VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, noviembre 9, 2020

Florida vota y aprueba el aumento del salario mínimo a 15 dólares, lo que destruirá empleos

Cuando los empleadores se ven obligados legalmente a pagar más por la mano de obra, más de lo que vale en el mercado, natural e inevitablemente cortan los puestos de trabajo.

Image Credit: Flickr

Los votantes de Florida tenían algo más que una elección presidencial en sus manos cuando fueron a las urnas el martes. Una controvertida iniciativa de votación, la Enmienda 2 de Florida, ofrecía a los votantes la posibilidad de aumentar el salario mínimo del estado a 15 dólares para el 2026. Sin embargo, debido a las reglas de Florida para las iniciativas de votación impulsadas por los ciudadanos, se requería el 60% del voto, no la mayoría, para convertirse en ley.

Los resultados ya están listos: La enmienda ha sido aprobada con un 61% de apoyo.

Los críticos advierten que la subida matará puestos de trabajo. La presidenta de la Asociación de Restaurantes y Alojamientos de Florida, Carol Dover, quien presionó en contra de la iniciativa, dijo que “tiene un gran atractivo” pero que “detrás de todo lo cálido y confuso se encuentra una plétora de consecuencias no deseadas”. 

“Las soluciones más obvias incluyen la reducción del número de empleados, la reducción de las horas que quedan de trabajo y la búsqueda de alternativas laborales como la automatización”, advierte Dover.

Hay buenas razones para pensar que estas advertencias se harán realidad.

Un estudio realizado por economistas de la Universidad de Miami y la Universidad de Trinidad concluyó que el aumento del salario mínimo resultaría en 158.000 empleos menos en Florida. Esto se hace eco de una investigación nacional realizada tanto por la Oficina Presupuestaria del Congreso, no partidista, como por el Instituto de Políticas de Empleo, que encontró que un salario mínimo federal de 15 dólares mataría millones de empleos en todo el país.

¿Por qué los aumentos del salario mínimo destruyen el empleo? Es la simple oferta y la demanda en la economía.

El trabajo es un producto como cualquier otro. Si el costo de una gaseosa fuese artificialmente aumentado por el gobierno a 10 dólares por lata, los consumidores comprarían menos refrescos. Cuando los empleadores están obligados legalmente a pagar más por la mano de obra de lo que vale en el mercado, natural e inevitablemente hacen lo mismo.

“En la economía más simple y básica, un precio elevado artificialmente tiende a causar que se suministre más y se demande menos que cuando se deja que los precios sean determinados por la oferta y la demanda en el libre mercado”, escribió el famoso economista Thomas Sowell en Basic Economics. “El resultado es un superávit, ya sea que el precio que se establece artificialmente alto sea el de los productos agrícolas o el de la mano de obra”. 

“Desafortunadamente, el salario mínimo real es siempre cero”, concluyó Sowell. “Y ese es el salario que muchos trabajadores reciben tras la creación o el aumento de un salario mínimo ordenado por el gobierno”.

Los votantes sin duda tenían buenas intenciones cuando fueron a las urnas y apoyaron un salario mínimo de 15 dólares. Pero esas buenas intenciones proporcionarán poco consuelo a los residentes de la Florida que se encontrarán desempleados en los próximos años como resultado.