¿Es el Coronavirus de Wuhan una amenaza para el florecimiento humano?

Las adaptaciones psicológicas a las enfermedades han jugado un papel importante en la selección natural de los valores culturales en la historia de la evolución humana.

A medida que el coronavirus de Wuhan continúa propagándose (hasta el lunes, hubo casi 17.000 casos y 361 muertes sólo en China),  el mundo entero está comprensiblemente alarmado. Mientras que los gobiernos, las líneas aéreas y otras organizaciones conectadas globalmente han tomado las medidas para limitar el contagio, algunos individuos están tomando sus propias precauciones limitando el contacto con los chinos. Esto ha suscitado la preocupación de que actitudes xenófobas hacia personas oriundas de la China también se estén extendiendo.

A medida que el coronavirus continúe propagándose, deberíamos preocuparnos de que vaya acompañado de una ola de prejuicios contra los chinos.

Aunque algunas de las reacciones que hemos observado hasta ahora pueden estar motivadas por una intolerancia inherente, el miedo a contraer una enfermedad altamente infecciosa sin cura ha llevado a muchas personas a ejercer una respuesta conductual conocida como adaptación psicológica del sistema inmunológico: evitar la interacción con los chinos.

En Canadá, por ejemplo, miles de padres de un distrito escolar hicieron circular una petición en la que pedían a la junta escolar que mantuviera en casa durante varias semanas a los estudiantes cuyas familias hubieran visitado recientemente China. El Barrio Chino de la ciudad de Nueva York experimentó un descenso significativo en el número de grupos escolares que visitaron centros culturales durante el reciente Año Nuevo Lunar. En Corea del Sur, un sindicato pidió que sus trabajadores estuvieran exentos de hacer entregas de alimentos a comunidades con grandes poblaciones chinas. Se ha informado que empresas de varios países asiáticos han colocado carteles que indican que los clientes chinos no son bienvenidos.

Teoría de los Valores del Estrés Parasitario (PSTV)

Si bien es probable que esas reacciones no sean proporcionales al riesgo de infección, representan, no obstante, esfuerzos por evitar a las personas potencialmente infectadas con una enfermedad contagiosa y peligrosa. De acuerdo con el PSTV, tales comportamientos antipatógenos pueden llevar al desarrollo de "sentimientos, actitudes y valores de adaptación ancestral y comportamientos hacia miembros de grupos externos", o aquellos que potencialmente son portadores de nuevas enfermedades.

Las adaptaciones psicológicas a la enfermedad han jugado un papel significativo en la selección natural de los valores culturales en la historia evolutiva humana. Las personas que viven en regiones con altos niveles de estrés patógeno han evitado la interacción social y económica con los miembros de los grupos externos para minimizar la exposición a enfermedades contagiosas.Existe una correlación negativa muy fuerte entre la prevalencia histórica de las enfermedades y el individualismo contemporáneo.

Esto ha dado lugar al desarrollo de diversas formas de prejuicio hacia los miembros de los grupos externos, como la filopatía, la xenofobia, la neofobia y el etnocentrismo.

Sin embargo, la preocupación por la salud pública y el desarrollo de prejuicios hacia ciertos grupos no son las únicas consecuencias negativas potenciales de la propagación de las enfermedades infecciosas. El PSTV sugiere que los prejuicios desarrollados en respuesta a un alto estrés patógeno han llevado, a su vez, al surgimiento de valores culturales más colectivistas a lo largo del tiempo. Mientras tanto, las personas que viven en regiones que históricamente se enfrentaron a niveles más bajos de estrés patógeno han estado más abiertas a las interacciones económicas y sociales con los forasteros, lo que ha dado lugar al surgimiento de valores culturales individualistas como la tolerancia, la confianza y la apertura.

De hecho, existe una correlación negativa muy fuerte entre la prevalencia histórica de la enfermedad y el individualismo contemporáneo, como se muestra en la figura 1.

PSTV y consecuencias económicas

Si bien el desarrollo de valores culturales colectivistas (o individualistas) no es algo intrínsecamente malo a priori, un creciente conjunto de investigaciones utiliza el PSTV para vincular la prevalencia de enfermedades infecciosas con resultados económicos negativos a través del canal del desarrollo de valores culturales. En un estudio, por ejemplo, se comprobó que los países con una mayor prevalencia histórica de enfermedades están hoy menos desarrollados económicamente. Otros sugieren que los países con mayor prevalencia histórica de enfermedades son menos democráticos y tienen menos libertad económica. La alta prevalencia de enfermedades también se ha vinculado a niveles más altos de desigualdad económica y a una mayor deforestación.

En un estudio reciente del que fui co-autor junto con Boris Nikolaev, descubrimos que los países con altos niveles de prevalencia de enfermedades son hoy en día menos innovadores. La figura 2 muestra la fuerte relación negativa entre la prevalencia de la enfermedad y la innovación. Nuestra teoría y pruebas empíricas sugieren que los países con niveles históricamente bajos de enfermedades patógenas son hoy más innovadores (en parte) porque desarrollaron -como respuesta evolutiva para minimizar los contagios patógenos- valores culturales individualistas que incentivaron mejor la innovación que los valores culturales colectivistas.

Figura 2: Relación gráfica entre el índice de prevalencia histórica de la enfermedad y la puntuación de los resultados de la innovación del Índice de Innovación Global. Fuente: Bennett y Nikolaev (2019).

La investigación del PSTV sugiere que, a medida que el coronavirus continúe propagándose, debería preocuparnos que vaya acompañado de una ola de prejuicios (e injusticias) contra el pueblo chino (y los asiáticos en general). También debería preocuparnos que esos prejuicios se transmitan culturalmente con el tiempo, lo que dará lugar a interacciones económicas y sociales menos beneficiosas para ambas partes con la comunidad china mundial. Esto podría obstaculizar el futuro del capitalismo democrático liberal y reducir el florecimiento humano en todo el mundo.