VOLVER A ARTÍCULOS
martes, abril 14, 2020

Las crisis nacionales son un arma de doble filo

Echemos un vistazo a los lados buenos y malos de lo que las emergencias nacionales dejan a su paso.


Guerras, ataques, pandemias… todas generan inestabilidad a escala nacional. El año 2020 se nos presentó la tercera variedad de amenazas y, en consecuencia, llevó al mundo a un bloqueo masivo y a una gran crisis. 

Hace un mes el coronavirus todavía parecía una amenaza lejana y extranjera para los EE.UU., una que aún no había llegado a nuestras costas. Pero mucho ha cambiado desde entonces. Uno siente tanto la energía de una extraña anarquía en el aire, de caos y perturbación, como el apretón de la regulación y las órdenes gubernamentales que llegan todos los días. 

Estoy seguro de que lo ha escuchado muchas veces antes, pero ¿qué importa una vez más? Vivimos en tiempos sin precedentes. Mirar al futuro es como si viéramos a través de un parabrisas congelado: la visibilidad no es tan buena y hay caminos resbaladizos por ahí. Reina la incertidumbre.

Peligros y oportunidades

Cuando se presenta una crisis nacional, como el actual brote de coronavirus en el que nos encontramos atrapados, se presentan tanto peligros como oportunidades. Cuando las crisis golpean, hacen caer radicalmente lo que vuela en tiempos normales. Hay una palpable sensación de urgencia y pánico que se extiende por toda la clase gubernamental. 

En nuestra situación actual, debido a que el futuro es tan nebuloso y el virus tan tortuosamente invisible, los funcionarios del gobierno están encontrando naturalmente dificultades para orientarse, para mantenerse tranquilos y racionales, y para elaborar un plan bipartidista para hacerle frente al COVID-19 en los Estados Unidos. 

Las emergencias nacionales son un arma de doble filo. Se mueven rápido, causan muchos trastornos en el camino y alteran nuestro país de una manera potencialmente inquietante. Echemos un vistazo a los lados buenos y malos de lo que dejan a su paso. 

¡El gobierno se mueve más rápido!

En todo caso, una crisis es una patada en el trasero. Nada hace que la vieja máquina del gobierno funcione a toda velocidad como una amenaza urgente. Esto es a menudo visto como la bendición oculta de las crisis, pero no nos precipitemos; la acción precipitada del gobierno no es un positivo neto. Después de todo, la velocidad nunca fue una virtud constitucional. 

En realidad, Fundadores, los Padres de la nación, crearon a propósito las condiciones para una legislación lenta a través de los instrumentos de controles y equilibrios y la separación de poderes. El estancamiento político puede ser una frustración continua, pero es una medida preventiva destinada a asegurar la debida deliberación. 

Algunos sostienen que los escenarios de emergencia requieren una respuesta rápida por parte de Washington, pero vale la pena recordar que esa velocidad tiene un riesgo oculto: puede suponer una oportunidad para que una reglamentación cuestionable sea impulsada con mucha menos resistencia de la que se exigiría en tiempos normales. 

El saludable escepticismo que ayuda a amarrar nuestra república puede fácilmente tambalearse en estos puntos críticos de crisis que salpican el paisaje de la historia. 

Consecuencias políticas 

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que los proyectos de ley presentados por el Congreso pueden servir como lugares bastante convenientes para rellenar la legislación que tenía pocas o ninguna posibilidad de conseguir suficiente apoyo bipartidista de otra manera. La verdad es que las democracias son naturalmente vulnerables a las crisis nacionales. 

Los gobiernos tienden a endurecerse, centralizarse y acelerarse cuando se presenta una emergencia. Esas medidas pueden resultar necesarias durante un tiempo, pero lo importante es que no se desmantelen metódicamente cuando se asiente el polvo; lo más probable es que se queden, en cuyo caso un par de pasos más hacia la centralización pueden convertirse en la nueva normalidad. 

Una oportunidad para ser moderados o radicales

Pero la oportunidad acecha tanto como el peligro: las crisis tienen el potencial de resaltar lo que no nos funciona.

