VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, abril 1, 2020

Estudio de Harvard encuentra que a los consumidores no les importa las licencias de las empresas, pero sí consideran las recomendaciones de otros y los precios

Un estudio reciente del MIT, Harvard, Stanford y la Universidad de Boston encontró que los consumidores se preocupan mucho más por las reseñas y los precios que por las credenciales exigidas por el gobierno.

Crédito de la imagen: Ingfbruno

La ya paralizante acreditación de la fuerza de trabajo mediante leyes de licencias ocupacionales gravosa e innecesaria está afectando especialmente a los trabajadores durante la pandemia de coronavirus, lo que hace más difícil que los solicitantes de empleo encuentren trabajo. De hecho, los requisitos aparentemente razonables de que los electricistas y los profesionales de la salud tengan licencia han dado paso a leyes ridículas que ordenan que… las estrellas de cine, los trenzadores de pelo y los podadores de árboles obtengan el sello de aprobación por parte del Estado, lo que deja a los trabajadores con problemas cuando están más desesperados por cambiar de profesión en este período de desempleo galopante. Los consumidores están seguros de que tales requisitos onerosos llevan a elecciones más informadas en un mercado mejor estructurado, pero las pruebas no lo confirman.

Un estudio reciente realizado por investigadores del MIT, Harvard, Stanford y la Universidad de Boston encontró que los consumidores se preocupan mucho más por las reseñas y los precios que por las credenciales exigidas por el gobierno. Sin embargo, las licencias ocupacionales hacen que los precios suban, lo que deja a los consumidores con menos opciones de calidad asequibles. Estas normas innecesarias son especialmente perjudiciales para los consumidores y los trabajadores por igual en un período tan difícil. Por lo tanto, es hora de que los legisladores y burócratas eliminen los onerosos requisitos para la obtención de licencias, de modo que los empleados puedan llegar al trabajo más rápidamente y los consumidores puedan buscar la mejor oferta.

En su estudio (publicado como documento de trabajo en enero), el equipo de cuatro estudiosos examinó los datos de una gran plataforma (sin nombre) “en la que los consumidores pueden contratar a profesionales para servicios de mejoras del hogar”. Los consumidores que buscan profesionales pueden echar un vistazo a las calificaciones de los trabajadores (junto con una métrica de 1 a 5 estrellas), así como a su precio a cobrar y su prueba de licencia.

En la plataforma, estos vendedores tienen que esperar unos días entre la presentación de sus documentos de licencia en el sitio web, que los datos sean subidos al el sitio web y que se hagan públicos en la red. Este tiempo de espera dio a los investigadores la oportunidad de ver si mostrar sólo las credenciales del gobierno aumenta la disposición de los consumidores a utilizar el servicio del profesional.

Los resultados están listos, y … *redoble de tambor *… los investigadores no encontraron “ninguna prueba de que mostrando la licencia mejoren la posibilidad de ser elegido por los consumidores”. Sin embargo, sí encontraron “importantes efectos positivos en cada una de las medidas de reputación (calificación media y número de reseñas) y significativos efectos negativos de los precios”. En otras palabras, los consumidores quieren profesionales que ofrezcan precios bajos y que sean considerados “buenos” por los demás, no vendedores a los que los funcionarios del gobierno den luz verde.

“Nuestros resultados muestran que las regulaciones de licencias más estrictas están asociadas con una menor competencia y precios más altos, pero no con ninguna mejora en la satisfacción del cliente, medida por las calificaciones de revisión o la propensión a usar la plataforma de nuevo”, concluyeron los investigadores.

Hay amplias pruebas de que los altos precios en particular mantienen a los consumidores alejados de ciertos profesionales y, como se ha señalado, la concesión de licencias puede ser un factor clave que contribuye a esos altos precios. Para determinar el impacto de los requisitos de licencia en los precios, el equipo de investigación estudió el rigor de esos requisitos (es decir, la capacitación, la educación) por estado y ocupación. Luego trataron de averiguar cómo eso afectaba a cosas como los precios de los servicios y el nivel de competencia dentro de un sector. Los estudiosos descubrieron que esas leyes estrictas dan como resultado precios más altos y menos opciones, ya que los trabajadores deseosos de entrar en el mercado simplemente no pueden permitirse los costos de la licencia.

Los pocos profesionales, que pueden superar todos los obstáculos establecidos por los reguladores, se enfrentan a poca competencia una vez que se les da luz verde para hacer negocios. Y los consumidores pagan el precio de estos mercados no competitivos. Aumentar las licencias ocupacionales en una desviación estándar, según los investigadores, lleva a un aumento de precios del 3 al 4% y disminuye el número de opciones disponibles para los compradores en más de un 2% %. Los consumidores son golpeados con un doble golpe de aumento de precios y disminución de opciones.

El aumento de los precios es particularmente pronunciado en el caso de los trabajos más caros y complicados. El aumento para los trabajos que cuestan más de 500 dólares para completar es de 9,3%, alrededor de tres veces el promedio de todas las vocaciones. Estos servicios más caros ya están en la cúspide de la inasequibilidad para millones de hogares estadounidenses, y los costos de las licencias que se transfieren a los consumidores pueden ponerlos fuera de su alcance.

Reducir estas reglas, que los consumidores no parecen querer o necesitar, haría que innumerables servicios fueran más asequibles, y resultaría en más empresarios compitiendo para hacer trabajos que no deberían requerir una licencia en primer lugar.

Todo el mundo ha oído historias de horror de jurisdicciones que exigen que los catadores de leche y los decoradores de casas obtengan una certificación del gobierno para conseguir una tajada del sueño americano, y el impacto devastador que estas normas tienen en los aspirantes a profesionales sin recursos para obtener la licencia. Es hora de dejar de lado la credencialización extra e innecesaria de la fuerza de trabajo que nunca ha sido necesaria y reducir los costos para los consumidores que ya están luchando para adaptarse a la pandemia de coronavirus.


  • Ross Marchand is the director of policy for the Taxpayers Protection Alliance.