Los casos se redujeron en un 60% en Dinamarca, después que el gobierno levantara todas las restricciones del COVID

Hasta ahora, los resultados de la decisión de Dinamarca de levantar todas las restricciones son prometedores y un poco más.

El 3 de septiembre, Dinamarca levantó todas sus restricciones de COVID, convirtiéndose en el primer país de la Unión Europea en hacerlo.

En ese momento, Dinamarca había alcanzado una tasa de vacunación completa del 73% en adultos, una cifra muy inferior a los objetivos fijados por el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Salud de EE.UU., pero ligeramente superior a la media europea.

A pesar de que Dinamarca había logrado una tasa de vacunación completa del 96% en el grupo demográfico clave de 50 años o más, seguía existiendo incertidumbre en torno a la decisión de Dinamarca de levantar las restricciones de la COVID.

"¿Saldrá bien el levantamiento de las restricciones? Quién sabe", tuiteó Michael Bang Petersen, un científico que asesoró a Dinamarca y dirigió el mayor proyecto de COVID-19 sobre el comportamiento del país. "Pueden surgir nuevas variantes y reaparecer las restricciones. Sin embargo, desde una perspectiva conductual, soy optimista sobre el futuro".

Los primeros resultados

Han pasado casi tres semanas desde que Dinamarca levantó las restricciones, tiempo suficiente para obtener los primeros resultados de la decisión del gobierno danés. (Los investigadores de Harvard dicen que el periodo de incubación del virus es de dos a 14 días, y que los síntomas suelen aparecer a los cuatro o cinco días de la exposición).

Y hasta ahora, los resultados son prometedores y un poco más.

El 3 de septiembre, el promedio móvil de 3 días de Dinamarca era de 739 casos. El 21 de septiembre, el promedio móvil de tres días era de 288. En otras palabras, Dinamarca no experimentó un aumento de casos tras el levantamiento de todas las restricciones. Al contrario, los casos se redujeron en un 60%. Las muertes también siguen siendo bajas. Mientras tanto, CNN informa de que no ha habido un aumento notable de las hospitalizaciones.

Los resultados son preliminares, sin duda. Es muy posible que los casos en Dinamarca aumenten si surgen nuevas variantes o si la variante Delta vuelve a brotar. Pero los resultados también son muy alentadores y refuerzan los argumentos de quienes sostienen que muchas de las restricciones que los legisladores han puesto en marcha durante la pandemia han sido ineficaces para controlar el virus, pero perjudiciales para la salud pública, el aprendizaje y la economía.

El Dr. Jay Bhattacharya, por ejemplo, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, ha calificado los confinamientos como el "mayor error de salud pública que hemos cometido".

"El daño a la gente es catastrófico", dijo Bhattacharya.

Las mitigaciones menos invasivas, como los mandatos para el uso de mascarillas, tienen consecuencias imprevistas menos graves -como posibles problemas de desarrollo del aprendizaje y experiencias traumáticas para las personas sordas que no pueden comunicarse-, pero también parecen igualmente ineficaces para mitigar la propagación del virus.

Juzgar las políticas por sus resultados

El economista Milton Friedman, ganador del Premio Nobel, hizo una famosa advertencia sobre la propensión moderna a aprobar políticas basadas en cómo nos hacen sentir y no en lo que realmente logran.

"Uno de los grandes errores es juzgar las políticas y los programas por sus intenciones y no por sus resultados", señaló Friedman. "Todos conocemos un famoso camino que está pavimentado con buenas intenciones. La gente que va por ahí hablando de su corazón blando. . . Los admiro por la blandura de su corazón, pero desgraciadamente muy a menudo se les extiende también a su cabeza".

Friedman no sólo se estaba divirtiendo a costa de sus oponentes ideológicos. Estaba poniendo de relieve un problema muy real, que se ha puesto de manifiesto una y otra vez en la pandemia del coronavirus.

Los estadounidenses y sus líderes políticos, al igual que muchos en todo el mundo, creyeron que podrían vencer, contener o frenar el coronavirus si sólo planificaban centralmente con la suficiente intensidad. A diferencia de las pandemias anteriores, desataron el poder del Estado con ese fin y fracasaron estrepitosamente.

Algunos países, como Dinamarca, por fin están asumiendo esta realidad.

"Dinamarca está hoy libre de las restricciones de COVID -aunque no del COVID-19- porque los líderes daneses llegaron a la prudente y sensata conclusión de que los daneses deben vivir con el coronavirus, que no puede ser derrotado o extinguido mediante la planificación central", como lo señalé la semana pasada.

Esperemos que los líderes estadounidenses y las naciones reconozcan esta verdad y sigan el camino que Dinamarca ha forjado.