Disney traslada 2.000 puestos de trabajo de California a Florida.

Cuando se les da la opción, la gente elige abrumadoramente la libertad económica sobre el estancamiento de un gobierno engrandecido.

Una de las cosas buenas del sistema federal de 50 estados de Estados Unidos es que la gente puede votar con sus pies (mudarse) en respuesta a diferentes políticas. En ese sentido, California acaba de perder otro referéndum de voto con los pies. 

"The Walt Disney Company es la última empresa que planea trasladar algunas operaciones fuera de California en favor de un estado con menos impuestos", informa Fox Business. "Disney trasladará unos 2.000 puestos de trabajo de su sede en California a un nuevo campus en Florida". 

En una carta a los empleados, el ejecutivo de Disney, Josh D'Amaro, explicó que la decisión de trasladar los puestos de trabajo se debe en parte al "clima favorable alrededor de los negocios en la Florida".

"Florida es conocida por su rica cultura de la hospitalidad y su estilo de vida activo, así como por su menor costo de vida, ya que no hay impuesto estatal sobre la renta", escribió también D'Amaro.

Aunque esta decisión se tomó al parecer antes del COVID-19, Disney criticó la forma en que el gobierno estatal de California abordó la pandemia, con estrictos cierres que sus ejecutivos tacharon de "arbitrarios".

Disney se convierte en la más reciente empresa, de una larga serie de empresas, que abandonan California en busca de pastos más verdes. El Centro de Políticas de California ha documentado una extensa lista de celebridades y empresas que han abandonado el estado debido a sus elevados impuestos y a su clima empresarial poco amigable. Esto incluye a grandes empresas como Hewlett Packard, Oracle, Palantir, Dole Food, Nestlé, Toyota y muchas otras, que han trasladado miles de puestos de trabajo fuera de California. También han abandonado el estado en los últimos años personajes famosos y empresarios como Elon Musk, Joe Rogan y Ben Shapiro.

De hecho, la población de California disminuyó en 2020 por primera vez en años. Los 2.000 empleados de Disney reubicados a Florida probablemente se re-encontrarán allí con muchos otros ex-californianos.

Simplemente no se puede negar el hecho de que la riqueza, las empresas y las personas están saliendo de California. Y tampoco hay mucho misterio en torno a lo que motiva el éxodo. California tiene la octava mayor presión fiscal estatal y local, según la Tax Foundation. Y está clasificado como el segundo peor -sí, en serio- en clima fiscal para las empresas.

Los resultados son previsibles.     


Y el veredicto del voto a pie es claro. Cuando se les da la opción, la gente elige abrumadoramente la libertad económica sobre el estancamiento del gobierno excesivo.