VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, octubre 14, 2020

¿Los niños del COVID-19 crecerán como libertarios?

Los artículos sobre el impacto de la pandemia en los niños tienden a centrarse en la educación que han perdido debido al cierre de las escuelas, pero cabe señalar que los niños también están viendo repetidas violaciones a su sentido innato de lo que es la justicia.


La crisis del Coronavirus afectó a los niños tanto como a cualquier otro segmento de la población. Todas las rutinas familiares fueron repentinamente arrancadas de ellos. Miles de ellos siguen teniendo la escuela en línea. Muchas de las prohibiciones o mandatos estatales afectan a este grupo de la población.

Para los niños lo suficientemente grandes como para recordarlo en el futuro, el año del Coronavirus será un evento significativo en su infancia. Probablemente les contarán a sus propios hijos y nietos historias sobre cómo fue vivir esta época.

¿Pero cómo recordarán esta crisis cuando lleguen a la edad adulta? ¿Y cómo va a moldear su visión del mundo?

Para los adultos, el debate sobre el manejo de la pandemia ha sido altamente politizado. Sin embargo, ahora estamos entrando en una fase de reapertura en la que los diferentes estándares sobre lo que está permitido y lo que no lo está serán obvios incluso para los niños.

Por ejemplo, la semana pasada un amable amigo quiso organizar un picnic para mis tres hijos pequeños. Preparó pequeños sándwiches y muchos bocadillos divertidos, pero cuando llegamos al parque local un guardia se nos acercó para decirnos que no podíamos traer comida. Esto está normalmente permitido, pero está prohibido durante el COVID-19 porque para comer hay que quitarse la máscara. Mis hijos se echaron a llorar. Mi amigo y yo intentamos – en vano – convencerlos de que hacer un picnic en la sala de la casa también podía ser divertido.

La peor parte de esta situación, sin embargo, es que constantemente pasamos por los restaurantes de nuestro vecindario que están abiertos al público – tanto con asientos interiores como exteriores. ¿Cuál es la diferencia entre hacer un picnic en el parque y comprarse un cono de helado y comerlo en la terraza del restaurante? ¿Por qué una cosa es un peligro para la salud y la otra no? No pude explicarle esta discrepancia a mis hijos. Es simplemente injusto. Tan jóvenes como son, mis hijos lo intuyen.

Los niños tienen un arraigado sentido de la justicia. Peter Gray, profesor de psicología, escribe en Psychology Today que los niños captan desde muy temprano que la justicia es necesaria para jugar con los demás.

Cualquiera que haya pasado mucho tiempo observando a los niños jugar independientemente del control de los adultos sabe que están muy preocupados por la justicia. “Eso no es justo” es una de las frases más comunes que escucharán en….

Hay una simple razón por la que el juego debe ser justo. La justicia no viene de una filosofía moral pretenciosa ni de un altruismo profundamente arraigado. Los niños no son ni filósofos ni ángeles. … La justicia viene de la simple realidad de que jugar con otros sólo es posible si es justo.

Los niños norteamericanos están viendo que sus escuelas siguen cerradas, pero que se permiten otro tipo de reuniones. Algunas actividades están permitidas mientras que otras, a pesar de ser esencialmente lo mismo, están prohibidas. Dependiendo de su edad, estas observaciones les impactarán profundamente. Los niños se dan cuenta de que esto es injusto. No todos juegan bajo las mismas reglas.

Las futuras investigaciones probablemente nos dirán mucho sobre qué restricciones impuestas por el gobierno realmente combatieron el virus y cuáles fueron inútiles. También comprenderemos mucho mejor los efectos secundarios de estas medidas. Los adultos que fueron niños durante esta pandemia probablemente seguirán estos desarrollos con gran interés.

Los artículos sobre el impacto de la pandemia en los niños tienden a centrarse en la educación que han perdido debido al cierre de escuelas. Pero también vale la pena señalar que los niños están siendo testigos de repetidas violaciones de su sentido innato de lo que es justicia. Esto puede dejarles con un sentimiento de desconfianza hacia las instituciones y las autoridades. ¿Va a COVID-19 a criar una generación de libertarios?


Este artículo fue republicado con permiso de  Intellectual Takeout.


  • Emma Elliott Freire is a freelance writer living in England. She has previously worked at the Mercatus Center, a multinational bank, and the European Parliament.