La teoría económica que explica la promesa de Biden de bajar los precios de la gasolina, a pesar de la "amenaza existencial" del cambio climático

El economista Paul A. Samuelson señaló hace tiempo que el comportamiento es el mejor indicador de las verdaderas preferencias.

El promedio nacional de la AAA para la gasolina regular sin plomo en los Estados Unidos se sitúa en 3.51 dólares por galón, 1 dólar más que en esta época el año pasado y 1.50 dólares más que el día de las elecciones de 2020. Con una inflación del 7.5%, a un ritmo más acelerado desde 1982, el presidente Biden siente el calor político.

De ahí la reciente promesa del presidente de "trabajar como el diablo" para bajar los precios de la gasolina para las familias estadounidenses. Esto sigue a la retórica de hace unos meses, en la que Biden culpó a las compañías petroleras y a la OPEP del aumento de los precios y liberó petróleo de la reserva estratégica nacional. Famosamente, el presidente estadounidense en funciones rogó a la familia real saudí que produjera el petróleo que su partido no quería extraer en Norteamérica.

Sin embargo, el ala ecologista del progresismo advierte constantemente, al igual que el Presidente, que el cambio climático es una amenaza inmediata y existencial para nuestra seguridad nacional y económica. Garantizar precios bajos de la gasolina es incompatible con estas afirmaciones. Como sabe cualquier estudiante de economía, aunque sea elemental, cuanto más bajo sea el precio de la gasolina, mayor es la cantidad consumida y más CO2 se emite. Es imposible conciliar el deseo de que los precios de la gasolina sean bajos y la producción de petróleo sea mayor en el extranjero, con el deseo de que las emisiones de carbono sean nulas en un futuro previsible y la reducción de las perforaciones en el país.

Lógicamente, los progresistas deben ser relativamente poco serios en una de estas dos preocupaciones. Entre las dos, la preocupación por el cambio climático es la fachada más probable. Esto no quiere decir que el cambio climático no exista o que los humanos no causen una parte del mismo. Pero sí quiere decir que la mayoría de las personas serias saben que el aumento del nivel del mar de aproximadamente una pulgada por década es un desafío manejable a largo plazo, no el Armagedón.

Pero las predicciones apocalípticas son la mejor manera de persuadir a los ciudadanos de sus libertades (véase: Australia y COVID) y concentrar un mayor poder en el leviatán federal, posiblemente la misión principal del Partido Demócrata desde Woodrow Wilson. Así, los progresistas estadounidenses son perfectamente optimistas a la hora de estrangular a los productores de petróleo de las formaciones de esquisto de Bakken o Eagle Ford con trámites burocráticos y oleoductos cancelados en nombre de la exigencia climática, al tiempo que ruegan a las naciones extranjeras que aumenten su producción.

En la medida que el costo del idealismo climático de la administración Biden se materializa, incluso los verdaderos creyentes palidecen. El deseo profesado por la izquierda de eliminar el precio de los combustibles de carbono no se traduce bien en la realidad. Obligado a elegir entre los combustibles fósiles baratos que permiten el alto nivel de vida de los estadounidenses y el idealismo climático, el Partido Demócrata elige lo primero por razones políticas. Si el pueblo estadounidense no está dispuesto a aceptar la gasolina a 3.50 dólares, ¿va a tolerar el promedio francés actual de 7.45 dólares por galón, el tipo de precio necesario para que los ecologistas radicales hagan realidad sus sueños febriles de "resultados neto cero"?

No. Ni siquiera entre los demócratas.

Los economistas llaman a este concepto "preferencia revelada". En 1938, el economista estadounidense Paul A. Samuelson propuso que, en lugar de examinar el comportamiento del consumidor basándose en la "utilidad", los economistas podrían observar las decisiones de compra.

Según la teoría, un consumidor prefiere el conjunto de bienes que compra a los alternativos, manteniendo constantes los precios de los bienes y los ingresos y suponiendo que es racional. Aplicando la teoría en este caso, el Presidente ha "revelado" que prefiere una gasolina ligeramente más barata y más emisiones de CO2 a la alternativa de precios elevados de la gasolina y emisiones reducidas de CO2.

Eso no es más que otra forma de admitir que, en su opinión, el daño del CO2 extra emitido no supera los beneficios de, digamos, 1 dólar menos por galón. Eso es imposible de cuadrar con la escuela de pensamiento "el mundo se acabará en doce años por culpa del dióxido de carbono". El costo del fin del mundo es infinito. Si el mundo se estuviese acabando de verdad, pagaríamos cualquier costo preventivo que fuese necesario. Pensando en términos económicos, lo que revelan los recientes discursos de Biden sobre la gasolina es que gran parte de lo que se dice sobre una "emergencia climática" son fanfarronadas.

Así que, cuando los futuros progresistas pretendan imponer nuevos impuestos, regulaciones y vigilancia a los estadounidenses en nombre de la detención del cambio climático, los amigos de la libertad económica deberían tener una respuesta preparada: ¿por qué deberíamos tratar esto como si fuese el fin del mundo cuando ustedes no lo hacen?