VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, abril 5, 2023

La larga vida de Isabel II ilustra “la mayor historia jamás contada”

Ya se trate de la realeza o de la plebeyez, la vida y la muerte han cambiado radicalmente desde 1700. Y eso hay que agradecérselo al capitalismo.

Crédito de la imagen: Composite Image by FEE | Archives New Zealand (via Flickr) - CC BY-2.0 | Julian Calder for Governor-General of New Zealand - CC BY-4.0

¿Cuál es el papel del monarca británico? Desde la Revolución Gloriosa de 1688, su papel ha sido casi exclusivamente simbólico. Pero los símbolos tienen poder para definir una nación, dar sustento a una cultura y fortalecer sus instituciones. Los recientes debates sobre el legado de la Reina Isabel II son una excelente demostración.

Su largo reinado de 70 años ha ocupado un lugar destacado en estos debates. Quince Primeros Ministros fueron y vinieron con las modas políticas, pero ella permaneció. A su manera perdurable, proporcionó una sensación de estabilidad, calma y unidad intergeneracional. Mientras Gran Bretaña luchaba por encontrar su identidad en un mundo post-imperio, ella ayudó a su pueblo a localizar el “espíritu y el alma del país“. (¡No está mal para una figura simbólica!)

Su perdurabilidad se ha convertido en su legado, su supervivencia en su simbolismo. Sin embargo, aquí falta un matiz importante. Se trata de su profundo simbolismo económico, que podría ayudar a Gran Bretaña (y al resto de nosotros) a navegar por las actuales guerras culturales económicas. Sencillamente, la reina Isabel reinó durante tanto tiempo porque vivió durante tanto tiempo.

¿Es esto demasiado mundano? Yo creo que no. Un comentarista afirmó que es muy difícil separar a la reina de las experiencias de su pueblo. Esto es ampliamente cierto en lo que respecta a su larga vida. Su larga vida es un reflejo de la de su pueblo. No fue el producto de una riqueza inimaginable, sino de una riqueza ordinaria; no de un privilegio real, sino de un privilegio común. La longevidad es herencia de toda Gran Bretaña.

Mientras la ideología marxista amenaza hoy nuestras instituciones, es importante apreciar una lección histórica. Una vida bien vivida y longeva se debe al liderazgo de Gran Bretaña a la hora de encontrar las instituciones liberales adecuadas para el crecimiento económico. Esta maravillosa historia económica pasa directamente por la historia de los monarcas, y la larga vida de la reina Isabel debería recordárnoslo.

La esperanza de vida a lo largo del tiempo

En 1651, Thomas Hobbes caracterizó célebremente la vida como “solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta”. La realeza pudo haber evitado la vida solitaria y pobre, pero no pudo evitar la desagradable, brutal y corta.

La vida real fue, en efecto, corta. Desde Enrique II (nacido en 1133) hasta Jorge I (nacido en 1660), la vida media de los monarcas fue de cincuenta años. Pero si se tiene en cuenta la mortalidad infantil de la realeza, la esperanza de vida media apenas superaba a la de los plebeyos que cultivaban los campos de Sussex –entre los 20 y los 30 años– y apenas mejoraba con el paso de los años.

La vida de la realeza también era desagradable. La muerte se producía con frecuencia por disentería, viruela, neumonía y tuberculosis. A esto se añadían afecciones como úlceras sangrantes, sífilis, escorbuto y trastornos de la piel, los riñones y la mente. Está claro que la vida real siempre se mezclaba con la muerte, los placeres con los dolores. El retrato de una muerte elegante por “causas naturales” es moderno.

La vida real también fue brutal. Aproximadamente el 60% de los niños de la realeza morían antes de cumplir los cinco años, una tasa peor que la de sus súbditos. La realeza solía vivir en zonas urbanas. La urbanidad era sinónimo de enfermedad. Al tratar de superar una existencia solitaria, se invitaban a una existencia brutal. Una riqueza inimaginable acababa en muertes totalmente imaginables.

Pero la situación cambió bruscamente a principios del siglo XVIII. Desde el rey Jorge II (nacido en 1683) hasta la reina Isabel II (fallecida en 2022), la esperanza media de vida de un monarca se disparó hasta la notable cifra de 74 años. Si se elimina a Isabel, la media apenas se ve afectada.

Es importante destacar que el mismo salto se observa entre la aristocracia, que de repente ganó una prima de siete años de vida. Los plebeyos les siguieron a continuación. Hoy, la esperanza media de vida muestra de nuevo la “paridad entre príncipes y pobres”.

¿Cómo llegó Gran Bretaña a estar sana? ¿Cómo lo hizo entonces gran parte del resto del mundo? Tenemos respuestas convincentes a estas preguntas. Constituyen lo que podría llamarse la mayor historia jamás contada. Resulta que entender por qué el rey Jorge II envejeció es entender cómo el mundo se hizo moderno.

La historia más grande jamás contada

Superficialmente, la Revolución Industrial es la forma en que Gran Bretaña se volvió radicalmente saludable. Inauguró un espíritu y una capacidad de innovación que han perdurado. Sin embargo, la ocurrencia de la Revolución Industrial no explica por qué ocurrió, por qué perduró y por qué empezó en Gran Bretaña. Además, llega tarde a la historia. La rueda de algodón impulsada por agua de Arkwright no apareció hasta 1769, la eficiente máquina de vapor de Watt en 1776 y la mejora de las inoculaciones contra la viruela de Jenner en 1798.

