VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, diciembre 29, 2021

La estrella de YouTube Dave Rubin anuncia que deja California y se dirige a un estado libre

'No quiero financiar mi desaparición'.

Captura de pantalla de *YouTube: The Rubin Report

Celebridades como Joe Rogan, Ben Shapiro y Elon Musk han huido de California en búsqueda de pastos más verdes en los últimos años, lo que ha dado lugar a titulares. Pero no se trata sólo de individuos: Según un estudio de Stanford, en 2021 ya han huido del estado dorado o se han deslocalizado parcialmente fuera de California más personas y empresas que en todo 2020, incluyendo grandes nombres como Nestlé, Toyota, Snowflake y Hewlett-Packard.

Ahora, California puede añadir a la estrella de YouTube y presentador de BlazeTV, Dave Rubin, a la lista de empresarios exitosos que se han hartado. El lunes, Rubin anunció su decisión por Twitter y YouTube y explicó los motivos de su mudanza, así como su próximo destino.

“Gracias a Gavin Newsom, dejo oficialmente la pesadilla distópica de California por el estado libre de Florida”, tuiteó. “Mi exitoso negocio y todos mis empleados vienen conmigo. Hasta pronto, [gobernador] Ron DeSantis”. 

Hablé con Rubin para hablar sobre el razonamiento detrás de su mudanza, que es sin duda simbólica dentro de una tendencia más amplia. Me dijo que las personas que eligen vivir en estados más libres es una forma “ascendente” de arreglar el país.

“La espalda del camello lleva mucho tiempo rompiéndose”, dijo Rubin. 

“[El gobernador] Gavin Newsom es un tirano insoportable, que se atrevió a ampliar sus poderes de emergencia y luego se tomó inmediatamente unas vacaciones de 200.000 dólares”, lamentó. “Luego acaba de salir en The View promocionando su libro para niños… ¿Qué emergencia? Y la gente parece querer más de esto”. 

Rubin continuó citando los pasaportes de vacunas, el conformismo de las máscaras, la alta criminalidad, las “heces humanas en las calles”, los “cestos de basura desbordados” y muchas otras cosas como motivación de su salida. Pero hizo especial hincapié en el papel que desempeñaron los altos impuestos y las aplastantes normativas para que su negocio se mudara a otro lugar.

“Tenemos el impuesto sobre la renta más alto del país, un impuesto sobre las ventas del 7%, nuestro impuesto sobre la gasolina es de 50 céntimos y ahora están intentando aprobar un impuesto retroactivo, un impuesto de salida para los residentes ricos de California que se marchan”, se quejó Rubin en su video-anuncio. “¡Quieren cobrarte un impuesto por irte! Te robaron todo eso y ahora quieren más porque tomas la decisión de irte. California es el estado más regulado del país, siendo Los Ángeles probablemente la ciudad más regulada del estado”.

Como expliqué anteriormente en FEE.org, las terribles políticas económicas de California que Rubin identifica son muy reales: 

California ha regulado y gravado su otrora próspera economía hasta dejarla en coma. Según la encuesta de 2021 de la revista Chief Executive, el estado ocupa ahora el puesto número 50 entre los peores para hacer negocios. Por su parte, el Consejo de la Pequeña Empresa y el Espíritu Empresarial sitúa al Estado Dorado en el puesto 49 para hacer negocios. Y la Tax Foundation informa que California tiene el 49º peor clima fiscal empresarial del país. 

Por el contrario, Florida no tiene ningún tipo de impuesto sobre la renta y ocupa el tercer lugar entre los mejores lugares para hacer negocios. Rubin y su exitosa pequeña empresa son sólo uno de los muchos que se han visto atraídos por Florida debido a estas políticas económicas favorables al crecimiento.

“Realmente quería estar en un lugar que realmente luchara por lo que yo creo y Florida es ese lugar”, me dijo.

Y por eso la historia de Rubin tiene un significado más amplio. 

“Este es el mejor ejemplo de por qué Estados Unidos es un gran país”, dijo por teléfono. “Estoy muy deprimido por lo que ha llegado a ser nuestro gobierno federal -la administración Biden ha sido absolutamente terrible-, pero estamos viendo que el federalismo, la idea de que los estados pueden tomar sus propias decisiones, realmente funciona”.

Rubin ha dado en el clavo. En un sistema “talla única”, los ciudadanos no tienen ningún recurso si sus dirigentes aplican políticas fallidas e ineficaces. Pero cuando los estados pueden competir, los que tienen mejores medidas pueden ganar con el tiempo. Basta con considerar el mensaje de despedida de Rubin a California: “No estás ajustada a mis creencias… No quiero financiar mi desaparición”.

Si otros estadounidenses exitosos siguieran el ejemplo de Rubin y votaran con los pies, aún habría esperanza para la libertad.