VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, agosto 25, 2023

¿Estaban mejor los estadounidenses durante la Gran Depresión?

De afirmaciones engañosas a realidades modernas: navegando por la tendencia de la Gran Depresión en TikTok.

Crédito de la imagen: F Delventhal - Flickr | CC BY 2.0

En el mundo en constante evolución de las tendencias de las redes sociales, TikTok ha visto su parte justa de contenido fascinante y a veces desconcertante. Últimamente, una tendencia preocupante ha surgido cuando algunos TikTokers están idealizando y restando importancia a la Gran Depresión, un período fundamental de agobio económico en la historia de Estados Unidos. Los influencers de la plataforma hacen atrevidas afirmaciones sobre las condiciones financieras de aquella época y establecen cuestionables comparaciones con la actualidad.

Numerosos creadores se han subido al carro, afirmando que los estadounidenses de la Gran Depresión ganaban más que el salario medio actual. Un individuo afirmó audazmente: “Para ganar un [salario] medio que esté a la par con lo que ganaba el estadounidense medio en las profundidades más bajas de la Gran Depresión, en el año 2022 tendrías que estar ganando 95.000 dólares”. Otro influencer fue aún más lejos, afirmando que “actualmente nos encontramos en la mayor depresión de la historia de Estados Unidos” e insistió en que los estadounidenses empleados en 1933 ganaban una media de 4.200 dólares anuales, lo que también serían unos 95.000 dólares en la actualidad.

Estas afirmaciones, sin embargo, requieren un examen cuidadoso y una comprobación de los hechos. Aunque puedan parecer cautivadoras, en realidad son bastante engañosas. Las cifras citadas en los TikToks se basan en datos históricos del Servicio de Impuestos Internos (IRS). Sin embargo, omiten convenientemente un detalle crucial: el informe del IRS de 1933 menciona un salario medio de “4.218,40 dólares para los declarantes”, pero esto sólo incluye un subconjunto de 1,7 millones de individuos, difícilmente representativos de toda la población.

El salario medio real durante la Gran Depresión fue de aproximadamente 1.045 dólares, que, ajustado a la inflación en 2023, ascendería a unos 24.526,07 dólares. Esto contradice claramente las cifras infladas presentadas en los TikToks, que engañan a los espectadores haciéndoles creer que la gente durante la Gran Depresión tenía mayores ingresos que el salario medio actual.

Sin detenerse en las comparaciones salariales, otro TikToker sacó a relucir la cuestión del salario mínimo, afirmando que si se hubiera mantenido vinculado a la inflación, hoy sería de 52 dólares por hora. Sin embargo, esta afirmación también es inexacta. El salario mínimo nunca se diseñó para ajustarse a la inflación, y el salario mínimo federal de 0,25 dólares en 1938 sólo equivaldría a 5,43 dólares en la actualidad.

Christopher Clarke, profesor adjunto de Economía en la Universidad Estatal de Washington, ha estado observando esta tendencia de TikTok y comparte su perspectiva al respecto. La mayoría de la gente es sincera cuando hace estas afirmaciones, ve los vídeos o los comparte con sus amigos. Sienten que la economía es injusta y han encontrado una narrativa que valida esos sentimientos”. Clarke señala que, aunque el sentimiento que subyace a las afirmaciones puede derivarse de una preocupación genuina por sus condiciones económicas, es esencial garantizar la exactitud de la información que se difunde.

En medio de la tendencia engañosa de TikTok, es crucial volver a las sombrías realidades de la Gran Depresión. Este periodo, que comenzó con el crack bursátil de 1929, sumió a la nación en un abismo económico. El desempleo alcanzó niveles sin precedentes, con un máximo del 25% en 1933. La pobreza se generalizó, e innumerables familias lucharon por llevar comida a la mesa y mantener un techo sobre sus cabezas. El economista Murray Rothbard señaló: “…los ingresos semanales medios cayeron más de un 40% durante la depresión, y los ingresos semanales reales cayeron más de un 30%”.

La falta de vivienda se convirtió en un problema acuciante, y muchas personas se vieron obligadas a vivir en chabolas improvisadas conocidas como “Hoovervilles”. Los comedores de beneficencia y las colas para comprar pan se convirtieron en lugares comunes, ilustrando la desesperación por cubrir las necesidades más básicas. Las familias se desintegraron y los niños se vieron obligados a trabajar para contribuir a los ingresos de sus hogares. El coste emocional y psicológico para los ciudadanos de la nación fue inmenso. Un estudio señaló que la tasa de suicidios aumentó de 18,0 por 100.000 en 1928 a 22,1 por 100.000 en 1932. En comparación, fue del 14,1 en 2021.

Desde la Gran Depresión hemos avanzado mucho. Hoy disfrutamos de un nivel de confort y comodidad inimaginable en los años treinta. Como señaló astutamente el profesor Clarke: “Hemos ampliado el aire acondicionado, la refrigeración, la calefacción central, la fontanería interior, la propiedad de vehículos de motor, las autopistas interestatales, la penicilina, la mejora de los tratamientos contra el cáncer y la diabetes. Quiero decir, recaliente las sobras de dos días de su nevera en un microondas en sesenta segundos y regocíjese sabiendo que tales comodidades y lujos no existían hace cincuenta años”.

Esto no significa que todo el mundo en Estados Unidos viva hoy una vida perfectamente cómoda. Todavía se pueden hacer innumerables mejoras. Muchos estadounidenses siguen en la pobreza y muchos siguen sin hogar. Pero no podemos solucionar ninguno de los problemas económicos imperantes si nos basamos en datos y supuestos falsos. Por eso es tan preocupante esta tendencia a idealizar y restar importancia a la Gran Depresión.

Es esencial que los usuarios de las redes sociales tengan discernimiento y sean críticos con el contenido que encuentran, especialmente cuando se trata de acontecimientos históricos. Al reconocer las realidades de la Gran Depresión, podemos rendir homenaje a la resistencia y fortaleza de nuestros antepasados y esforzarnos por aprender de la historia para construir un futuro más informado y compasivo.