Las crisis nos dejan vulnerables. Arrancan la fachada moderada que el gobierno tiende a adoptar. Este duro despertar puede tener uno de dos efectos: puede obligar a los funcionarios a moderar la legislación y reducir los reglamentos, o puede hacer que las regulaciones y leyes que nos gobiernan incrementen aún más, aumentando efectivamente el tamaño del gobierno. La primera opción es la que esperamos que ocurra, la segunda simplemente amplía la burocracia, pero no logra avanzar en su eficiencia.

De hecho, en el grueso de nuestro actual problema con el coronavirus, el gobierno ha comenzado a retirar las regulaciones para mantener las cosas en funcionamiento. En la primera quincena de marzo, la TSA levantó la infame regla de los 100 mililitros (3.4 oz) para permitir a los pasajeros llevar a bordo más desinfectante para las manos. Lo que plantea la pregunta, ¿era esta regla infundada necesaria en primer lugar? Probablemente no.

Mientras tanto, en Los Ángeles, las cárceles del condado se esfuerzan por reducir la población de presos desde hace semanas y otros han seguido su ejemplo. Lo cual, de nuevo, plantea la pregunta, ¿es el encarcelamiento masivo (a menudo por crímenes sin víctimas) un objetivo que debemos perseguir permanentemente? El sistema penitenciario consume miles de millones de dólares en fondos gubernamentales cada año. Y en Minnesota, el Gobernador Tim Walz produjo una serie de órdenes ejecutivas que eliminaron la acumulación de reglas arbitrarias que han sido cómplices en la supresión del potencial económico y que generalmente sólo han creado dolores de cabeza durante años.

En un intento de ayudar a la actividad agrícola, divulga lo siguiente: “La aplicación estricta de ciertas horas de servicio y las normas de restricción de peso impedirían o dificultarían el transporte eficiente del ganado. El continuo y eficiente movimiento de ganado es vital para la salud y seguridad de las personas en Minnesota”.

Esto es interesante, ¿no? ¿Un gobernador admitiendo no sólo que las regulaciones existentes son ineficientes sino que para luchar por el bienestar de sus electores cuando más lo necesitan, deberían ser suprimidas? Otra de sus órdenes suspende la costosa y rutinaria nueva licencia a la que están sujetos los profesionales de la salud. Estos son sólo algunos ejemplos -que seguramente se acumularán en las próximas semanas- que empiezan a revelar un secreto sucio: la burocracia siempre ha sido menos sobre la protección y más sobre el control.

La verdadera prueba llega cuando la crisis disminuye y la vida normal regresa. ¿Volverán las regulaciones y se crearán más-para supuestamente apuntalar la próxima crisis- o los funcionarios del gobierno aprenderán algunas lecciones sobre los méritos de la racionalización y la mayor eficiencia -oh, y la reducción del daño público?

El hecho es que las emergencias nacionales sirven como oportunidades únicas para que los burócratas del gobierno se enfrenten a la funcionalidad de sus organizaciones. De esta manera, las crisis son tanto llamadas de atención como pruebas urgentes que evalúan si el gobierno trabaja realmente para una nación y su pueblo.

Reformando América

En última instancia, las crisis como la que estamos soportando actualmente son momentos extremadamente cruciales en la historia que tienen el potencial de reformar radicalmente nuestra nación tal como la conocemos. En medio de la adrenalina de las emergencias nacionales, es crucial que nuestros funcionarios no abandonen los preceptos constitucionales, así como es igualmente importante que nosotros, como ciudadanos estadounidenses, seamos capaces de vigilar los despliegues de la gestión de crisis y determinar si, por ejemplo, constituyen una fuga de libertad. 

Para concluir, en tiempos de crisis donde las circunstancias cambian a cada hora, puede ser difícil de analizar y mucho más fácil de reaccionar. Estos impulsos naturales dificultan la visión a largo plazo. A la luz de nuestra actual guerra contra el coronavirus, no tenemos más remedio que esperar el momento oportuno, rezar por lo mejor, con la esperanza de que no creemos una nueva normalidad que no queremos.


  • Lauren is a writer of economics, psychology, and lots in between. To read more of her work, follow her on Medium.