VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, julio 17, 2020

Por qué nos deben molestar los prejuicios hacia los ricos

Nuestra sociedad necesita a los ricos porque necesita empresarios.


Solicité el primer estudio comparativo internacional del mundo sobre los prejuicios y estereotipos contra los ricos. ¿Pero cuál es el sentido de investigar las actitudes hacia los miembros más ricos de la sociedad? ¿No disfrutan los ricos de una vida cómoda y privilegiada? Por supuesto que sí. Los ricos no tienen preocupaciones materiales y son ampliamente admirados, pero esa es sólo una cara de la moneda: la envidia y la hostilidad son la otra.

A lo largo de la historia, las minorías económicamente exitosas han sido (y siguen siendo) blanco de hostilidad. Los antisemitas, por ejemplo, han acusado repetidamente a los judíos de ejercer un control clandestino de la economía, mientras que los asiático-americanos, como sabemos por las investigaciones académicas sobre los prejuicios, son discriminados por sus ingresos, que son un 40% más altos que el promedio de los estadounidenses blancos. En épocas normales, el prejuicio adopta en gran medida la forma de observaciones despectivas, pero en tiempos de crisis y agitación social, las minorías acomodadas pueden convertirse fácilmente en el blanco de ataques violentos. En los últimos meses, se ha producido un aumento de las agresiones físicas y el acoso a los asiático-americanos. La crisis del coronavirus puede ser el desencadenante de esos ataques, pero los prejuicios latentes contra los asiáticos existían mucho antes de que el coronavirus asomara su horrible cabeza.

La hostilidad generalizada hacia los judíos ha existido durante unos 2.500 años, a medida que, a lo largo de los siglos, se han ido formando multitud de imágenes, canards, clichés, prejuicios, resentimientos y estereotipos sobre “los judíos”. Si bien los desencadenantes y los motivos de la hostilidad hacia el pueblo judío cambiaron con el tiempo según la evolución de la sociedad y los resentimientos de los grupos que propagaban el antisemitismo, las imágenes utilizadas para avivar el antisemitismo siguieron siendo bastante coherentes. A pesar de esta hostilidad de larga data hacia el pueblo judío, fue sólo en tiempos de extrema agitación social -como la pandemia de la Peste Negra en la Edad Media o la crisis económica mundial de los años 30- que la animosidad subyacente hacia las comunidades judías se intensificó y, en el siglo XX, condujo al mayor crimen de la historia de la humanidad, el Holocausto.

Desafortunadamente, las palabras no se quedan en palabras, sino que se convierten en hechos. La única manera de evitar que las palabras de odio se conviertan en acciones de odio es abordar y combatir los prejuicios, incluyendo aquellos que se dirigen a los ricos. Aunque no es necesariamente de conocimiento común, incluso en fechas tan recientes como el siglo XX, los ricos no sólo han sido blancos habituales de  hostilidad, sino que también han sido perseguidos y asesinados. Existe una historia no escrita de asesinatos en masa, cuyas víctimas fueron grupos ricos y “privilegiados” de la sociedad. 

“En todos los continentes y en todas las épocas, los pueblos que se han destacado creando riqueza han sido víctimas de algunas de las mayores brutalidades de la sociedad. La historia reciente ha visto, en Alemania, el holocausto de los judíos; en Rusia, los pogromos de los kulaks y los judíos; en el norte de Nigeria, el desalojo y la matanza de los miembros de las tribus; en Indonesia, la matanza de cerca de un millón de chinos de ultramar; en la propia China, la Guardia Roja arremete contra los productivos; en Uganda, la masacre de blancos e indios; en Tanzanía, su expropiación y expulsión; en Bangladesh, el asesinato y confinamiento de los biharis.

Y a medida que los setenta llegaban a su fin, gran parte de la riqueza y el capital humano tanto de Cuba como del sudeste asiático fue relegado a mar abierto. En todas partes los horrores y los cuerpos se amontonan, en la perenne lucha del mundo por librarse de la amenaza de las riquezas – de los comerciantes, los banqueros, los mercaderes, los comerciantes, los empresarios”.

En general, las minorías objeto de genocidios fueron víctimas de prejuicios mucho antes de que se las señalara para su erradicación. Por lo general, tenían un largo historial de ser chivos expiatorios de complejos acontecimientos sociales que eran incomprensibles para la mayoría de las personas. Durante las crisis sociales y económicas, este odio de larga data estalló en una violenta agresión contra las minorías que eran chivos expiatorios. Aunque la mayoría de la población no solía participar directamente en las persecuciones y asesinatos en masa de las minorías como chivos expiatorios, los asesinos confiaban en que la mayoría miraría hacia otro lado, prefiriendo permanecer ignorantes de los actos de barbarie que se producían a su alrededor.

