VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, marzo 7, 2020

Por qué no debemos juzgar a otros de “odiosos” sólo porque no estemos de acuerdo con ellos

El problema no es que haya demasiado odio, sino que hay muy poca voluntad para debatir las ideas honestamente, sin atribuirles malas intenciones a los demás


Al escuchar del discurso político y de los, cada vez más, hiperbólicos habitantes de la World Wide Web, uno podría pensar que los Estados Unidos en el siglo XXI es el hogar de una población consumida por sentimientos bajos de profundo odio. Dondequiera que uno vaya, la acusación se hace evidente. Prácticamente ninguna opinión es inmune al epíteto “odioso”. Los que odien, Taylor Swift canta sin melodía, condenando a grandes rasgos a todos aquellos que no disfrutan de su particular autocompasión musical que la distingue.

¿Hacia dónde va este supuesto odio? A quienes sea. Los pobres, los inmigrantes, los afroamericanos, los homosexuales, los transexuales, los demócratas, los republicanos, los hispanos, los discapacitados, los millenials, las mujeres, incluso los niños, todos son víctimas del aborrecimiento apasionado del ciudadano común que se atreve a expresar una opinión contraria a la que aprueban los profesores y los intelectuales públicos.

De hecho, el término “odioso” se utiliza tan a menudo y se aplica tan ampliamente, que me veo obligado a preguntarme si alguien todavía sabe lo que significa. Cuando era niño, mis padres me advirtieron que no usara esa palabra. “El odio es una palabra muy fuerte”, me decían, y tenían razón. Es un término violento para una emoción violenta, un sentimiento de profunda antipatía, odio y repulsión. Y así como sentir esa emoción con demasiada frecuencia puede ser peligroso, también lo puede ser lanzar el término de casualmente.

En realidad, hay mucho menos odio por ahí de lo que se podría pensar. La mayoría de la gente con la que hablo parece bastante alegre, e incluso aquellos con un temperamento que tienden más a la melancolía depresiva sobre el estado del mundo no parecen albergar ningún verdadero odio hacia los demás. Por mi parte, la proporción de veces que he sentido algo parecido al odio por mis semejantes y el número de veces que he sido acusado de odio es prácticamente nulo.

Todo esto invita a una pregunta importante: Si no hay una epidemia de odio, ¿por qué son tan comunes estas acusaciones?

La respuesta es que la palabra “odio” se ha convertido simplemente en un truco retórico utilizado para deslegitimar las opiniones contrarias y evitar que tengamos que negociar s honestamente con el punto de vista de la otra parte.

Los artistas y actores describen a los que no les gusta lo que hacen como “odiosos” porque es más fácil descartar la crítica como irracional que usarla como una oportunidad para mejorar. Los activistas e ideólogos utilizan el mismo truco cuando se sienten inseguros en sus propias posturas y temen interactuar intelectualmente con alguien que no esté en su terreno. Si puedes atribuir el odio a tus interlocutores, no tienes que responder a lo que pueden ser objeciones perfectamente válidas a tu visión del mundo; ni siquiera tienes que escucharlas. ¿Qué mejor manera de mantener nuestras burbujas de unanimidad y certeza moral que pretender que todos los que están fuera de ella son un misántropo malvado?

Pero pretender que algo existe no lo hace realidad, y el hecho es que las diferencias de opinión no van automáticamente acompañadas de emociones negativas. Es posible, contrariamente a un reciente intercambio del que fui testigo, creer que el sexo biológico es más que una construcción social sin ser consumido por el odio. Es posible creer que una menor inmigración sería buena para el país sin odiar a los hispanos. Es posible creer en la preservación del matrimonio tradicional y la familia como núcleo sin odiar a los gays o a las madres solteras. Es posible cuestionar la moralidad del aborto sin odiar a las mujeres.

Estoy de acuerdo con algunas de las posiciones anteriores y en desacuerdo con otras, pero soy lo suficientemente consciente de que desviarme de mi propia postura no se traduce automáticamente en un odio contra mí y todos los valores que aprecio. En algunos casos, la otra parte puede tener puntos convincentes que debo abordar, o al menos pensar en ellos, antes de ponerme a prueba con mi propio punto de vista.

El problema, tal y como yo lo veo, no es que haya demasiado odio, sino que hay muy poca voluntad para debatir las ideas honestamente sin atribuir malos motivos a la otra parte. Puede que no entiendas por qué algunas personas creen en lo que hacen, pero mientras las descartes como odiosas en lugar de escucharlas, nunca lo entenderás.

Esto importa no sólo por el bien de la civilización y la superación de la división partidista para lograr algún hipotético momento kumbaya; importa por razones muy prácticas de eficacia en el avance de la política y el progreso cultural. Si quieres que la gente entienda y en última instancia simpatice con tu punto de vista, gritar que las personas con las que no estás de acuerdo son unos “odiosos” es un método bastante poco convincente. Si quieres que la gente entienda la difícil situación de las personas trans y las luchas y prejuicios a los que se enfrentan, insultar no va a ser suficiente. No es así como se construye la empatía y la tolerancia.

Miren el progreso comparativamente rápido que se ha hecho en los derechos de los gays, lo que culminó en la legalización federal del matrimonio homosexual. Fue sólo unos años antes que incluso héroes progresistas como Barack Obama y Hillary Clinton se opusieron públicamente a la idea.

¿Cómo cambió tan rápido? No a través de la intimidación y los insultos, sino a través de la normalización de la homosexualidad con la divulgación y la conversación. Es difícil ver a los gays como pecadores depravados en abstracto cuando son tus amigos, vecinos y colegas. Cada vez más, el contacto frecuente y las interacciones amistosas llevaron a todos, excepto a los más arraigados, a reconocer que los gays son sólo personas, que merecen los mismos derechos y dignidades que todos los demás.

Este método también puede funcionar con otros grupos minoritarios. La forma más segura de disminuir la hostilidad hacia la inmigración es hacerse amigo de los inmigrantes. La mejor manera de disminuir la confusión sobre los trans es tener un amigo trans y hablar con ellos. Esto no va a suceder, sin embargo, si alguien que muestra una pizca de vacilación es demonizado instantáneamente y es tildado como un odioso fanático. No sólo es grosero, es contraproducente.

Así que, por favor, dejemos de llamar odiosos a todos los que no están de acuerdo con nosotros y empecemos a intentar hablar con ellos. Si te tomas el tiempo en averiguar por qué no están de acuerdo, puedes mostrarles el error de las formas. O, ¿quién sabe? Tal vez te sorprendan y te muestren tu error.


  • Logan Albright is the Director of Research at Free the People. Logan was the Senior Research Analyst at FreedomWorks, and was responsible for producing a wide variety of written content, research for staff media appearances, and scripts for video production. Logan also managed the research and interviews with congressional candidates used for endorsements by FreedomWorks PAC. He received his Master’s degree in economics from Georgia State University in 2011, before promptly setting out for DC to fight for liberty.