VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, marzo 10, 2023

El mito de que Estados Unidos prosperó tras la Segunda Guerra Mundial a pesar de los altísimos impuestos a los ricos

Los defensores de la subida de impuestos argumentan que el tipo impositivo máximo en Estados Unidos y otros países era mucho más alto en el pasado que en la actualidad y que, aun así, la economía funcionaba bien. ¿Qué hay de cierto en este argumento?

Crédito de la imagen: Flickr-Embajada de EE.UU. en Nueva Delhi | CC BY-ND 2.0

Los políticos de izquierdas que exigen impuestos más altos para los ricos argumentan que, en el pasado, Estados Unidos prosperó cuando los tipos impositivos eran muy altos, lo que demuestra que los impuestos altos no perjudican a la economía. Y es cierto: en los años cincuenta y principios de los sesenta, el tipo máximo del impuesto federal sobre la renta de las personas físicas en Estados Unidos era de un horrendo 91%, tras lo cual se redujo al 70%. Con Ronald Reagan, se redujo sucesivamente hasta el 28% en 1988 (antes de subirlo varias veces y volver a bajarlo con Trump).

Sin embargo, como muestran Phil Gramm, Robert Ekelund y John Early en su libro El mito de la desigualdad en Estados Unidos: “El impuesto sobre la renta máxima en 1962 era del 91%. Después de deducciones y créditos, sólo 447 de los 71 millones de declarantes pagaban impuestos al tipo máximo. El 1% de las personas con mayores ingresos pagaba de media el 16,1% de sus ingresos en impuestos federales y sobre la nómina, mientras que el 10% pagaba el 14,4% y el 50% pagaba el 7%”.

Incluso cuando el tipo impositivo máximo se redujo al 70 por ciento, no cambiaron mucho las cosas. Sólo 3.626 de los 75 millones de contribuyentes pagaron realmente impuestos hasta el 70 por ciento. Curiosamente, el porcentaje real pagado por el 1% de los que más ganan en EE.UU. fue sólo del 16,1% en 1962, cuando el tipo marginal máximo era del 91%. Sin embargo, en 1988, cuando el tipo máximo era sólo del 28%, el porcentaje pagado por el 1% de los que más ganaban había aumentado hasta el 21,5%. A medida que el tipo impositivo máximo se reducía en dos tercios, el porcentaje de sus ingresos que el 1% de los contribuyentes pagaba en concepto de impuestos federales sobre la renta y la nómina aumentaba en un tercio.

Esto parece paradójico, pero es lógico, porque no sólo es decisivo el tipo impositivo, sino la cantidad de ingresos que realmente están sujetos a impuestos. En la época anterior a Reagan, existían numerosas exenciones, lagunas y planes de ahorro fiscal que los que más ganaban podían utilizar para reducir su renta imponible. Reagan suprimió muchas de estas oportunidades, aumentando así la proporción de ingresos sujetos a impuestos.

Los recortes fiscales de la era Reagan contribuyeron probablemente a las mayores tasas de crecimiento económico experimentadas en la década de 1980. Durante los años de Reagan, el crecimiento económico alcanzó una media del 3,2% anual, en comparación con el 2,8% de los años Carter-Ford y el 2,1% de los años Bush-Clinton. La tasa de crecimiento de los años de Reagan incluye la recesión de principios de los 80, un efecto secundario de la inversión de la inflación que se había disparado durante los años de Carter. De 1983 a 1989, el PIB creció un 3,8% anual, y al final del segundo mandato de Reagan, la economía estadounidense era casi un tercio mayor que cuando asumió el cargo por primera vez. Este crecimiento fue consecuencia directa de las políticas de desregulación y reforma fiscal de Reagan, junto con la caída de los precios del petróleo. La tasa de crecimiento de la década de 1980 fue superior a la de las décadas de 1950 y 1970, aunque sustancialmente inferior a la tasa de crecimiento del 5% que se registró tras la reducción de los tipos impositivos del 30% llevada a cabo por John F. Kennedy en 1964.

Este crecimiento, junto con la eliminación de numerosas deducciones y exenciones, provocó un fuerte aumento de los ingresos fiscales. Esto, cabe señalar, es precisamente lo que Reagan había predicho.

En una rueda de prensa en octubre de 1981, Regan citó al filósofo musulmán del siglo XIV Ibn Khaldūn, que presagiaba la teoría de la Curva de Laffer, como se denomina este efecto en la jerga económica: “Al principio de la dinastía, se obtenían grandes ingresos fiscales a partir de pequeños gravámenes. Al final de la dinastía, se obtuvieron pequeños ingresos fiscales a partir de grandes gravámenes”. Reagan añadió: “Y estamos intentando volver a las pequeñas contribuciones y a los grandes ingresos”.

Así pues, el mito de que EE.UU. experimentó un fuerte crecimiento económico cuando el tipo impositivo marginal superior era alto es falso. De hecho, el tipo impositivo marginal superior era sólo nominalmente alto porque había muchas exenciones, lagunas y deducciones.

Rainer Zitelmann es historiador y sociólogo y autor del nuevo libro En defensa del capitalismo.


  • Dr. Rainer Zitelmann is a historian and sociologist. He is also a world-renowned author, successful businessman, and real estate investor.

    Zitelmann has written more than 20 books. His books are successful all around the world, especially in China, India, and South Korea. His most recent books are In Defense of Capitalism published in March 2023, The Rich in Public Opinion which was published in May 2020, and The Power of Capitalism which was published in 2019.