Médicos cubanos dicen que son tratados como esclavos

Cuando se da una probada de libertad, los supuestos ideales comunistas de "igualdad" se sitúan enseguida en el marco de lo que realmente le corresponde al director: el control.

"Estás entrenado en Cuba y nuestra educación es gratuita. La atención médica es gratuita, pero ¿a qué precio? Terminas pagando por ello toda tu vida". -Dr. Yaili Jiménez Gutiérrez

En 2013, la Organización Mundial de la Salud negoció un acuerdo mediante el cual Cuba exportaría médicos al Brasil para que prestaran servicios en sus zonas más pobres y remotas. Sin embargo, a medida que Brasil comenzó a cosechar los beneficios de la mejora de la atención y la disminución de las tasas de mortalidad, los médicos cubanos comenzaron a ver el régimen de su hogar desde una nueva perspectiva.

Libertad contra esclavitud

"Cuando se sale de Cuba por primera vez, se descubren muchas cosas a las que antes no se podía ver", dice Yaili Jiménez Gutiérrez, una de las doctoras del programa, en un perfil del New York Times. "Llega un momento en que te cansas de ser un esclavo".

Los médicos cubanos empezaron a notar la disparidad entre lo que  "tomaba" su gobierno del gobierno brasileño -casi cuatro veces su propio salario-, así como los mayores salarios y mayores libertades de que disfrutan sus compañeros, también "médicos de exportación" provenientes de otros países participantes.

"Comenzamos a ver que las condiciones de los otros médicos eran totalmente diferentes", explica Jiménez. "Podían estar con su familia, traer a sus hijos. Los salarios eran mucho más altos".

En respuesta, más de 150 médicos cubanos han presentado demandas ante los tribunales brasileños, reclamando protecciones de igualdad bajo la Constitución de Brasil y solicitando que permanezcan en el país como contratistas independientes con la capacidad de ganar un salario completo.

El New York Times resume la situación de la siguiente manera:

Las semillas de la rebelión fueron plantadas hace un año en una conversación entre un médico cubano y un representante del clérigo en una remota aldea del noreste de Brasil.

Anis Deli Grana de Carvalho, doctora cubana, estaba llegando al final de su misión médica de tres años. Pero al casarse con un brasileño, quería quedarse y seguir trabajando. El pastor se indignó al enterarse de que, bajo los términos de su empleo, los médicos cubanos ganan sólo una cuarta parte de la cantidad que el gobierno brasileño paga a Cuba por sus servicios.

A finales de septiembre del año pasado, ella demandó en la corte federal para trabajar como contratista independiente. En pocas semanas, decenas de otros médicos cubanos siguieron el ejemplo de la Dra. Grana y presentaron demandas ante los tribunales brasileños.

En cuanto a cómo ha respondido el gobierno cubano hasta ahora, a algunos se les ha permitido conservar sus empleos o regresar a sus hogares, mientras que a otros se les despidió y enfrentan el exilio:

A finales del año pasado, los jueces emitieron órdenes judiciales temporales en algunos casos, otorgando a los médicos cubanos el derecho a permanecer como contratistas independientes, ganando salarios completos. Un juez federal en la capital denunció los contratos cubanos como una "forma de esclavitud" que no podía ser tolerada.

Pero el juez federal que manejó el caso de la Dra. Grana falló en su contra, al encontrar que permitir que los médicos cubanos se alejaran de sus contratos representaba "riesgos innecesarios en las esferas políticas y diplomáticas".

Poco después de que se emitieran los primeros mandamientos, los supervisores cubanos en Brasil convocaron a los médicos que habían presentado demandas y los despidieron en el acto, dijeron varios médicos. A cada uno se le dio la oportunidad de tomar un avión a Cuba dentro de 24 horas - o enfrentar el exilio por ocho años.

Los costos han sido altos para aquellos que dejaron atrás a su familia para buscar un mejor sustento o mejorar sus perspectivas al regresar a casa. Pero para muchos, los riesgos han valido la pena.

Sin una verdadera libertad, las nociones autoconstruidas, arbitrarias y materialistas sobre la "igualdad" se desarrollan rápidamente, desplazando el nuevo crecimiento y creando otras disparidades en el proceso, ya sea entre vecinos en el extranjero o entre los trabajadores en el país.

"Es triste dejar a la familia, a los amigos y a la patria", dice Maireilys Álvarez Rodríguez, una doctora que demandó al gobierno pero que logró mantener su trabajo y traer a sus hijos a Brasil. "Pero aquí estamos en un país donde eres libre, donde nadie te pregunta adónde vas, ni te dice lo que tienes que hacer. En Cuba, tu vida es dictada por el gobierno".

La "igualdad" crea opresión

Rutinariamente escuchamos a los críticos del capitalismo denunciar las supuestas injusticias de los salarios libres establecidos por los mercados libres impulsados por las acciones de la gente libre. Sin la mano firme de un fuerte control y redistribución del gobierno -se nos dice- los ideales de igualdad y justicia nunca prevalecerán.

Sin embargo, observe cómo, en el presente caso, vemos a médicos cubanos -una tierra que supuestamente da excesiva prioridad a la "igualdad"- que van desde su gobierno hasta la constitución brasileña para obtener protecciones en cuanto a la  igualdad. La ironía es dolorosa y muestra la naturaleza ilusoria de una igualdad basada sólo en resultados materiales.

Sin una verdadera libertad, las nociones autoconstruidas, arbitrarias y materialistas sobre la "igualdad" se desarrollan rápidamente, desplazando el nuevo crecimiento y creando otras disparidades en el proceso, ya sea entre vecinos en el extranjero o entre los trabajadores en el país.

Del mismo modo, cuando se le da una muestra de libertad, la visión se hace más clara, y los supuestos ideales comunistas de "igualdad" se sitúan rápidamente en el contexto de lo que realmente está en el asiento del conductor: el control.

Este artículo fue publicado con el permiso del Acton Institute.

Síguenos en Facebook como FEE en Español