VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, abril 25, 2022

Por qué es hora de que hagamos que los impuestos duelan otra vez

Las retenciones fiscales fueron una idea de los economistas del Departamento de Guerra durante la época de la Segunda Guerra Mundial. Es hora de acabar con ellas.

Crédito de la imagen: iStock-MilanMarkovic

Mientras nos recuperamos de otro “Día de los Impuestos”, la fecha en la que los estadounidenses deben presentar sus declaraciones de la renta, muchos reflexionan sobre este molesto ritual que tiene lugar anualmente. Aunque ciertamente es una experiencia terrible para algunos, es probable que hayan perdido su significado para el 74 por ciento de los estadounidenses que celebran las devoluciones de impuestos en lugar de lamentar los saldos que se deben pagar en abril.

Eso tiene que cambiar.

Para equilibrar el abultado presupuesto federal de Washington, y para tomar decisiones honestas en general, es necesario que la carga de los impuestos sea obvia, no oculta.

Las retenciones automáticas fueron una invención de los economistas del Departamento de Guerra de la época de la Segunda Guerra Mundial (incluso un joven llamado Milton Friedman, quien más tarde deseó la derogación del sistema de retenciones), un plan para maximizar los ingresos por impuestos sobre la renta para luchar contra la Alemania nazi y el Japón imperial, sin avivar la inflación al estilo de la Primera Guerra Mundial con la expansión monetaria. En aquella época, la retención tenía una lógica interna: retener una pequeña parte de cada cheque reduciría la evasión fiscal y le enseñaría a la mayoría de los ciudadanos, que nunca antes habían pagado impuestos sobre la renta, a vivir sólo con la parte que “se llevan a casa”. Por último, recibir el exceso de impuestos sobre la renta en un cheque y devolverlo en abril representaba un préstamo sin intereses para el Tío Sam. Pero el gobierno federal carecía de los agentes necesarios para recaudar directamente un impuesto tan masivo. En lugar de ello, Washington delegó en los empresarios la tarea de recaudar los impuestos no pagados.

Ochenta años después, el mismo sistema sigue vigente. En esas ocho décadas, casi todos los estadounidenses han pasado a ser sujetos de los impuestos federales sobre la renta. La preparación de impuestos es una industria de 37.000 millones de dólares, y las empresas soportan gran parte de este gasto para cumplir con las retenciones de las nóminas. Esto es una pérdida de peso muerto.

Pero lo más insidioso es que el pueblo estadounidense ha aceptado el aumento del gasto federal, en gran parte porque el costo de ese gasto se oculta en “26 pagos fáciles de 289.99 dólares”. La importancia cultural del actual sistema de retenciones es tal que muchos estadounidenses ni siquiera piensan en los impuestos retenidos como su dinero. Muchos miden sus nóminas sólo por el “sueldo neto”, como si los impuestos no fueran dinero pagado por los ciudadanos para obtener servicios promulgados democráticamente, sino el tributo de un siervo a los reyes o a los nobles.

El sistema de retenciones automáticas le permite al Tío Sam difuminar con el tiempo el golpe financiero y emocional de los impuestos, como si se tratara de un lecho de clavos en el que la presión de cada uno no es suficiente para perforar la piel. Pero, al igual que el lecho de clavos, es sólo una ilusión psicológica, no hay magia verdadera: los impuestos recaudados a lo largo del año cuestan más que los pagados de golpe en abril, porque la retención priva al contribuyente de los intereses del dinero retenido.

Si la mayoría de los contribuyentes vieran desaparecer de un plumazo 4.000, 7.500 o 15.000 dólares de sus cuentas bancarias el 15 de abril, ¿qué aspecto tendría el equilibrio político?

Incluso algunos demócratas podrían empezar a hacerse eco de Rand Paul (R-KY) para seguir en el cargo. El gurú de las finanzas personales, Dave Ramsey, afirma que el uso de dinero en efectivo activa los centros de dolor del cerebro, mientras que el plástico oculta el dolor y por eso la gente gasta mucho menos cuando usa dinero en efectivo. Esencialmente, el medio y el plazo de pago cambian las emociones de la gente y, por tanto, sus preferencias de compra. Lo mismo ocurre con los impuestos: el medio y el método de pago modifican nuestra disposición a aceptar la generosidad. Cuando las personas acostumbradas a los reembolsos (y adormecidas hasta el punto de olvidar que la parte retenida de sus ingresos existe) de repente tienen que extenderle al gobierno cheques de varios miles de dólares cada año, uno sospecha que el gasto gubernamental y los impuestos se reducirán necesariamente.

Abraham Lincoln dijo: “La mejor manera de conseguir que se derogue una ley mala es aplicarla estrictamente”.

¿Quiere equilibrar el presupuesto y privar a los proyectos progresistas de los fondos necesarios para su proliferación? Entonces exponga el verdadero costo de la imprudencia de nuestros políticos y dejen que sufran la inevitable reacción electoral. Hagan que los impuestos duelan otra vez. 




  • Nathan Richendollar is a summa cum laude economics and politics graduate of Washington and Lee University in Lexington, VA. He lives in Southwest Missouri and works in the financial sector.