Por qué la inflación podría seguir siendo elevada durante varios años

Si es así, las familias estadounidenses promedio sufrirán.

En el último año, los precios al consumidor han aumentado aproximadamente un 5%, el mayor incremento en 13 años. Impulsados en gran parte por la imprudente impresión de dinero del gobierno federal, estos fuertes aumentos de precios reducirán los salarios de los estadounidenses y erosionarán sus ahorros. Ahora, en un giro preocupante, acabamos de recibir razones para creer que los elevados niveles de inflación de los precios podrían persistir durante los próximos años.

Una nueva encuesta del Banco de la Reserva Federal de Nueva York midió las expectativas de inflación -lo que los consumidores esperan que ocurra- y descubrió que muchos prevén que habrá más aumentos de precios. Las últimas cifras revelan que los consumidores esperan que los precios suban un 4% durante el próximo año, con una expectativa promedio del 3.6% para los próximos años.

Por supuesto, estas son sólo las expectativas de la gente sobre el futuro. No está garantizado que se cumplan. Sin embargo, la inflación de los precios suele provocar una espiral perjudicial y una profecía autocumplida que, en última instancia, conduce a una mayor inflación de los precios.

Esta es la versión simple.

Cuando la inflación de los precios sube, como ha ocurrido recientemente, la gente empieza a anticipar que los precios seguirán subiendo. Cuando los consumidores esperan que los precios suban en un futuro próximo, se ven incentivados a comprar más hoy y a menudo lo hacen. Pero cuando todo el mundo empieza a comprar más ahora, esto ejerce una presión al alza sobre los precios y, en última instancia, puede causar más inflación de precios. Esto puede conducir a un ciclo doloroso en el que los precios siguen subiendo y las reacciones racionales de los consumidores perpetúan aún más el problema.

Hay muchos factores que afectan a la inflación, por supuesto, pero esto podría ocurrir en nuestra situación actual. Si así sucede, las familias norteamericanas promedio sufrirán al ver mermado su nivel de vida real y sus ahorros desaparecerán.

Para evitar este escenario, todo lo que tienen que hacer los responsables políticos es evitar la impresión indiscriminada de dinero que causó el brote original de inflación de precios y que potencialmente desencadenó este posible futuro ciclo perjudicial.