco, el mayor partido judío de Polonia. Esta deportación masiva representó el “principal método administrativo de sovietización”.

Al mismo tiempo, las autoridades soviéticas mantuvieron a la población judía desinformada sobre las atrocidades nazis que se estaban cometiendo al otro lado de la frontera, manteniendo un silencio deliberado que permitió el Holocausto. Como parte del pacto de no agresión, los órganos soviéticos no informaron de las masacres genocidas perpetradas por los nazis entre 1939 y 1941. Las mencionadas películas antinazis dejaron de producirse. Periódicos soviéticos como Pravada apenas utilizaron la palabra “fascista” entre 1939 y 1941. Este silencio continuó incluso después de que los nazis rompieran el pacto e invadieran la URSS, una medida que precipitó el exterminio de 1,5 millones de judíos en la Rusia Blanca y Ucrania. En esencia, el silencio y la inacción de Stalin permitieron que el Holocausto se desarrollara sin ninguna resistencia o contraacción significativa.

Además, la complicidad soviética contribuyó a la normalización de la violencia nazi. Las víctimas judías de las ejecuciones masivas eran denominadas habitualmente “polacos” o “ucranianos” en los medios de comunicación soviéticos, ocultando la naturaleza antisemita específica de los pogromos nazis. La población soviética, a pesar del adoctrinamiento constante, no fue educada sobre el antisemitismo nazi ni sobre su plan de genocidio, fomentando una ignorancia que en última instancia condujo a una colaboración generalizada contra las poblaciones judías.

Paralelamente a estas políticas, la Unión Soviética también proporcionó ayuda económica a la Alemania nazi, que fue decisiva para facilitar la guerra de conquista de Hitler. No se puede subestimar la importancia de esta ayuda, ya que la URSS suministró cantidades significativas de alimentos y materias primas a los nazis. Por ejemplo, durante la invasión de Francia y los Países Bajos, la URSS suministró al Reich 163.000 toneladas de petróleo y 243.000 toneladas de trigo ucraniano sólo en mayo y junio de 1940. A medida que aumentaba la demanda alemana durante las batallas críticas, como la de Dunkerque, las entregas de petróleo soviético se disparaban para satisfacer las necesidades, alimentando de hecho la conquista de Europa Occidental por Hitler.

Públicamente, la Unión Soviética incluso apoyó la invasión alemana de Francia y los Países Bajos. El Partido Comunista Francés recibió instrucciones de no oponer resistencia a los alemanes, lo que provocó una oleada de deserciones y debilitó aún más la capacidad de Francia para resistir el ataque alemán. A pesar de la disensión y la resistencia internas, los soviéticos siguieron propagando consignas derrotistas, socavando activamente el esfuerzo bélico contra los nazis.

En el discurso actual, existe una tendencia entre los apologistas soviéticos a alabar a la URSS como la fuerza singular que finalmente derrocó al régimen nazi en 1945. Esto, por supuesto, ignora el apoyo crítico que vino de los EE.UU. a través de Lend-Lease. Incluso Stalin admitió: “Sin las máquinas que recibimos a través de Lend-Lease, habríamos perdido la guerra”. Aunque los sacrificios realizados por millones de soldados soviéticos no deben ser olvidados ni barridos bajo la alfombra, es vital para nosotros iluminar simultáneamente los rincones más oscuros de este pasado.

Debemos resistirnos a la llamada a ignorar la aleccionadora realidad de la complicidad de la Unión Soviética. No podemos olvidar que la alianza inicial forjada entre Stalin y Hitler no tenía sus raíces en la necesidad, sino que brotó del suelo de la ideología socialista de Stalin. Tal era el veneno entrelazado en este tapiz político que, si Hitler no hubiera invadido la URSS en 1941, o si hubiera optado por renunciar por completo a este camino, la Unión Soviética podría haber seguido permaneciendo en silencio y apoyando. Con los ojos desviados, podrían haber permanecido como observadores y cómplices mientras el monstruoso régimen nazi se arrastraba por Europa.

Cuando nos asomamos al pasado, se proyecta una sombra de dolor, un eco de lamento por las víctimas que una vez no tuvieron voz, que resuena con una súplica para que la historia no repita sus horas más oscuras. Nuestro deber para con la memoria nos exige mantener cerca estas amargas verdades y aprender de ellas si queremos honrar el legado de quienes sufrieron y murieron bajo la sombra de regímenes totalitarios.