Cómo Ucrania podría convertirse en el país más libertario del mundo una vez alcanzada la paz

Los funcionarios públicos dicen que Ucrania ahora mismo es "el país económicamente más libre del mundo", y algunas personas están luchando para asegurarse de que siga siendo así cuando termine la guerra.

En Ucrania, los grupos de reflexión libertarios y los políticos ya est<�n haciendo planes para el periodo posterior a la guerra. El futuro de Ucrania fue uno de los temas principales del Europe Liberty Forum 2022, celebrado los días 12 y 13 de mayo y organizado por la Red Atlas, la principal asociación mundial de think tanks libertarios. El evento iba a celebrarse originalmente en Kiev, pero se trasladó a Varsovia por la guerra.

Uno de los oradores invitados fue Maryan Zablotskyy, diputada del Parlamento ucraniano y del partido gobernante del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy. Zablotskyy también fue miembro de la Fundación para la Libertad Económica de Ucrania, un think tank libertario fundado en 2015. El impuesto sobre la renta en Ucrania, dijo Zablotskyy, se redujo recientemente al dos por ciento y se han abolido numerosas regulaciones y aranceles.

"Actualmente somos el país económicamente más libre del mundo", me dice.

Es extraordinario que un país reduzca los impuestos y suprima las normas mientras está en guerra. Normalmente, en tiempos de guerra, los gobiernos aumentan masivamente los impuestos y amplían su alcance. En 1942, el gobierno de EE.UU. aprobó la Ley de la Victoria, lo que hizo que el tipo impositivo máximo se disparara hasta el 88%, un nivel que aumentó aún más, hasta el 94% en 1944, como resultado de varios recargos. En Gran Bretaña, el tipo impositivo máximo llegó al 98% en la década de 1940 y en Alemania subió al 64.99% en 1941.

"Creemos que somos más fuertes cuando somos económicamente más libres", dijo Zablotskyy.

Gracias a los miles de millones de dólares de ayuda internacional que llegan al país, Ucrania es una anomalía de la historia: un país inmerso en una amarga guerra que es más libre económicamente que nunca. El objetivo, según Zablotskyy, es garantizar que estas reformas económicas, adoptadas como medidas temporales, sigan vigentes después de la guerra.

"Después de la guerra" es una frase que resuena repetidamente en el Europe Liberty Forum.

Nadie de Ucrania habló de cómo podría terminar la guerra, sino que se centraron únicamente en las oportunidades que surgirán tras la victoria. Nataliya Melnyk, representante del Centro de Mercado Libre de Bendukidze en Kiev, dijo que sería un error aspirar a "reconstruir Ucrania".

"No podemos aspirar a volver a las condiciones de antes de la guerra, tenemos que crear algo nuevo", explica Melnyk

Habla de una "ventana de oportunidad" y se refiere a los resultados del "Índice de Libertad Económica" de la Fundación Heritage, que sitúa a Ucrania como el país económicamente menos libre de los 45 de la región europea. En la clasificación mundial, Ucrania ocupa el puesto 127, por detrás de países como India y Nicaragua. La Fundación Heritage identifica los derechos de propiedad, el estado de derecho y la regulación del mercado laboral de Ucrania como los mayores déficits.

Roman Waschuk, embajador de Canadá en Kiev de 2014 a 2019 y actual Business Omdudsman para Ucrania, tiene una visión más matizada: Ucrania no es tan poco libre económicamente como el Índice de la Fundación Heritage y otras estadísticas quieren hacernos creer. "Esas clasificaciones solo evalúan las estadísticas oficiales, que no captan la enorme economía sumergida de Ucrania", explica Waschuk.

Muchos occidentales, dice, se han sorprendido por el hecho de que el ejército ucraniano está en un estado mucho mejor de lo que suponían. Y lo mismo, según Waschuk, ocurre con la economía del país.

Especialmente en el sector de las tecnologías de la información, que según Nataliya Melnyk comprende al menos 250.000 especialistas en tecnología, las empresas hacen un amplio uso de las lagunas fiscales. El tipo impositivo máximo en Ucrania solía ser del 20%, pero existe una normativa que le permite a los "empresarios individuales" pagar sólo el 5%. En realidad, dice Waschuk, este impuesto se diseñó originalmente para los pequeños comerciantes individuales, pero también ha sido utilizado por los empresarios, incluidos los especialistas en informática.

Todos coinciden en la necesidad urgente de una reforma, sobre todo porque muchas de las normas vigentes en Ucrania se remontan a la época soviética de los años 70. Tom Palmer, Vicepresidente Ejecutivo de Programas Internacionales de la Red Atlas, sugirió que el Ministro de Economía alemán de la posguerra, Ludwig Erhard, que introdujo la economía de mercado tras la Segunda Guerra Mundial, podría servir de modelo para la futura Ucrania. También son frecuentes los llamados por un Plan Marshall para Ucrania. Palmer cree que no es un Plan Marshall lo que ayudará a Ucrania, sino sólo reformas de economía de mercado similares a las introducidas por Erhard.

Sin duda, Palmer tiene razón. El curso económico trazado por las políticas de libre mercado de Erhard contribuyó claramente más al posterior "milagro económico" de la República Federal de Alemania que el Plan Marshall, llamado así por el entonces Secretario de Estado estadounidense George C. Marshall, que proporcionó ayuda para aliviar el sufrimiento y el hambre de las poblaciones de toda Europa después de la guerra. El programa tuvo un volumen de 13.100 millones de dólares. A pesar de que los británicos recibieron más del doble del plan que los alemanes, Gran Bretaña no se desarrolló tanto como Alemania. Mientras que los británicos estaban gobernados por socialistas, Erhard introdujo la economía de mercado en Alemania, habiendo ideado ya sus políticas durante la guerra.

Los think tanks libertarios de Ucrania tienen vínculos más estrechos con los políticos del país que los think tanks similares de la mayoría de los países occidentales. Alexander Danilyuk, cofundador del Centro de Mercado Libre, fue ministro de Finanzas de Ucrania de 2016 a 2018, y Zablotskyy, miembro del parlamento, cree que la mayoría de los parlamentarios ucranianos suscriben los principios libertarios. Sin embargo, la red libertaria Atlas también ayuda a Ucrania de forma muy práctica.

Atlas ha recaudado hasta la fecha 2.3 millones de dólares para apoyar a Ucrania. Los alemanes y estadounidenses que pertenecen a la red no sólo aportan dinero, sino que también suministran medicamentos, equipos de visión nocturna, drones y chalecos antibalas a Ucrania. Un artículo en The Spokesman-Review apareció bajo el título: "En Ucrania, una red informal de libertarios se convierte en una red de resistencia".

El programa libertario para Ucrania es claro. "Cuando hablamos de la 'nueva Ucrania', nos referimos sobre todo a tres cosas", dice Nataliya Melnyk, "la lucha contra la corrupción, el estado de derecho y la libertad económica".

Quizá suene un poco dramático, dice, pero "la libertad es nuestra religión". A lo largo del evento de Atlas, en todas las oportunidades, la gente se implora: "El año que viene en Kiev".

Rainer Zitelmann es un historiador y escritor alemán. Su último libro es El nacionalsocialismo de Hitler, publicado el 22 de febrero de 2022.