El inconveniente medioambiental de los vehículos eléctricos

Un vehículo eléctrico requiere seis veces más insumos minerales que un carro comparable con motor de combustión interna, según la Agencia Internacional de la Energía.

En una época, "cuidar el medio ambiente" y "luchar contra el cambio climático" eran sinónimos. Eso ya no es cierto. La búsqueda de Energía Limpia a través de los vehículos eléctricos (VE) personifica "el fin justifica los medios".

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), un vehículo eléctrico requiere seis veces más insumos minerales que un vehículo comparable con motor de combustión interna (ICE). Las baterías de los VE son muy pesadas y se fabrican con materiales exóticos, caros, tóxicos e inflamables.

Los principales metales de las baterías de los vehículos eléctricos son el níquel, el litio, el cobalto, el cobre y las tierras raras (neodimio y disprosio). La extracción de estos materiales, su uso en la fabricación y su eliminación final plantean importantes problemas medioambientales. El noventa por ciento de las baterías de plomo-ácido de los automóviles se reciclan, mientras que sólo el cinco por ciento de las baterías de iones de litio de los vehículos eléctricos lo hacen.

El petróleo ha sido tan demonizado que tendemos a pasar por alto algunos de sus rasgos positivos como fuente de energía en relación con la potencia de las baterías de los VE. La energía para un motor de combustión interna, el petróleo, es una materia prima homogénea que se encuentra en abundancia en todo el mundo (especialmente en nuestro propio patio trasero). En 2019, las cuatro principales naciones productoras de petróleo fueron Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Canadá. Por el contrario, la energía para los vehículos eléctricos depende de una mezcla de diversos productos básicos de sólo un puñado de países del tercer mundo.

A pesar de la histeria medioambiental sobre las perforaciones petrolíferas, la superficie alterada es relativamente pequeña, ya que el petróleo se extrae del subsuelo. En cambio, muchos de los materiales destacados en la revolución de las energías limpias se obtienen a través de la minería horizontal a cielo abierto, que es extremadamente perjudicial para amplias zonas del medio ambiente.

Níquel

El níquel, uno de los principales componentes de las baterías de los vehículos eléctricos, se encuentra justo debajo de la capa superior del suelo en las selvas tropicales de Indonesia y Filipinas. Por ello, el níquel se extrae mediante una minería horizontal de superficie que provoca una gran degradación del medio ambiente: deforestación y eliminación de la capa superior del suelo. Hay que tener en cuenta que las selvas tropicales desempeñan un papel importante en la "lucha contra el cambio climático” al eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera mediante la fotosíntesis. El grito de guerra medioambiental "Salvemos las selvas tropicales" debe ser sustituido por un nuevo eslogan que nos recuerde a este otro de la guerra de Vietnam: "Fue necesario destruir el pueblo para salvarlo". He aquí la nueva calcomanía medioambiental para todos los vehículos eléctricos de energía limpia: "Fue necesario destruir la selva tropical para salvar el planeta".

Litio

Más de la mitad de las reservas mundiales de litio se encuentran en tres países sudamericanos que bordean la cordillera de los Andes: Chile, Argentina y Bolivia. Estos países son conocidos colectivamente como el "Triángulo del Litio".

Según el Instituto de Investigación Energética, el litio se encuentra en las salinas, en zonas muy áridas, lo que complica el proceso de extracción. De las salinas se extrae una mezcla multi-mineral que contiene litio. La extracción de litio de la mezcla es un proceso de evaporación largo, de 12 a 18 meses, que requiere mucha agua. Cada tonelada de litio producida requiere 500.000 galones de agua. Además de la mezcla de sal mineral desechada, el proceso puede provocar la contaminación del agua y del suelo, así como el agotamiento de la capa freática.

Hay que tener en cuenta que Estados Unidos es el cuarto país en reservas totales de litio, por detrás de los países del Triángulo del Litio. Sin embargo, las protestas medioambientales NIMBY (Not In My Backyard) para "salvar el planeta" han obstaculizado los esfuerzos para desarrollar el mercado del litio en Estados Unidos. Parece que nuestros "Earth-Firsters" provinciales quieren mantener unos Estados Unidos prístinos, pero no tienen ningún problema en hacer la vista gorda ante la explotación medioambiental de los países del tercer mundo.