Por supuesto, estos son ejemplos extremos. Y sin embargo, tales genocidios han ocurrido más a menudo de lo que mucha gente se atreve a admitir. Sin embargo, en la memoria colectiva, muchos de estos eventos, como la campaña organizada por Stalin de represión y ejecución contra los “kulaks”, que le costó la vida a unos 530.000 a 600.000 campesinos ricos, han sido en gran medida reprimidos.

Incluso cuando la persecución no ha llegado a tales extremos, el resentimiento general hacia los ricos ha sido perjudicial para la sociedad. En Suecia, por ejemplo, en el decenio de 1970, una oleada de sentimiento anti-ricos llevó a la introducción de impuestos extremadamente altos sobre los ciudadanos más pudientes de Suecia. En un sensacional artículo de periódico de la época, la conocida autora de libros infantiles Astrid Lindgren calculó que su carga fiscal había aumentado a 102%. Como resultado, muchos ricos abandonaron Suecia, entre ellos Ingvar Kamprad, el fundador de la fábrica de muebles Ikea, que emigró a Suiza y se convirtió en el hombre más rico de Europa. Durante este período, la política fiscal sueca, impulsada por la envidia, dañó seriamente la economía sueca.

Estos ejemplos muestran que los prejuicios contra los ricos no sólo perjudican a los ricos, sino que causan un grave daño a la sociedad en su conjunto. Si la gente no entiende las causas reales de las crisis y los eventos negativos, eligiendo en su lugar creer en explicaciones sencillas y poner a los ricos como chivos expiatorios, esto hace que sea aún más difícil encontrar soluciones reales a problemas muy reales. Cuando la política económica está impulsada por la envidia social, esto puede conducir a una disminución significativa de la prosperidad e impedir las reformas políticas y económicas tan necesarias. Y, en situaciones excepcionales, como las crisis económicas graves o las guerras, los prejuicios extremos pueden conducir a la persecución o incluso a la aniquilación de los ricos, erradicando así los sistemas sociales basados en la libertad económica y dando lugar a sistemas represivos que en realidad aumentan la pobreza.

Por consiguiente, es una buena noticia para los Estados Unidos el hecho de que los estadounidenses tienen mucha menos envidia de los ricos que los europeos en países como Francia y Alemania. Mi estudio internacional The Rich in Public Opinion analizó la envidia social en cuatro países: Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania. Encuestas representativas fueron realizadas por Ipsos Mori y proporcionaron los datos para calcular un “Coeficiente de Envidia Social” para determinar la proporción de envidiosos y no envidiosos en cada uno de los cuatro países.

Cuanto mayor sea el “Coeficiente de Envidia Social”, mayor será la proporción de envidiosos en la población de un país. En Francia y Alemania, por ejemplo, los coeficientes de envidia social de 1,21 y 0,97 son significativamente más altos que los de los Estados Unidos (0,42) y el Reino Unido (0,37). Además, la disposición a utilizar como chivos expiatorios a los ricos por las crisis económicas y humanitarias es dos veces mayor en Alemania (50%) que en los Estados Unidos (25%).

El estudio también revela que los estadounidenses más jóvenes son mucho más críticos con los ricos que sus compatriotas de mayor edad. Incluso la contundente acusación de que los ricos son buenos para ganar dinero pero no suelen ser personas decentes, suscita el acuerdo del 40% de los estadounidenses más jóvenes (sólo el 23% no está de acuerdo). Los estadounidenses mayores, sin embargo, tienen una opinión muy diferente: sólo el 15% está de acuerdo, mientras que el 50% rechaza la declaración por completo.

Siempre debemos someter a un análisis crítico cada uno de los aspectos de los estereotipos y prejuicios generalizados contra las minorías, independientemente de la minoría a la que se refieran. Una gran mayoría de los ricos han construido su riqueza como empresarios, como muestra la clasificación anual de Forbes de los norteamericanos más ricos. Nuestra sociedad necesita a los ricos porque necesita empresarios y, afortunadamente, la mayoría de los estadounidenses lo saben. 

Este artículo fue reimpreso de National Interest


  • Dr. Rainer Zitelmann is a historian and sociologist. He is also a world-renowned author, successful businessman, and real estate investor.

    Zitelmann has written more than 20 books. His books are successful all around the world, especially in China, India, and South Korea. His most recent books are In Defense of Capitalism published in March 2023, The Rich in Public Opinion which was published in May 2020, and The Power of Capitalism which was published in 2019.