Uno de los preludios favoritos de las historias de inventores se centra en la Revolución Gloriosa de Inglaterra de 1688. Las nuevas condiciones “constitucionales” impuestas a Guillermo y María desplazaron los poderes del monarca al Parlamento, otorgándole mayor autoridad legislativa y control financiero. Se produjeron una serie de cambios dramáticos.

Con su nuevo poder legislativo, el Parlamento superó antiguas costumbres jurídicas asfixiantes, permitiendo un intercambio más fácil de tierras y la consolidación de granjas para proyectos comerciales y públicos. En materia fiscal, un Parlamento con mentalidad comercial evitó impuestos y aranceles internos agobiantes. También estabilizó los mercados crediticios haciendo creíble el reembolso de la deuda. Gran Bretaña pronto disfrutó de una “capacidad estatal” sin precedentes, o capacidad para recaudar ingresos y gobernar. Utilizó esta capacidad para la defensa necesaria y su transformador sistema de canales y carreteras. Ningún otro Estado podía asumir tanto.

Para ser justos, estos avances institucionales y sabias acciones se encontraron con otros factores favorables para el crecimiento, cada uno de ellos convergiendo serendípicamente en este momento y lugar. Inglaterra disponía de artesanos cualificados y de gremios débiles, incapaces de restringir la competencia. Tenía una sociedad con gusto por el consumo y una nueva preferencia por la laboriosidad frente a la ociosidad tradicional. Tenía una cultura que había superado las aversiones morales y los desafíos al comercio impersonal, y contaba con una rica red de pensadores de la Ilustración que construían la estructura para la innovación. También tenía una geografía adecuada para asumir un papel de liderazgo en el comercio atlántico.

Muchos países contaban con uno o más de estos posibles factores, pero sólo Gran Bretaña los tenía todos (y más). Tenerlos todos era probablemente necesario. Así, tras un siglo XVII de fervor revolucionario, Gran Bretaña tropezó con la modernidad con cierta liberalidad ilustrada y la suerte de un Simplicius Simplicissimus (un Forrest Gump del siglo XVII).

El controvertido símbolo de la monarca

Los críticos rebaten que la reina representaba la historia colonial de Gran Bretaña, y que este recurso brutal fue la causa del éxito británico. Los historiadores económicos exploran diligentemente esta posibilidad. Se estima que el comercio internacional era sólo una pequeña parte de la economía británica, y el comercio colonial aún menor -quizá no más del 2 por ciento del PIB a principios de siglo (y en las industrias equivocadas para explicar la Revolución Industrial). No obstante, es probable que el colonialismo tuviera importantes efectos indirectos, transformando los puertos en ciudades dinámicas, ampliando los mercados y estimulando los efectos de red.

Tal vez sea justo decir que el colonialismo fue importante, pero sólo uno de los diversos aditivos del nuevo “motor” que fue el nuevo marco jurídico británico. Fue este motor el que sacó a Gran Bretaña de un ciclo predecible. Los monarcas de todo el mundo siempre habían convertido las capacidades económicas (y las ganancias mal habidas) en su “maldición“. Habían confiscado el tesoro de su pueblo, incumplido deudas, vulnerado derechos y arrebatado caprichosamente propiedades a las élites. Al mismo tiempo, los compinches de la corona habían conseguido sofocar la competencia, aplastar las nuevas ideas y asfixiar el intercambio. Los “florecimientos” del crecimiento siempre se han marchitado.

Las nuevas instituciones británicas protegieron a sus ciudadanos lo suficiente como para darles confianza para emplear sus recursos e invertir en sus ideas. En este nuevo “orden de acceso abierto“, la inventiva humana, reprimida durante tanto tiempo, se convirtió en el verdadero combustible del cambio.

A medida que los habitantes de las sociedades occidentales abandonan la fe en estas instituciones liberales, ponen en peligro su bienestar. El símbolo del monarca debería recordarnos lo improbable, maravilloso y frágil de nuestra fortuna. La debilidad del monarca se convirtió en la fortaleza de Gran Bretaña. El abandono del papel del monarca llenó los estómagos del pueblo británico y mostró al mundo el camino a seguir.

Larga vida al Rey

Tanto para la realeza como para los plebeyos, la vida y la muerte han sido fundamentalmente diferentes desde 1700. Ahora es posible esperar una vida de extrema riqueza y extrema salud, una vida llena de orientación hacia el futuro, optimismo, autoinversión y envejecimiento significativo. Es posible esperar una muerte airosa por “vejez”, o al menos vivir lo suficiente para morir por las dolencias modernas del cáncer y las cardiopatías provocadas por el tabaquismo y una dieta rica.

En mayo, el rey Carlos III será coronado. Con 74 años, ya es más viejo que cualquier monarca anterior al siglo XVIII. Espero que su edad no figure en los próximos discursos de manera positiva. Debería. Su previsible logro de una larga vida refleja la nuestra. Levantemos una copa y celebremos la coronación de esta figura cuya reconfiguración histórica en mero símbolo ayudó a modernizar el mundo. ¡Larga vida al Rey! ¡Viva el capitalismo moderno!


  • Scott Drylie is an Assistant Professor of Economics, Cost Analysis, and Acquisition Management at the Air Force Institute of Technology in Dayton, Ohio.