Cobalto

La República Democrática del Congo (RDC) produce el 70% del cobalto del mundo. Aunque no faltan los problemas medioambientales en la extracción de cobalto, el problema principal son los derechos humanos: condiciones de trabajo peligrosas y uso de mano de obra infantil. El cobalto es un metal tóxico. La exposición prolongada y la inhalación de polvo de cobalto pueden provocar problemas de salud en los ojos, la piel y los pulmones. Dado que el cobalto puede extraerse fácilmente del suelo a mano, son comunes las minas "artesanales" de pequeña escala. La sencillez de la operación desaconseja/nega la necesidad de medidas de seguridad laboral y fomenta el uso de mano de obra infantil.

Según el Wilson Center, "la minería a pequeña escala en la RDC implica a personas de todas las edades, incluyendo a los niños, obligados a trabajar en condiciones duras. De los 255.000 congoleños que extraen cobalto, 40.000 son niños, algunos de tan sólo seis años". 

Amnistía Internacional también ha hecho comentarios similares. "Miles de niños extraen cobalto en la República Democrática del Congo. A pesar de los efectos potencialmente mortales para la salud de la exposición prolongada al cobalto, los mineros adultos y niños trabajan sin el equipo de protección más básico".

El cobalto "sospechoso" (malo) se mezcla con el cobalto "legítimo" (bueno) que proviene de las minas a gran escala que tienen las normas de seguridad requeridas y emplean sólo a adultos. Esta mezcla de Cobalto "bueno" y "malo" sirve para enmascarar los abusos de los derechos humanos en las operaciones mineras del país.

Sin embargo, resulta que esta farsa es en gran medida innecesaria, ya que la mayoría de las minas de cobalto de la RDC son propiedad de empresas chinas o están financiadas por ellas.

El ochenta por ciento del cobalto de la RDC acaba en China, un país que no es conocido por ser un campeón de los derechos humanos (¿los uigures?). Entonces, ¿qué es más importante? ¿Luchar contra los abusos de los derechos humanos o luchar contra el cambio climático?

Cobre

Chile es el primer productor mundial de cobre. La gran mayoría del cobre chileno procede de minas a cielo abierto. Este tipo de minería afecta negativamente a la vegetación, la capa superior del suelo, los hábitats de la fauna y las aguas subterráneas. Los tres siguientes productores de cobre son Perú, China y la infame República Democrática del Congo. El número cinco resulta ser Estados Unidos. Varios estados en particular, como Minnesota y Arizona, se muestran prometedores como nuevas fuentes de cobre nacional utilizando la minería subterránea en lugar de la minería a cielo abierto.

Sin embargo, el 26 de enero, la Administración Biden canceló dos contratos de explotación de cobre en Minnesota. Al respecto, la Secretaria de Interior, Deb Haaland, declaró que "el Departamento de Interior se toma muy en serio nuestra obligación de administrar las tierras y aguas públicas en nombre de todos los estadounidenses". Esta decisión fue aplaudida por los más firmes defensores de la búsqueda de energía limpia en Estados Unidos: Los ecologistas y los demócratas.

Es hora de ser honestos sobre la energía verde

En diciembre, el presidente Biden emitió una orden ejecutiva en la que afirmaba que el gobierno de Estados Unidos "proporcionará una base sólida para que las empresas estadounidenses compitan y ganen a nivel mundial en la economía de la energía limpia, al tiempo que se creen puestos de trabajo bien remunerados y sindicalizados [excepto en la minería] en el país". La acción ejecutiva de hoy refuerza aún más la directiva del Presidente de comprar productos estadounidenses [excepto las materias primas de energía limpia] y garantizar que la equidad [en Estados Unidos, pero no en los países del Tercer Mundo] y la justicia medioambiental [en Estados Unidos, pero en ningún otro lugar] sean consideraciones claves".

A pesar de toda la "feliz palabrería" sobre la energía verde, nuestras acciones simplemente muestran un compromiso superficial. No queremos hacer el trabajo pesado que supondrá la transición a la energía limpia. Nuestro papel en la revolución de la energía limpia se limitará al montaje final de los vehículos eléctricos. Pero bueno, eso es suficiente para nuestros ecologistas y políticos de "Earth First" (La Tierra Primero).

Sin embargo, lo que se necesita es una evaluación honesta y exhaustiva de todo el ciclo de vida de la energía limpia, desde las materias primas hasta su eliminación. Todas las formas de energía tienen pros y contras. Hasta ahora, lo único que hemos escuchado son los beneficios de las energías limpias. Ya es hora de poner de relieve los verdaderos costos de las energías limpias, que deben incluir también el impacto social y medioambiental negativo.