VOLVER A ARTÍCULOS
martes, enero 14, 2020

El transferismo, no el socialismo, ¿Eso es lo que tiene a los norteamericanos enganchados?

El propio uso de los términos "capitalismo" y "socialismo" ha evolucionado más allá de un claro significado.


Estados Unidos nunca ha tenido una tradición socialista de importancia, ni siquiera un partido socialista semi-serio. El socialismo en los Estados Unidos es un movimiento marginal en el mejor de los casos y siempre lo ha sido. Esto hace que la repentina aceptación del socialismo sea aún más sorprendente. Pero con un socialista declarado, Bernie Sanders, haciendo campaña para la presidencia por segunda vez, y  Alexandra Ocasio-Cortez, elevándose a la prominencia nacional desde su puesto en la Cámara de Representantes, el socialismo estadounidense es más dominante ahora que en ningún otro momento de nuestra historia.

El socialismo es una respuesta al capitalismo

Complicando las cosas, el socialismo existe enteramente como una respuesta al capitalismo, como ha sido el caso desde el momento en que Marx puso el lápiz en el papel por primera vez. Y por si fuera poco, el propio uso de los términos “capitalismo” y “socialismo” ha evolucionado más allá de un claro significado.

Estos términos fueron una vez claramente definidos. El socialismo es el control estatal de los medios de producción. La intención es que estos medios sean utilizados para el bien público. Por el contrario, el capitalismo es simplemente la propiedad privada de los medios de producción. La intención es que estos medios se utilicen para promover los intereses de quienes los poseen, lo que a su vez creará condiciones de prosperidad general de las que todos puedan disfrutar.

Parece que lo que los estadounidenses realmente tienen en mente cuando piensan en el socialismo no es un sistema económico sino resultados económicos particulares.

Cuando son encuestados, los estadounidenses expresan puntos de vista relativamente bien definidos sobre ambos sistemas económicos. Y aunque la mayoría del electorado estadounidense no está en lo absoluto a favor de un sistema completamente socialista, una encuesta reciente de Gallup indica que más de cuatro de cada diez estadounidenses piensan que “alguna forma de socialismo” estaría bien. Pero, ¿qué es “alguna forma de socialismo”? Una sociedad es socialista o no lo es. El Estado posee los medios de producción o no los posee. No hay término medio. Incluso nuestros políticos abiertamente socialistas rara vez abogan por algo tan drástico como el control gubernamental de los medios de producción.

Parece que lo que los estadounidenses realmente tienen en mente cuando piensan en el socialismo no es un sistema económico sino resultados económicos particulares. Y sus pensamientos parecen centrarse más a menudo en la cuestión de lo que la gente debería tener. ¿La conclusión a la que llegan más a menudo? Que la gente debe obtener más de lo que suelen obtener en un sistema basado en la búsqueda de ganancias. El capitalismo, creen, es inmoral porque es un sistema en el que algunos no tienen nada, mientras que otros tienen más de lo que podrían o aspirarían a usar en múltiples vidas.

El transferismo es un término más preciso

Estos cuatro de cada diez estadounidenses, y los políticos que más hablan en su nombre, no están defendiendo el socialismo en absoluto; están defendiendo lo que realmente deberíamos llamar “transferismo”. El transferismo es un sistema en el que un grupo de personas obliga a un segundo grupo a pagar por cosas que la gente cree que ellos, o algún tercer grupo, deberían tener. El transferismo no consiste en controlar los medios de producción. Se trata de la redistribución forzada de lo que se produce.

Las transferencias federales son dinero que el gobierno federal da directamente a la gente o a los gobiernos estatales y locales. Estas no son compras. Para hacer una transferencia, el dinero debe ser entregado a cambio de nada. El crédito tributario por ingresos del trabajo, la asistencia de ingresos y los pagos de varios programas de asistencia social son transferencias. También lo son los beneficios del Seguro Social. Mientras trabajadores suelen considerar los beneficios del Seguro Social como una devolución de sus impuestos del Seguro Social, legalmente, los impuestos del Seguro Social son simplemente parte de los ingresos tributarios del gobierno. Los trabajadores no tienen derecho a los beneficios del Seguro Social. ¿Quién dice eso? El Tribunal Supremo en Flemming v. Nestor (1960). En realidad, los pagos del Seguro Social son simplemente transferencias -regalos- del gobierno federal a los jubilados.

Las transferencias federales a personas han aumentado del 11% del gasto federal en 1953 al 53% en la actualidad. Al igual que con las personas, el gobierno federal también envía transferencias a los gobiernos estatales y locales. Las transferencias federales a las personas y a los gobiernos estatales y locales han aumentado del 17% del gasto federal en 1953 al 69% en la actualidad. Hoy en día, casi el 70% de lo que hace el gobierno federal consiste simplemente en tomar dinero de un grupo de personas y dárselo a otro. Menos de un tercio del dinero que Washington gasta se gasta en nombre de la verdadera gobernabilidad.

Al menos a nivel federal, nuestro gobierno ha adoptado plenamente el transferismo.

Al menos a nivel federal, nuestro gobierno ha adoptado plenamente el transferismo. Y ambas partes son responsables. Entre los cuatro presidentes bajo los cuales las transferencias fueron mayores, dos eran demócratas (Obama y Clinton) y dos republicanos (G.W. Bush y Trump). Los pagos de transferencias aumentan constantemente con el tiempo. Las diferencias partidistas son una cuestión de retórica y percepción pública no es un reflejo de la  realidad subyacente.

