VOLER A ARTÍCULOS
jueves, noviembre 11, 2021

El Reino Unido está considerando una legislación que encarcelaría a los trolls en Internet

Este flagrante intento de censura a la libre expresión en internet es muy preocupante.

Image Credit: iStockPhoto.com

Si alguna vez necesitas recordar lo importante que es la libertad de expresión, sólo tienes que mirar al otro lado del charco. El Reino Unido, que no tiene una Primera Enmienda, ha visto poco a poco cómo se erosionan los derechos de libertad de expresión de los ciudadanos y ahora podría empezar a encarcelar a personas por ser trolls en Internet.    

Se trata de una ley en trámite llamada “Online Safety Bill“, que aparentemente castiga a las empresas de redes sociales que permiten el acoso. Sin embargo, es posible que se amplíe para incluir nuevas sanciones penales a las personas que se dedican a hablar mal en Internet.  

“Los trolls podrían enfrentarse a dos años de prisión por enviar mensajes o publicar contenidos que causen daño psicológico, según la legislación que persigue el odio en línea”, informa el Times of London. “El Departamento de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte ha aceptado las recomendaciones de la Comisión Jurídica para que los delitos se basen en el “probable daño psicológico”. El cambio de ley propuesto se centrará en el “efecto dañino” de un mensaje en lugar de si contiene contenido “indecente” o “groseramente ofensivo”, que es la base actual para evaluar su criminalidad”.

Según se informa, se crearán otros delitos por “comunicación falsa con conocimiento de causa”, que se aplicarán a quienes “envíen o publiquen un mensaje que sepan que es falso con la intención de causar un daño emocional, psicológico o físico a la probable audiencia”. Las nuevas infracciones también incluirán el castigo a las “agresiones” en las redes sociales, cuando los grupos se unen y son groseros con la gente en línea.

Al parecer, la secretaria de Cultura, Nadine Dorries, tiene previsto añadir estas disposiciones al proyecto de ley de seguridad en línea cuando se presente en el Parlamento el mes que viene.

Este flagrante intento de censura a la libre expresión en Internet es muy preocupante. El gobierno no tiene por qué castigar a la gente por palabras que “causen daño a otros”, un criterio tan subjetivo y resbaladizo que resulta increíble. Esta vaga norma podría utilizarse para silenciar casi cualquier discurso que se considere ofensivo. Y seguramente ahoga el libre intercambio de ideas que conduce al progreso social.  

Ideas como permitir el voto de las mujeres, acabar con la segregación racial y legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo fueron consideradas en su día “perjudiciales” por muchos. Si se reprime el discurso subjetivamente perjudicial o perturbador, el progreso se ve drásticamente obstaculizado. 

Además, el hecho de que el gobierno castigue la expresión “a sabiendas de que es falsa” es muy preocupante. En primer lugar, no es una cuestión en blanco y negro determinar realmente lo que es “verdadero” y lo que es “falso”. Hay un millón de matices de gris y sólidos debates sobre la realidad de los hechos en innumerables temas. Nadie que valore la libertad debería querer que un Ministerio de la Verdad determine qué discurso es “falso” y castigue a quienes lo difunden. 

Y todo esto tendría un efecto amedrentador sobre el discurso que cuestiona el statu quo o el propio gobierno. Al fin y al cabo, la libertad de expresión no existe para proteger el discurso popular o no controvertido; ese discurso tiene poca necesidad de protección. Son las voces disidentes y la información que amenaza al poder centralizado las que se aplastan con el pretexto de “proteger a la gente” del discurso “perjudicial”. 

Los nuevos esfuerzos de censura del Reino Unido no son una excepción.

“Es muy probable que las leyes sean ineficaces para mantener a la gente a salvo, mientras que en realidad restringen considerablemente la libertad de expresión, además de provocar un escalofrío al hacer que las personas que no entienden realmente la ley se sientan demasiado asustadas para decir realmente lo que quieren decir”, dijo el profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de East Anglia, Paul Bernal. “Ese es el resultado final: el principal impacto de leyes como ésta será restringir las críticas legítimas a las personas en el poder”.

Y así será. Los estadounidenses deberían tener en cuenta el triste ejemplo del Reino Unido como advertencia del destino que podría esperarnos si no cuidamos celosamente nuestros derechos en cuanto a la libertad de expresión.