¿De verdad hay tantos millonarios pidiendo pagar más en impuestos?

Millonarios pidiendo más impuestos es la típica noticia de "el cartero muerde al perro"

Todos los años, algunos millonarios y multimillonarios anuncian públicamente que no hay nada que les gustaría más que pagar más impuestos finalmente. Cada anuncio de este tipo atrae una gran atención de los medios de comunicación. Después de todo, hay una regla que los periodistas aprenden muy pronto en sus carreras: "Que el perro muerda al cartero no es una historia, que el cartero muerda al perro sí".

Que los millonarios pidan más impuestos es la típica noticia de "el cartero muerde al perro".

En los últimos días, los medios de comunicación volvieron a hacerlo. La BBC, en un artículo titulado "Los millonarios piden pagar más impuestos", informa de que un grupo de más de 100 millonarios de nueve países le han pedido a los gobiernos que les hagan pagar más impuestos. "Impónganos a nosotros, los ricos, e impónganos impuestos ya", han suplicado los grupos Patriotic Millionaires, Millionaires for Humanity y Tax Me Now, según la organización de izquierdas Oxfam.

Durante muchos años, gané una cantidad decente como empresario e inversionista inmobiliario en Alemania, pero mi carga fiscal por mis actividades empresariales era de casi el 50% todos los años. Tampoco evado impuestos ni "engaño" al sistema, aunque eso es precisamente lo que muchos afirman que hacen los ricos en general. Sin embargo, ni un solo estudio ha demostrado que la evasión fiscal sea más común entre los ricos que entre los no ricos. Lo que realmente me molesta son los multimillonarios que se aprovechan excesivamente de un sinfín de mecanismos de planificación fiscal y luego anuncian públicamente que les gustaría pagar más impuestos.

Conozco a cientos de multimillonarios y a un montón de multimillonarios y conduje profundas entrevistas con 45 de ellos para mi tesis doctoral The Wealth Elite. Pero todavía no he conocido a ninguno que considere que no paga suficientes impuestos. Los 100 millonarios y multimillonarios de nueve países que firmaron la última carta pidiendo pagar más impuestos parecen ser muchos, pero hay 2.755 multimillonarios en todo el mundo.

También hay más de 20 millones de millonarios en el mundo, por lo que 100 equivale al 0,0005%. Estos son los carteros que muerden a los perros.

En muchos casos, los firmantes son herederos que no se han ganado el dinero ellos mismos. Muchos de ellos (por la razón que sea) pueden haber desarrollado una conciencia de culpabilidad, y por ello sienten el impulso de decirle a todo el mundo que se sienten en el deber de pagar más impuestos. A veces son los superricos los que hace tiempo que han emplumado sus propios nidos. Mientras que las voces de los anticapitalistas como George Soros y Warren Buffett, que defienden con vehemencia que los ricos paguen más impuestos, se escuchan con fuerza, los que creen que los impuestos son demasiado altos rara vez se pronuncian en público. Benjamin Page y Martin Gilens, dos politólogos de izquierdas quienes  critican mucho a los ricos, hablan del "silencio público de la mayoría de los multimillonarios".

"El silencio público de la mayoría de los multimillonarios", escriben Page y Gilens en su libro Democracy in America, "contrasta notablemente con la disposición de un pequeño e inusual grupo de multimillonarios -entre los que se encuentran Michael Bloomberg, Warren Buffett y Bill Gates- a pronunciarse sobre políticas públicas específicas... Los tres han favorecido una red de seguridad social sustancial, impuestos progresivos y una regulación moderada de la economía". Un estadounidense común y corriente que intentara juzgar lo qué piensan y hacen los multimillonarios norteamericanos en política escuchando a Bloomberg, Buffett o Gates estaría mal informado".

Esta observación es correcta y señala lo crucial del problema: la presión pública para criticar el capitalismo es tan grande que incluso silencia a los multimillonarios, mientras que los ricos quienes abogan por el aumento de los impuestos a los ricos y por una mayor regulación gubernamental se sienten libres de decir lo que piensan sin preocuparse.

La gran ironía, por supuesto, es que la cuenta del Departamento del Tesoro a la cual se le puede transferir dinero voluntariamente permanece casi vacía año tras año.