Transferencias federales:una fracción del gasto federal total

Contrario a lo que pasa, los políticos hablan en términos muy claros de los beneficios que les gustaría financiar transfiriendo dinero de un grupo a otro, y han tenido un éxito predecible con ello. La mayoría de los estadounidenses no pueden imaginar un país sin Seguro Social, Medicare y Créditos Tributarios por Ingresos. Y los políticos nunca parecen quedarse sin nuevas ideas sobre lo que podrían lograr con mayores transferencias de riqueza. Las nuevas ideas suelen estar bien definidas, al menos en lo que respecta a los beneficios. La condonación de préstamos estudiantiles, el ingreso universal básico, Medicare para Todos y cualquier otra pieza de legislación redistributiva propuesta ofrece un beneficio obvio para un grupo de personas igualmente obvio.

La falta de claridad se produce cuando los políticos se ponen a explicar quién pagará por todo esto. Su respuesta es inevitablemente “los ricos”, quienes finalmente, se nos dice, pagarán “su justa parte”. Nada de esto está definido, lo que explica la actual deuda de Estados Unidos de 23 mil millones de dólares. Las transferencias son un asunto político delicado porque los políticos necesitan señalar quién se beneficia y en qué medida, al mismo tiempo que ocultan quién pagará realmente.

Amiguismo vs. Capitalismo 

Y así como el transferismo no es en realidad socialismo, el sistema contra el cual los transferidores se dirigen tampoco es capitalismo. Cuando piensan en el “capitalismo”, los transferidores imaginan una clase monetaria que defrauda a los clientes, contamina el medio ambiente y mantiene el poder monopólico, todo porque la clase adinerada duerme con el gobierno en la misma cama. Pero el capitalismo es simplemente la propiedad privada de los medios de producción. Lo que la gente está describiendo es algo más apropiado llamado “amiguismo”, que puede manifestarse en un sistema socialista tan fácilmente como en uno capitalista. El amiguismo no es un subproducto del sistema económico en lo absoluto; es un subproducto de la política.

Para los ejemplos actuales, no hay que mirar más allá de Corea del Norte, Cuba y Venezuela. Los socialistas dicen que estos no son ejemplos de “socialismo real”, y no lo son. Hubo un tiempo en que estos países eran socialistas, al igual que hubo un tiempo en que Estados Unidos era capitalista. Pero el amiguismo ha sobrepasado los sistemas económicos de estos países, tal como lo hizo en el mayor experimento socialista de la humanidad: la Unión Soviética. La vida era simplemente diferente para los miembros del partido interno que para los trabajadores. Este es el peligro real al que se enfrentan todos los países, independientemente de los principios animadores de sus estructuras económicas y políticas.

La pregunta obvia que nunca se hace es cuánto transferismo queremos realmente.

Y es aquí donde los peligros del transferismo son evidentes, porque el transferismo es simplemente otra forma de amiguismo. En la iteración actual de los Estados Unidos, los compinches no son una élite adinerada que compra a políticos poderosos para su propio beneficio (aunque eso también sigue ocurriendo). Son votantes que recompensan a los políticos que les prometen una lista creciente de beneficios año tras año.

La pregunta obvia que nunca se hace, casi en su totalidad debido a nuestro entendimiento cada vez más confuso de las palabras socialismo y capitalismo, es cuánto transferismo queremos realmente. La taquigrafía intelectual que el socialismo y el capitalismo permiten resulta ser ampliamente inaplicable a nuestras circunstancias actuales, pero nuestra insistencia en las categorías garantiza que no llegaremos a ninguna parte con el discurso actual.

¿Cuánto Transferismo Queremos? 

Tenemos que responder a la pregunta central: ¿cuánto transferismo queremos?

Para contestar la pregunta, tenemos que aceptar el hecho de que cualquier transferencia es una confiscación de riqueza de las personas que la crearon. Esa confiscación disminuirá la creación de riqueza a largo plazo al disminuir un incentivo importante para asumir los riesgos necesarios para crear riqueza. Segundo, tenemos que reconocer que el transferismo es adictivo. No importa cuánto transferimos, la gente siempre querrá más. La deuda de Estados Unidos de 23 mil millones de dólares, la mayor deuda que el mundo ha visto jamás, se ha producido debido al voraz apetito de los votantes estadounidenses por las transferencias, combinado con el obvio incentivo de los políticos para proporcionarlas.

Al final, hemos contaminado nuestro discurso político con dos palabras que ya no tienen mucho sentido: socialismo y capitalismo.

La solución que los políticos han encontrado es pasar el costo de las transferencias a los contribuyentes que aún no han nacido pidiendo el dinero prestado, dejando así a la siguiente generación el problema de pagar la deuda o los pagos interminables de intereses. Es un castillo de naipes, pero desde su perspectiva, será el castillo de naipes de otra persona.

Al final, hemos contaminado nuestro discurso político con dos palabras que ya no tienen mucho sentido: socialismo y capitalismo. En el proceso, no llamamos al principio animador de la política estadounidense moderna lo que realmente es: transferismo. Los únicos ganadores han sido los políticos que consiguen reunir votos manteniendo al electorado en un estado de fricción casi constante. Y siguen ganando si la gente sigue pensando en categorías que dejaron de tener significado real hace años.