VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, febrero 1, 2020

Cuando Ricky Gervais Emula a Sócrates: Una Lección Sobre los Límites del Conocimiento

La verdadera sabiduría es ser consciente de los límites del propio conocimiento.


Durante unos gloriosos minutos en la ceremonia de entrega de los Globos de Oro, Ricky Gervais le dijo a un salón lleno de estrellas de Hollywood lo que el resto de nosotros hemos estado pensando durante años: tienen que dejar de predicarnos sobre política. “No están en posición de sermonear al público sobre nada”, dijo a una sala conmocionada. “No saben nada de la realidad del mundo”.

Esta fue la quinta vez que Gervais se presentaba como anfitrión de los premios y, como él mismo dejó claro, la última. Se espera que se le pague por adelantado, porque ciertamente no se hizo amigo de ninguno de los asistentes portando trajes abrillantados.

Sin embargo, su desahogo tiene un pedigrí de más de dos milenios, que se remonta, al menos a Sócrates, quien se quedó estupefacto cuando el Oráculo de Delfos le dijo que no había nadie más sabio que él. Sin creerle al Oráculo, Sócrates hizo una exhaustiva búsqueda de una persona más sabia que él, pero no encontró a nadie.

¿Por qué? Porque todos los que conocía pensaban que, como conocían muy bien su propio oficio, lo sabían todo muy bien. Políticos, poetas y artesanos se consideraban, sin duda, calificados para hablar en su propia área de especialización. Pero también se creían calificados para hablar con la misma autoridad sobre todo lo demás.

Pocos parecen dispuestos a decirles que, fuera de su oficio, tal vez no tengan la menor idea de lo que están hablando.

Sócrates llegó a la conclusión de que si era más sabio, era porque estaba consciente de los límites de su propio conocimiento. Y Ricky Gervais estaba muy entusiasmado con ese camino de 2.000 años de antigüedad cuando aconsejó a la élite de Hollywood: “Así que si ganas, sube, acepta tu pequeño premio, da las gracias a tu agente y a tu Dios, y lárgate”. ¿DE ACUERDO?”

Su monólogo de apertura se hizo viral antes de que se diera el primer premio, dejando bastante claro que aquellos de nosotros que no solemos asistir a las entregas de premios de Hollywood nos estamos cansando un poco de los que sí lo hacen. Las estrellas de Hollywood viven en una burbuja, y todos menos ellos parecen saberlo. Pocos parecen dispuestos a decirles que, fuera de su oficio, puede que no tengan ni idea de lo que están hablando.

El ser bueno en una cosa no significa que seas bueno en todo.

El trabajo de un artista es entretener. Aquellos que hacen ese trabajo bien son recompensados generosamente, y con razón. La gente está dispuesta a pagar su dinero duramente ganado para ser entretenida. La gente está dispuesta a ver interminables programas de premios donde la élite de artistas  se da palmaditas en la espalda tres horas seguidas.

Pero como lo demuestran las reacciones a la presentación de Ricky Gervais, mucha gente está más que un poco cansada de ser sermoneada por sus autoproclamados apóstoles. La mayoría de la gente aquí en el mundo real sabe lo que Sócrates sabía hace un par de miles de años: Ser bueno en una cosa no significa que seas bueno en todo.

Así que, Hollywood, la pelota está ahora oficialmente en tu cancha. Evangeliza bajo tu propio riesgo. O, más inteligentemente, concéntrate en aquellas cosas que haces bien. Pero piénsalo rápido; los Premios de la Academia se celebrarán el 9 de febrero.

¿Por qué debería importarnos lo que Robert DeNiro tiene que decir sobre la familia Trump? ¿O por qué Sylvester Stallone pensó que no deberíamos votar por Obama? Ellos están entre los más grandes actores vivos, pero no son ni economistas ni analistas políticos. Llene la misma línea  en blanco con Cher, Alyssa Milano, Jimmy Kimmel, Rosie O’Donnell, Mark Ruffalo, o cientos de otros ejemplos.

Al igual que los contemporáneos de Sócrates, la tendencia de las estrellas de la farándula es confundir la profundidad de los conocimientos que poseen con una amplitud de conocimientos que no poseen. Como ciudadanos, tienen derecho a sus opiniones, pero el resto de nosotros necesitamos recordar, mientras que las celebridades están dando conferencias desde lo alto, que tienen poca o ninguna idea terrenal de lo que están hablando.


  • Dr. Antony Davies is an Associate professor of Economics at Duquesne University, and co-host of the podcast, Words & Numbers.