VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, julio 8, 2022

Este estado perdió la mitad de sus beneficios de su “estímulo” por fraude y estafas

El nivel de fraude que sufrió el estado fue 'sin precedentes' y ascendió a más de 1.800 millones de dólares en pérdidas.

Crédito de la imagen: Misha Shutkevych vía iStockphoto

Los esfuerzos de “estímulo” multimillonarios del gobierno federal durante la pandemia pueden pasar a la historia como el mayor fracaso legislativo de la historia moderna de Estados Unidos. El Congreso gastó la asombrosa cifra de 42.000 dólares por contribuyente federal (¿conoces a alguien que haya recibido una cantidad cercana a esa en beneficios?) y sólo consiguió “estimular” la inflación. Es más, se siguen acumulando pruebas de que los mayores beneficiarios de este atracón fueron los delincuentes y los defraudadores. 

Un nuevo análisis de Matt Weingarten, del American Enterprise Institute, informa de que el estado de Illinois perdió la mitad del dinero que envió en prestaciones de desempleo ampliadas por la pandemia a manos de estafadores. 

El inspector general de Illinois informa que el nivel de fraude que experimentó fue “sin precedentes” y ascendió a más de 1.800 millones de dólares perdidos. 

Los antecedentes

El programa en cuestión es el sistema ampliado de prestaciones por desempleo creado por el gobierno federal en marzo de 2020. Una mayoría bipartidista en el Congreso aprobó una ampliación de las prestaciones por desempleo existentes a nivel estatal a nuevos grupos de trabajadores y añadió un suplemento de 600 dólares semanales además de las prestaciones a nivel estatal. (Posteriormente se redujo a 300 dólares semanales). El programa se renovó varias veces, pero finalmente terminó en septiembre de 2021. 

Mientras estuvo en vigor, este sistema creado apresuradamente pagaba más a muchos desempleados para que no trabajaran y creaba desincentivos laborales masivos que perjudicaban a la economía. Además, apenas contaba con un sistema de verificación y estaba simplemente diseñado para canalizar la mayor cantidad de dinero de los contribuyentes lo más rápidamente posible. 

Los salvajes ejemplos de fraude pronto se hicieron virales y ahora estamos aprendiendo lo malo que eran. 

Un problema nacional

Si bien Illinois es un ejemplo especialmente grave, el fraude se extendió por todo el programa a nivel nacional y alcanzó cifras realmente sorprendentes. Las primeras estimaciones sugieren que los federales perdieron 200.000 millones de dólares por fraude. Para poner esa cifra en contexto, es 5 veces más de lo que el gobierno federal gastó en promover el desarrollo de las vacunas Covid-19. Y algunas estimaciones sugieren que la cantidad final perdida podría estar más cerca de los 400.000 millones de dólares. 

La magnitud de este fraude es realmente impresionante. Pero en realidad no debería sorprendernos. 

Por qué el despilfarro gubernamental es inevitable

Siempre que el gobierno gasta dinero, el despilfarro es inevitable. ¿Por qué?

Bueno, como explicó el economista ganador del Premio Nobel, Milton Friedman, el gobierno es en última instancia responsable de gastar el dinero de otras personas en otras personas. Como cuestión de incentivos 101, esa no es una receta para el tipo de frugalidad o garantía de calidad que es inherente cuando la gente compra por sí misma o gasta su propio dinero. 

“Puedo gastar el dinero de otra persona en otra persona”, explicó Friedman. “Y si gasto el dinero de otra persona en otra persona, no me preocupa cuánto es, y no me preocupa lo que obtengo. Y eso es el gobierno”.

Esto ayuda a explicar por qué gran parte del gasto gubernamental es despilfarrador, mal orientado e ineficaz. 

Así que la única manera de evitar que el gobierno pierda cientos de miles de millones a manos de los defraudadores es dejar de permitirle gastar tanto dinero en primer lugar. 

VER: Brad reacciona a los tuits tontos sobre los altos precios de la gasolina (CRINGE)