VOLVER A ARTÍCULOS
martes, abril 13, 2021

Jeff Bezos acaba de respaldar la subida de impuestos a las corporaciones. Este apoyo de Amazon debería ser una alarma gigante

Cuando las grandes empresas se unen para confabular con un gobierno engrandecido, generalmente quiere decir que la gente común está a punto de ser estafada.

Image Credit: YouTube Screenshot

El gobierno de Biden y algunos (pero no todos) de sus aliados demócratas en el Congreso quieren elevar el impuesto de las empresas al 28%. Dicen que esto ayudaría a la clase trabajadora y perjudicaría a las grandes empresas, haciendo que finalmente las corporaciones “paguen lo justo”. Pero si eso fuera cierto, las corporaciones gigantes como Amazon no estarían apoyando el cambio. 

Sin embargo, eso es exactamente lo que acaba de hacer Jeff Bezos. 

“Apoyamos el enfoque de la Administración Biden en hacer inversiones audaces en la infraestructura estadounidense”, escribió el CEO de Amazon en una declaración pública. “Reconocemos que esta inversión requerirá concesiones de todas las partes, tanto en los detalles de lo que se incluye como en la forma en que se paga… apoyamos un aumento de los impuestos a las empresas“. (El énfasis es mío).

Amazon también ha presionado agresivamente a favor de otras políticas de un gobierno engrandecido como un salario mínimo federal de 15 dólares. A primera vista, esto podría parecer un apoyo a las medidas: ves, no serían tan malas para los negocios después de todo. Sin embargo, en realidad esto es una enorme alerta roja. 

Cuando las grandes empresas se unen para confabular con el gobierno, suele significar que la gente común está a punto de ser estafada. 

Cuando los líderes empresariales y los políticos son capaces de ponerse de acuerdo con medidas aparentemente anti-empresariales, a menudo es porque saben que los bloqueos gubernamentales instituidos afianzarán su poder sobre el mercado y, en última instancia, estarán en beneficio de los ejecutivos. Amazon sabe que puede enfrentar la subida de los impuestos a las corporaciones (ahora mismo paga muy poco en impuestos porque se aprovecha de las exenciones fiscales), pero muchos de sus competidores más pequeños no pueden. Mientras tanto, Bezos también sabe que su empresa puede permitirse ejércitos de expertos en impuestos, contables y abogados para explotar todas las lagunas jurídicas y minimizar los daños; un lujo que muchos rivales menos fuertes no tendrán. 

Y, lo que es más importante, una gran cantidad de estudios económicos demuestran que los trabajadores y los consumidores son los que realmente asumen la mayor parte de los costos de los impuestos a las corporaciones a través de salarios más bajos y precios más altos. 

“El hecho elemental es que las ‘empresas’ no pagan ni pueden pagar impuestos”, explicó en una ocasión el premio Nobel de Economía, Milton Friedman. “Sólo las personas pueden pagar impuestos. Los ejecutivos de las empresas pueden firmar el cheque, pero el dinero que envían a Hacienda procede de los empleados, clientes o accionistas de la empresa”.

Más concretamente, un estudio de la Tax Foundation concluyó que la subida del impuesto a las corporaciones propuesta por Biden reduciría el tamaño global de la economía, reduciría los salarios y eliminaría 159.000 puestos de trabajo

Por supuesto, Bezos apenas notaría un bache en su cuenta bancaria. Los trabajadores que se quedarán sin empleo tendrán una experiencia diferente.

Amazon no es verdaderamente altruista ni “woke”. La empresa sabe que el costo de las subidas del impuesto a las corporaciones propuestas recaerían sobre todo en los trabajadores y perjudicarían a los competidores minoristas más pequeños. Amazon sólo espera que usted no lo sepa y que los estadounidenses confundan su amiguismo con altruismo.