VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, mayo 11, 2020

No, una flota de vehículos eléctricos no salvará al Servicio Postal de los Estados Unidos

USPS puede dar la vuelta a su enredo fiscal, pero sólo rechazando las costosas alucinaciones del Nuevo Tratado Verde o Green New Deal.


La pandemia del coronavirus no ha sido fácil para el Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS), que estaba sangrando tinta roja incluso antes del comienzo de la crisis. Ahora, la dirección de la agencia está sacudiendo su recipiente de lata en el Capitolio pidiendo un rescate de 75.000 millones de dólares, dinero de los contribuyentes, en un potencial paquete de ayuda “Fase 4”. Mientras los legisladores discuten sobre cuánto alivio (si es que hay alguno) se le debe dar a la agencia, algunos comentaristas – notablemente David Roberts de Vox – han abrazado algunas ideas locas para que la compañía de correos de Estados Unidos vuelva a estar en una posición más firme.

Sueños Eléctricos

Roberts sugiere que la electrificación de los camiones de correo en realidad le ahorraría dinero a la agencia, mientras que conduciría a “una mejor salud pública, servicios públicos más eficientes y una menor contaminación del ambiente”. En realidad, lo último que el USPS necesita ahora es una propuesta riesgosa que acumularía más deuda en el peor momento posible.

Roberts no se equivoca al declarar que “las camionetas postales son viejas y anticuadas”. La buena noticia es que el USPS está listo para reemplazar más de 140.000 de sus camionetas con 30 años. La agencia tiene previsto adjudicar un contrato de 6.000 millones de dólares este año a uno de los cuatro finalistas de las licitaciones para construir más de 180.000 nuevas camionetas de correo. Este proceso de reemplazo podría volverse desastroso si la agencia adopta una flota totalmente eléctrica como lo sugiere el escritor de Vox. Roberts afirma que el hecho de ser “verde” ahorraría dinero para el asediado USPS, ya que, “en un ciclo de vida completo, los vehículos eléctricos tienen un mayor valor”. Esta afirmación era difícil de justificar incluso antes de los nuevos precios casi negativos del petróleo.

Las investigaciones realizadas por el Laboratorio Nacional de Argonne y el Instituto de Tecnología de Georgia revelan que en ciertos entornos, las camionetas eléctricas pueden tener un rendimiento superior a la de sus homólogos convencionales. Sin embargo, “para que las camionetas eléctricas superen definitivamente a otras opciones [es decir, el diesel de petróleo con reducción de la marcha en vacío] en condiciones de funcionamiento típicas, más allá de la aplicación de nicho, los costos de capital actuales de las camionetas eléctricas deben disminuir entre un 30 y un 50%; los precios del combustible diesel deben estar en el rango de 6,5 a 8,1 dólares por galón; o la reducción de las emisiones de carbono debe acreditarse entre 300 y 2.000 dólares por tonelada métrica de dióxido de carbono”. Es difícil de vender la idea, sobre todo en un momento en que el diesel está en el rango de 2 a 3 dólares por galón. El costo social implícito del carbono que se requeriría para que las camionetas eléctricas llegarán a un punto de equilibrio frente a la competencia es más del doble de la estimación superior dada por la Agencia de Protección Ambiental del ex presidente Obama.

Aumento de los costos

Los investigadores señalan que se podría argumentar mejor una flota eléctrica urbana, pero las rutas rurales siguen siendo el principal factor de costo para el USPS. Un análisis realizado en diciembre de 2019 por la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO) encontró que entre 2014 y 2018 los costos de entrega de la última milla se dispararon en un 16% en las rutas rurales frente a un 10% en las rutas urbanas. La diferencia fue aún mayor entre 2008 y 2014, cuando los costos de entrega en las zonas rurales se dispararon en un 18%, en comparación con el 3% de las entregas en las zonas urbanas. La verdad es que los costos de entrega en las ciudades son más fáciles de controlar; las entregas pueden consolidarse mediante buzones agrupados para múltiples direcciones en estrecha proximidad. El Servicio Postal de los Estados Unidos ha consolidado y seguirá consolidando las rutas de entrega para hacerlas más eficientes, pero la GAO señala que se trata principalmente de un fenómeno urbano.

Las rutas rurales plantean un problema de costos único que no puede ser fácilmente solucionado por rutas y soluciones más eficientes como los buzones agrupados. Y el análisis del ciclo de vida sugiere que los vehículos eléctricos simplemente se sumarían a estos problemas de costos en las entregas rurales. Estos problemas ya se han presentado en la vida real, donde los autobuses eléctricos se desvanecen después de menos de 80 millas en la carretera. Este desempeño sería desastroso en las rutas rurales de correo de Norteamérica, algunas de las cuales recorren casi 200 millas.

El USPS necesita emprender la compra de flotas conscientes de los costos para que no quiebren el banco y se lleven una bolsa de rescate con 75 mil millones de dólares que pertenecen a los contribuyentes. El Congreso y el Departamento del Tesoro deben trabajar juntos para asegurar que la administración del USPS reduzca los costos de entrega y no desperdicie los 10.000 millones de dólares en préstamos que ya han recibido a través de la Ley CARES.

USPS puede darle la vuelta su barco fiscal, pero sólo rechazando las costosas quimeras.


  • Ross Marchand is the director of policy for the Taxpayers Protection Alliance.